Valverde rinde homenaje al creador de su emblemático boto rociero

El sector del calzado, en el que destaca la localidad andevaleña, ha sido reconocido como motor de emprendimiento y prosperidad en la comarca. El primer boto fue ideado por el artesano local José Parreño Lineros y, hoy en día, es un símbolo del municipio, reconocido a nivel mundial por la producción de este tipo de zapato.

El pueblo de Valverde ha rendido homenaje a la industria del calzado.

Redacción. El Ayuntamiento de Valverde del Camino, con su alcalde Manolo Cayuela a la cabeza, homenajeó en la noche de ayer 12 de septiembre a la artesanía y a la industria del calzado valverdeño, así como a sus emprendedores y trabajadores, por su importancia en el desarrollo económico de nuestra localidad.

El valverdeño Jose Parreño Lineros, creador del primer boto, con 25 años.

El acto ha servido también de homenaje para el artesano José Parreño Lineros, creador y diseñador del primer boto rociero. Concretamente, Parreño ha recibido el reconocimiento por parte de su pueblo en agradecimiento por dicha aportación, “gracias a la cual el boto se ha convertido en todo un símbolo en el mundo, usado y conocido por todos, que a largo de los años ha aportado fama y prestigio a nuestro pueblo”, ha comentado Cayuela.

Para el alcalde, Parreño es fiel reflejo del carácter visionario y emprendedor de los valverdeños, “y gracias a su diseño del boto rociero nuestra industria despegó hasta convertir este tipo de calzado en una insignia de nuestro pueblo, reconocido internacionalmente, que hace que allá donde digamos que somos de Valverde del Camino se sepa que es el pueblo de los botos”.


Placa conmemorativa situada en la rotonda dedicada al boto de Valverde.

Durante el emotivo homenaje, también tomaron la palabra el presidente de APICAL, José Cejudo, quien reconoció la labor de este artesano como inicio para que la industria local se convirtiera en lo que es hoy en día. Asimismo, el amigo del homenajeado y promotor del acto, David Moreno, recordó con cariño a Parreño y reconoció su carácter visionario e ingenio para realizar este diseño. Por último, un emocionado, José Luis Parreño, hijo del artesano, cerró el acto con unas bonitas palabras que sirvieron de recuerdo para la labor de su padre y de toda su familia, vinculada durante muchos años a la industria del calzado.

Del mencionado homenaje ha quedado constancia en forma de placa, una placa que ha sido instalada en la conocida desde ayer oficialmente como ‘Rotonda del Boto de Valverde’, ubicada a la entrada de la localidad.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.