La destilería mas antigua de España, de Huelva, nos enorgullece por ser también la primera ecológica del país

Inauguran la primera destilería artesanal ecológica en el propio Museo que se encuentra en Higuera de la Sierra, en un bello edificio a pie de carretera.

Entrada al Museo de Martes Santo./ Foto: Laura Cebrino.

LC/RFB. Las sensaciones positivas dominan el edificio de Ánibal González, que sorprende en la carretera que atraviesa Higuera de la Sierra. Crear la maravillosa Plaza de España de Sevilla para la Exposición Universal de 1929 no le restó arte a este célebre arquitecto para desparramarlo en diversas obras de la sierra onubense, como es el caso. En paralelo, la actividad destilera que es su esencia vital, a través de una firma que se remonta a casi 150 años, obtuvo precisamente una medalla de oro en dicha Exposición, uno, aun importantísimo, de tantos reconocimientos a la calidad que ostenta la artesanal factoría higuereña, orgullo de su pueblo y de toda la provincia.

Manuel Belchi dando a conocer el proceso, a lado del alambique. / Foto: Laura Cebrino.

Este entrañable término de la sierra onubense, de donde son -o a donde vienen cada mágica noche del 5 de enero- los Reyes Magos de Oriente, los verdaderos, y se palpa el espíritu de Paco Girón, el increíble sacerdote lugareño al que -seguro sin querer en su modestia personal- le queda poco para que la Iglesia lo considere santo, ve coronado su núcleo urbano camino de Aracena con esta bonita y señorial casa que alberga un museo que nadie que vaya a la sierra debería dejar de ver. Y el abuelo de Paco Girón, precisamente, inició la aventura que hoy vive la familia Belchi, que desde 1979 –Manuel Belchi Romero adquirió el negocio- rige los destinos de la destilería.

La casa diseñada por Anibal González, que alberga la tienda, museo y destilería, acogió la inauguración de esta última. / Foto: Laura Cebrino.

La gerencia de la firma la desempeña Manuel Belchi Garfia, quien con su padre desarrolla las tareas de producción. Su hermana, Mónica Belchi, gestiona el Museo y la tienda, además de determinadas operaciones comerciales de exportación. Y aunque estos son los tres miembros de la familia más directamente relacionados con la actividad, la implicación e identificación con la misma del resto, la madre –Clara Mónica Garfía– y sus otras dos hijas, Macarena y Encarna Belchi, es indiscutible.


El delegado provincial de Empleo, Empresa y Comercio estuvo en el acto, apoyando a sus responsables. / Foto: Laura Cebrino.

El singular nombre de Martes Santo, según nos explica Manuel, tiene su origen en el primer producto de la destilería, un anís, que al no tener un nombre definido cuando se produjo por primera vez, allá por 1870, los Girón se fijaron en el calendario y adoptaron el nombre del día en el que todo se inició, un martes santo. En la sensibilidad de los Belchi y en su propia visión comercial, que entienden, con buen criterio, en esta actividad muy ligada a la tradición, se encuentra la razón de mantener esa primigenia marca como enseña de su gama de productos. 

Una de las estancias de la destilería ecológica. / Foto: Laura Cebrino.

Acaban de inaugurar una destilería ecológica también en el propio museo, que se encuentra en la planta baja del señorial edificio, unas pulcras instalaciones donde impera la manufactura y que cumple así mismo todos los requisitos que han permitido que sea la primera destilería ecológica certificada de España, un nuevo hito que ha sumado esta empresa que ya ostentaba el de ser la decana de todas las destilería de licores que funcionan en nuestro país. En el acto, con numerosos invitados, se encontraba el delegado provincial en Huelva de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, Manuel Ceada.


Mónica Belchi atendiendo a los invitados en los Jardines del complejo. / Foto: Laura Cebrino.

Ser la destilería mas antigua de España es una responsabilidad, es un capital en términos de imagen que debe ir acompañado en la búsqueda permanente de la excelencia en sus productos. Manuel Belchi nos comenta que ser diferente en sentido estricto determina uno de sus objetivos al producir esta ginebra tan preciada y el resto de su gama. En la presentación de la nueva destilería del Museo, tanto él como Mónica y sus hermanas mostraron a los invitados cada una de las estancias y particularmente el huerto donde, con la pertinente trazabilidad ecológica, se cultivan muchas de las plantas aromáticas que forman parte de los ingredientes que derivan en los acreditados sabores de Martes Santo.

El huerto ecológico de la Destilería. / Foto: Laura Cebrino.

En Martes Santo destilan, bidestilan y tridestilan en un proceso artesanal muy trabajoso y complejo. El tiempo es una variable necesaria, un ingrediente más, buscando avanzar en la purificación, en especial en la ginebra y el anís. Esto influye no solo en el sabor, si no en la calidad del producto porque sustraen lo negativo y lo que provoca dolores de cabeza al día siguiente. Consiguen una bebida ‘limpia’ que, con la debida moderación dada su naturaleza alcohólica, el cuerpo agradece. Estableciendo una oportuna analogía, al ser serrana la destilería, hablar de una bebida destilada y de otra que no lo es es como comparar el jamón de bellota puro con otro de recebo.

La firma cuenta con una extensa gama de licores. / Foto: Laura Cebrino.

Mónica, que es licenciada en Historia del Arte, nos cuenta que la idea del Museo surgió por la dinámica de visitas en las que la gente quería conocer de primera mano como se fabricaban los destilados y saber más de la propia historia de la destilería. A partir de ahí dieron el paso hace unos años y hoy ofrecen a los visitantes de la sierra la oportunidad de conocer esta tradicional actividad de forma gratuita, incluso con degustación, añadiendo la visita a la destilería ecológica recién inaugurada.

La familia Belchi al completo, ultima generación -infantil- incluida. / Foto: Laura Cebrino.

Esta familia higuereña ha conseguido ser la primera que ha colocado en el mercado una ginebra ecológica, un ron ecológico, un vodka ecológico y un whisky ecológico. Ahora producidos en la pequeña destilería artesanal situada en el Museo de Higuera. Los productos de Martes Santo tienen una importante acogida en Huelva y Sevilla principalmente, en el resto de Andalucía y sus metas actuales se sitúan en competir con intensidad en el resto del país. También reciben pedidos de diversos países de Europa, Dinamarca, Alemania, Finlandia o Suiza, donde han quedado sorprendidos de la calidad de sus destilados.

Imagen conjunta de los invitados al acto, acompañados de los anfitriones. / Foto:Laura Cebrino.

Manuel señala que la línea ecológica en particular ofrece muchas posibilidades en el mercado europeo, donde se demandan mucho productos con este perfil. Según apunta Mónica, la variante ecológica abre el consumo en estos lugares, produciéndose luego pedidos para otros licores de la línea convencional. 

Entre un 15 y un 20% del volumen de la producción de la casa tiene el sello ecológico, pero Manuel afirma que prevé situar la producción ecológica en un 50% del conjunto del destilado.

Vista exterior del Museo, tienda y destilería ecológica.

Los Belchi son conscientes de que su actividad, sus productos y el enclave en el que la desarrollan, parque natural de Aracena y Picos de Aroche, los vincula de forma estrecha a la tierra y las gentes del lugar. Ellos se sienten muy serranos y muy de Huelva, algo que no dudan en asociar a la marca. Felicidades.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.