Mini

El Recre no le perdió la cara a un partido cuesta arriba en Murcia y la suerte le premió con el empate (2-2)

Un gol de Caye Quintana y otro tras un error increíble del meta Mackay propiciaron la igualada albiazul en la Nueva Condomina.

Marc Martínez, sobre todo en el primer tiempo, fue el más destacado del Recre. / Foto: @realmurciacfsad.
Marc Martínez, sobre todo en el primer tiempo, fue el más destacado del Recre. / Foto: @realmurciacfsad.

P. G. Suerte, en la vida hay que tener suerte. Y no es indecoroso reconocer que al Recre le benefició diosa Fortuna en su partido ante el Real Murcia en la Nueva Condomina, donde un error increíble del meta local, Mackay, al cuarto de hora de la segunda parte, hizo posible el empate (2-2) en un partido en el que, al menos en el primer tiempo, el cuadro de casa dio la sensación de tener en el bote.

Por el fútbol es el rey del deporte y el deporte-rey. En cualquier momento se puede torcer un partido por muy resuelto que se tenga. Que se lo pregunten al Real Murcia, que ya antes del descanso, vio como un gol de Caye Quintana dejaba las espadas en todo lo alto, cuando lo más normal es que la espada, valga el símil, tenía que haber cortado en dos al Decano. Puede que ese inconformismo, esa negativa a aceptar lo que era una realidad palmaria -‘palmatori fijo’-, le llevó a que la suerte le sonriera en el segundo tiempo.

De entrada José María Salmerón, en su regreso a la Nueva Condomina, el que fue ‘su’ campo en la temporada pasada, introdujo dos cambios con respecto al partido con el Cartagena. Borja Díaz entró por el lesionado Iago Díaz, en tanto que Lolo Plá también salió en el once, en este caso por Ródenas. Y la puesta en escena del Recre no pudo ser más prometedora, ya que antes del medio minuto, Borja García agarró un buen disparo desde fuera del área, que lamió el palo derecho del portal de Mackay.




Héber Pena, un peligro constante, intenta superar a Israel Puerto. / Foto: @realmurciacfsad.
Héber Pena, un peligro constante, intenta superar a Israel Puerto. / Foto: @realmurciacfsad.

Claro que eso fue un espejismo, pues casi a renglón seguido el mando del partido lo tomó el Real Murcia, que llegó con demasiada facilidad al corazón del área onubense. Las acciones de Héber Pena por la izquierda fueron un peligro constante para la zaga local, que ya encontró la salvación en un par de acciones de Marc Martínez, a disparo de Manel y otro de Dani Aquino.

Cierto que el Recre asustó -por decirlo de alguna manera- con una combinación entre Lolo Plá y Caye Quintana, que culminó el onubense con un disparo a las manos de Mackay; pero la realidad fue muy diferente. Con el mencionado Pena como estilete, las llegadas murcianistas, no todas culminadas con el remate, se multiplicaron.




Fue a los 26 minutos cuando, por fin, saltó en pedazos la resistencia del Decano. Un balón que le llegó al palmerino Jesús Alfaro en el borde del área, lo colocó con un excelente disparo junto al palo derecho de Marc Martínez. Imposible de responder. Era el 1-0, el primer gol que encajaba el Recre en esta temporada, después de 296 minutos de juego.

Aunque casi a continuación el cuadro de Salmerón acarició el empate, con un sensacional lanzamiento de Tropi, al que respondió Mackay con un paradón, las sensaciones que emanaban del terreno de juego no eran nada halagüeñas. Así, a seis minutos del intervalo llegó el 2-0, éste obra de Dani Aquino, que remató de cabeza de manera inapelable.

Lo mejor que podía ocurrir entonces era que llegara el descanso, que el Recre reordenara sus ideas y tratara de minimizar daños. Pero el fútbol depara situaciones inesperadas, y cuando más perdido podía estar el equipo de Huelva, encontró en este momento una tabla de salvación a la que agarrarse con un gol de Caye Quintana, que remató de cabeza un centro de Marc Caballé.

