María Vallez, una beasina que arrasa en los concursos de cante flamenco de toda España

A sus 16 años, esta joven de Beas ha ganado más de una quincena de premios en concursos de flamenco y fandango de diferentes localidades españolas. Entre sus últimos trofeos se encuentran los obtenidos en el séptimo Concurso de Cante Flamenco Villa de Candeleda en Ávila y el primer premio de jóvenes del Concurso Juan Casillas de Antequera.

María Vallez triunfa en los concursos de cante flamenco de toda España.

Cristina Morales. El cante flamenco es una disciplina que precisa de técnica y formación, sin embargo es imprescindible la tradición y la pasión para conseguir triunfar en este mundo. Todo esto lo sabe muy bien María Vallez, una joven nacida en Beas que desde muy pequeña se presenta a concursos de cante flamenco y fandango. Fue en la romería de Clarines dónde empezó a conocer canciones y a probar a cantarlas ella misma, algo que le fue gustando cada vez más y que se convirtió en una afición que mantiene durante todo el año.

Su profesor la inscribe en los concursos de flamenco.

De su madre ha heredado ese gusto por el cante, desde pequeña le cantaba y le apoya en cada concurso al que se presenta. Su familia ha sido clave en este camino que empezó a andar con apenas 10 años, le acompañan a cada evento y le aconsejan, tanto que llegó un momento en el que vieron la necesidad de que empezara a formarse si quería profesionalizarse en el cante flamenco. Para ello, fueron en busca de Antonio Rodríguez ‘El Jaraqueño’, su profesor desde sus inicios y aquel que está al tanto de todos los concursos a los que puede ir María. 

Considera que la formación es muy importante en el mundo de la música.

Comenzó a dar clases solo para perfeccionar su técnica y cantar lo mejor posible, pero no se imaginaba que esto iba a ser el detonante de que participara en más de una veintena de concursos. Su profesor le ha ido guiando por el duro mundo del flamenco y le ha animado a continuar en el camino. En la provincia de Huelva, comenzó a participar en concursos de fandango, logrando vencer en varios, aunque descubrió que le gustaban más otros palos del flamenco. 


María Vallez lo tiene claro, el cante es su pasión pero quiere buscar un plan alternativo, por ello, sigue estudiando y este septiembre cursará segundo de bachillerato. Tiene claro que, de momento, cantar es un entretenimiento aunque si se le presentase la oportunidad de triunfar en el flamenco no la rechazaría. Aún así, sus planes son estudiar enfermería y, si fuera posible, le gustaría cursarla fuera la provincia. Confiesa ser una buena estudiante, se esfuerza para salir victoriosa de todo lo que emprende y tiene claro que la disciplina y la formación son claves para triunfar en cualquier aspecto de la vida.

Tiene otras aficiones como montar a caballo.

“En este momento el cante es para mí un hobbie, quiero estudiar enfermería y conocer mundo, aunque si se presentase la oportunidad de triunfar en el flamenco sería bienvenida“. Como toda chica de 16 años a María le interesan otras disciplinas, en especial la Hípica. Le encanta montar a caballo y lo hace a menudo, sobre todo cuando se acerca la fiesta grande de Beas, la Romería de Clarines.


Su sueño es ser enfermera y viajar por todo el mundo, sin embargo también tiene metas específicas en el mundo del cante. Llegar al Concurso Internacional de Flamenco de las Minas de la Unión en Murcia, es un verdadero sueño para María: “En este festival han participado los más grandes del flamenco, ir allí significa tener ya un nombre en este arte y te permite darte a conocer entre los expertos y aficionados. No busco dedicarme profesionalmente a cantar, pero no puedo negar que es algo que me ilusiona y que me planteo como un sueño”.

María Vallez ha ganado recientemente el primer premio de jóvenes del concurso flamenco Juan casillas de antequera.

A pesar de su escasa edad, María Vallez es una persona muy sensata y realista, que sabe que la vida del cantaor es muy complicada y que es difícil triunfar, por lo que ha decidido estudiar y tener un plan alternativo a la música. Sin embargo, el flamenco es su pasión y no quiere renunciar a él: “A todos los aficionados les diría que no se rindan nunca, que es un camino difícil pero es importante luchar por los sueños, además es clave formarse y estudiar mucho”. 

Seguirá acudiendo a los concursos de cante flamenco.

Consciente de que el apoyo de la familia es clave, no duda en afirmar que todo lo que ha conseguido se lo debe a sus padres y a su profesor de canto. A María Vallez Hurtado le queda todavía mucho que ofrecer en el mundo del cante y oiremos su nombre muchas más veces, seguirá recorriendo la geografía española demostrando que en Beas hay mucho arte aún por descubrir.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.