Concluye con éxito la primera parada programada por Cepsa para la Refinería de La Rábida

Tras cinco semanas de trabajo, la parada ha requerido la intervención diaria de una media de 1.000 profesionales para optimizar los recursos con los que cuentan las instalaciones.

Cada una de las paradas técnicas que realiza Cepsa requiere más de un año de planificación técnica y humana.

HBN. La Refinería La Rábida de Cepsa, en Palos de la Frontera, ha concluido con éxito su primera gran parada programada del año. Tras 35 días sin producción, la compañía ha buscado optimar sus procesos de producción a través de una inversión de más de 55 millones de euros.

En este sentido, La Rabida ha visto crecer la eficiencia de sus plantas, su nivel tecnológico y sus medidas de seguridad en las diferentes plantas. Durante las cinco semanas que ha durado la parada técnica, más de mil profesionales han trabajado diariamente en la puesta a punto de la refinería no registrándose ningún accidente laboral, según informa la compañía.

Las unidades de Crudo 2 e Hydrocracker, donde se han llevado a cabo la mayoría de las intervenciones, se encuentran ya a pleno rendimiento. Entre las mejoras que pueden observarse destacan la ampliación de la capacidad de destilación a 120.000 barriles por día o la producción eficiente de gasóleo gracias al cambio de catalizador de la unidad de Hydrocracker.




La inversión para estas reformas ascienden a más de 55 millones de euros, donde se incluye mano de obra, adquisición de nuevos equipos y servicios de ingeniería. Para llevar a cabo los trabajos programados, se ha contado con una media de 1.000 trabajadores diarios de empresas contratistas, llegando incluso algunos días a superar los 1.200, a los que habría que sumar el personal propio de Cepsa. Respecto al volumen de recursos que ha supuesto esta parada, en cuanto a medios movilizados y a la carga de trabajo, cabe mencionar que, en algún momento puntual, más de 20 grúas de alto tonelaje han coincidido en las instalaciones; todo ello con ausencia de accidentes laborales con baja durante todo el periodo que ha durado la misma. Este logro ha sido posible gracias a la observación preventiva, la implantación de acciones correctoras, el cumplimiento riguroso de los planes de seguridad, la evaluación de los riesgos y la concienciación en prevención como elementos inseparables de la seguridad.

El desarrollo de cada una de las paradas programadas que Cepsa lleva a cabo en sus plantas requiere un extraordinario trabajo previo de planificación, muy exhaustivo, que comienza al menos un año antes y que requiere de un gran trabajo de coordinación de todas las unidades y departamentos intervinientes, desde el área de compras y almacén hasta el área de programación y de operaciones, pasando por mantenimiento, ingeniería, inspección, medio ambiente y, por supuesto, seguridad. Esta coordinación, junto al riguroso control de las tareas diarias, resulta esencial para garantizar la seguridad de las personas y las instalaciones, y conseguir el objetivo Cero Accidentes por el que trabaja la compañía.







Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.