Dani Aquino, con un soberbio cabezazo, hizo el 2-0. / Foto: @realmurciacfsad.
Dani Aquino, con un soberbio cabezazo, hizo el 2-0. / Foto: @realmurciacfsad.

Lo malo es que con cuatro minutos por delante -cinco con el de añadido- de nuevo tuvo que aparecer Marc Martínez para evitar otro contratiempo ante el remate de cabeza de Dani Aquino.

La segunda parte fue una historia diferente. Tuvo mucho que ver la aliada fortuna, pero también que el Recre siguió inconformista. Con el subidón del gol de Caye Quintana al filo de intervalo, los onubenses dieron la impresión de salir con más intención ofensiva. Aunque el primer peligro fue del Real Murcia, con Dani Aquino como protagonista.

Caye Quintana, el más incisivo de los albiazules, inquietó a Mackay en dos ocasiones, una en la que la pelota se fue fuera, y otra en la que el meta, pocos minutos después protagonista del lance absurdo del 2-2, detuvo sin dificultades.

Y llegó el minuto 61, el que va a recordar Mackay. La pelota se la dieron fácil, para controlar con el pie o mandarla a Lorca si hubiera preferido, pero no se sabe cómo ni porqué, cuando quiso pisarla encontró aire, pasando la pelotita, la dichosa pelotita por debajo del pie, encaminándose de manera caprichosa hacia el marco. El desesperado intento del meta por evitar lo inevitable le dieron aún más drama al asunto. Empate.

Con el partido igualado, el Real Murcia volvió a la carga. Y pudo desnivelar la balanza a su favor en un lanzamiento de falta de Víctor Curto -había entrado poco antes después de estar once meses en el dique seco-, pero el remate del pimentonero se fue al palo.

De ahí al final, Salmerón evitó males mayores con el cambio de Diego Jiménez por el tarjeteado Pina; luego dio entrada a Traoré, para tener más fuerza en la medular; y muy al final, colocó a Carlos Martínez por Marc Caballé, por si podía pescar algo en el tiempo que restaba.

El palmerino Jesús Alfaro celebra el primer gol de su equipo. / Foto: @realmurciacfsad.
El palmerino Jesús Alfaro celebra el primer gol de su equipo. / Foto: @realmurciacfsad.

El marcador ya no se movió. Pese a que los dos amagaron con dar, el partido terminó con ese 2-2, que deja al Recre sin conocer la derrota, y con una inyección moral importante porque empatar en la Nueva Condomina no es algo baladí. Y da igual que pregunten cómo fue. Un punto… un puntazo.

REAL MURCIA: Mackay; José Ruiz, Charlie Dean, Hugo Álvarez, David Forniés; Miñano (Juanma, 75′), Álex Corredera; Jesús Alfaro, Dani Aquino (Víctor Curto, 63′), Héber Pena; Manel Martínez (Zaka, 79′).

RECREATIVO: Marc Martínez; Pina (Diego Jiménez, 75′), Iván González, Israel Puerto, Pablo Andrade; Tropi; Fernando Llorente (Traoré, 82′), Marc Caballé (Carlos Martínez, 87′), Borja Díaz, Caye Quintana; Lolo Plá.

Árbitro: Sergio Escriche Guzmán (colegio valenciano). Mostró la cartulina amarilla a Hugo Álvarez (73′), David Forniés (82′), por el Real Murcia; Pina (65′), Lolo Plá (92′), por el Recreativo de Huelva.

Goles: 1-0 (26′) Jesús Alfaro remata desde el borde del área y el balón entra cerca del palo derecho de Marc Martínez. 2-0 (39′) Dani Aquino, de impecable remate de cabeza tras un buen servicio de Álex Corredera. 2-1 (42′) Caye Quintana remata de cabeza desde cerca, después de una buena acción de Marc Caballé. 2-2 (61′) Mackay, portero del Real Murcia intenta parar el balón con el pie tras una cesión, pero falla y la pelota entra su marco.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada en el grupo IV de la Segunda División B disputado en el estadio Nueva Condomina.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.