Cinco menores isleños salvan la vida a un gatito callejero herido en Islantilla

Ayudados por Lourdes Luego, una mujer a la que el grupo de amigos llama 'la súper abuela' y Mercedes Martínez, veterinaria del pueblo, estos chicos de entre siete y doce años de edad han logrado recaudar 110 euros para poder curar a un gatito de tres meses que se encontraron malviviendo en la urbanización donde residen.

Una escasa docilidad, la no vinculación a una familia humana y una conducta salvaje suelen conformar la carta de presentación de la mayoría de los gatos callejeros.

Laura Cebrino. En la actualidad, son muchos los gatos que nacen, crecen, viven -vagan- y se reproducen en las calles de Huelva. A los gatos, considerados en realidad mascotas, generalmente se les atribuye la cualidad de ‘callejeros’ si viven en libertad deambulando sin dueño, techo ni comida.

A estas familias de trotamundos, que prácticamente pueblan cada rincón del planeta, se les suman aquellos perros y gatos que son abandonados o que se escapan de sus hogares, lo que provoca que el control de este tipo de colonias sea una tarea difícil.

Así es la urbanización donde viven los niños y donde se encontraron al pequeño felino.

No obstante, sea cual sea la razón por la que estos animales se encuentran malviviendo por las calles, es bastante conocida la labor de muchas personas que luchan día a día por controlar las diferentes colonias felinas que habitan en nuestra provincia; mediante acogidas, donaciones a protectoras y refugios, adopciones, intervenciones veterinarias u otras acciones solidarias, muchos son los onubenses que están salvando vidas animales en peligro, a la par que promueven la acogida de estos en su necesidad de adopción.

La veterinaria Mercedes con los protagonistas de la historia.

Huelva tiene motivos para enorgullecerse en este sentido, pues son muchas las buenas noticias que rondan en torno a la defensa y a la protección de los animales  en nuestra provincia. Así lo demuestran, por citar un brillante ejemplo, Rocío del Río, Mencía Martínez, Carlos Gallardo, Pablo Santana y Gonzalo Reyes, unos niños de entre siete y doce años de edad residentes en una urbanización de la localidad de Islantilla, en el municipio onubense de Isla Cristina.

Es un gato simpático, juguetón, y muy sociable.

Hace escasos días, estos chicos encontraron a un gatito de unos tres meses de edad escondido en uno de los rincones de la urbanización. Según las declaraciones de uno de los menores, “al verlo por primera vez no nos atrevimos ni a tocarlo ni a cogerlo; tenía herido uno de sus ojos y en general, presentaba mal estado“. No obstante, tras observarlo entumecido unos instantes, por decisión unánime decidieron acogerlo para intentar salvarle la vida.




A los niños les encanta visitar al gato y llevárselo a jugar a la urbanización.

Según comentan los niños, animados por las ganas de ayudar al pequeño, el grupo de amigos acudió al supermercado más próximo para conseguir una caja de cartón donde poder meter provisionalmente al gatito y así utilizarla “como casa”. El siguiente paso fue ubicar la caja en un sitio seguro; esta acabó en las inmediaciones de los jardines de la urbanización, siempre con alguien al tanto para vigilar la caja y atender al minino.

Desde uno o dos euros, cada vecino ha aportado su granito de arena.

A Carlos Gallardo, de ocho años de edad, se le ocurrió la idea de recaudar dinero para poder curar al gato en la clínica veterinaria del pueblo. Fue entonces cuando acudieron, gatito y bote de cristal en mano, para pedir ayuda a los vecinos. Así, llenaron el bote con 110 euros.

Ayudados por Lourdes Luengo, una mujer a la que los chicos llaman “la súper abuela”, los niños pudieron acudir al veterinario para llevar al gato y contar el caso. Mercedes Martínez Mora, veterinaria de la clínica ‘Los barcos de Islantilla’, fue la encargada de atenderlos y de operar al gatito, que en la actualidad se encuentra sano y recogido en casa de Lourdes esperando adopción.

El gatito se encuentra en casa de Lourdes esperando que alguien lo adopte.

Mercedes ha querido compartir la historia con Huelva Buenas Noticias para reflejar y destacar “cómo la iniciativa de estos niños supone un claro ejemplo de valentía y pura bondad”, además de resaltar el cambio de consciencia, pues a pesar de no haber contado con el beneplácito de sus padres, los niños no han cesado en su empeño de ayudar al pequeño. “Sin duda tenemos mucho que aprender de ellos”, añade Mercedes.




3 Responses to "Cinco menores isleños salvan la vida a un gatito callejero herido en Islantilla"

  1. Rafa Fernandez   26 julio 2018 at 1:22 am

    Tierna y grata noticia. Me ha encantado la accion de estos niños. Enhorabuena, prometen ser buenos adolescentes.
    Rafa

    Responder
  2. L. Fernández   26 julio 2018 at 11:55 am

    Superhéroes del futuro!!!!

    Responder
  3. JOSE VAZQUEZ   27 julio 2018 at 2:58 pm

    Acabo de leer la noticia y me ha sorprendido la acción realizada por estos niños teniendo en cuenta los tiempos que corren ….

    ENOHARABUENA .

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.