Londres, la ciudad en la que Gabriel López- Cepero Pazos recaló hace dos años en busca de nuevas experiencias

Sin saber el idioma, pero lleno de ilusión y ganas, llegó a la capital británica este onubense criado en el Molino de la Vega. La hostelería es el sector en el que se mueve en tierras inglesas y que le ha permitido hacer buenos amigos que le acompañan en este periplo.

El onubense Gabriel López- Cepero Pazos.

Ana Rodríguez. Gabriel López- Cepero Pazos es un onubense de Huelva capital que se marchó hace más de dos años y medio a Londres para vivir nuevas experiencias. 

Criado en el Molino de la Vega, junto al colegio José Oliva, y más tarde, cuando cumplió 12 años, en el centro de la capital onubense, estudió Secundaria en el IES La Rábida. “Por aquellos tiempos éramos mucho de jugar en la calle a la pelota, al escondite, bote botella, poli y ladrón … Allí abajo en la plazoleta”, recuerda de su época infantil y juvenil. 

Tras finalizar Bachillerato, Gabriel, que ahora tiene 29 años, cursó el Grado de Geología en la Universidad de Huelva, aunque no llegó a finalizar estos estudios.


El onubense vive en Londres desde 2016.

Al final, tras estar empleado en una empresa de mensajería durante un tiempo, el joven acabó haciendo la maleta y lanzándose a conocer una nueva cultura: la británica.

– ¿En qué ciudad vives actualmente y a qué se debe tu estancia allí?
– Actualmente vivo en Londres, ciudad a la que llegué el 28 de enero de 2016. Siempre quise vivir una época fuera de España, descubriendo culturas y aprendiendo idiomas, así que aprovechando que tenía un buen amigo aquí decidí dar el paso por primera vez y venirme. Desde que llegué me busco la vida en hostelería.


– ¿Cómo fueron tus primeros días allí?
– Los primeros días fueron extraños, una mezcla de ilusión y miedo. Estaba en Londres por fin, pero ni manejaba bien el idioma, ni me sabía mover por la ciudad.

Sus compañeros de piso y trabajo son sus amigos.

– ¿Qué es lo que peor llevas de vivir en Londres?
– Cuando pasan varias semanas y no sale el sol a lo largo de un día entero y no para de lloviznar es cuando te das cuenta de que el clima afecta a la personalidad.

– ¿Cómo es vivir allí? ¿Es muy diferente a España?
– Vivir en Londres es muy diferente a vivir en Huelva. Los precios de las viviendas, cómo organizarte para quedar con la gente y moverte por la ciudad, la comida y los horarios para ello…

– Háblame de tu trabajo en la capital inglesa.
– Al principio trabajé de kitchen porter (friegaplatos) en una pizzería en el centro de Londres. Eran todos italianos, un brasileño y yo y hablábamos itañol con algo de inglés. A los meses cambié de restaurante a uno de comida mexicana en cocina, no fregando. Ahí fue cuando tuve un contacto real con el inglés. Ahora mi trabajo es de lunes a viernes en una cafetería, con lo que tengo bastante más vida social, además de que mi inglés ha mejorado bastante.

Cada vez se maneja mejor con el idioma.

– ¿Qué opinas de los ingleses?
– No he tenido mucha relación con los británicos porque no he ido a otras ciudades de Reino Unido. Pero sí se puede decir que ellos son más fríos y directos a la hora de comunicarse.

– ¿Te ha sido fácil hacer amigos?
– Aquí los amigos suelen ser tus compañeros de piso y colegas de trabajo, el problema es que si trabajas con una rota semanal es bastante difícil coincidir en los días libres tú y los colegas y además puede que tu amigo viva a una hora y veinte minutos de tu casa….

– ¿Cuáles son tus planes futuros?
– Planeo sacarme algún título de inglés y mirar por algunos estudios aquí, en Londres, posiblemente.

-¿Qué es lo que más echas de menos de Huelva?
– La comida es lo que más echo de menos, el precio, por supuesto, pero lo que se nota es la calidad y la frescura, nada que ver.

– ¿Recomiendas a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España? 
– Claramente recomiendo a todos que salgan a vivir una aventura fuera de España, te hacer tener otras perspectivas de la vida, conoces el carácter de la gente de otros países y definitivamente, aunque algunas veces se hace cuesta arriba, te sientes muy realizado.

– Para terminar: un mensaje a los onubenses.
– Aprovechad las gambas y el jamón por si algún día salís del edén para descubrir nuevas cosas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.