El Corte Inglés

La ingeniera mecánica triguereña Elena Fernández estudia cómo optimizar las políticas energéticas de la UE a través de los árboles

Tras obtener Matrícula de Honor en Bachillerato y lograr varios reconocimientos, esta joven onubense de 25 años se encuentra realizando el Trabajo Fin de Máster. Un proyecto tras el que espera insertarse en el sector industrial a nivel laboral, al tiempo que continúa formándose en otros temas, como los idiomas, para seguir creciendo personal y profesionalmente.

Elena Fernández es una ingeniera mecánica natural de Trigueros.

Mari Paz Díaz. Graduada en Ingeniería Mecánica, Elena Fernández Mora es una joven de 25 años de Trigueros que se encuentra a punto de finalizar el Máster Oficial en Ingeniería Industrial, un máster de dos años que da las competencias necesarias para desempeñar la profesión de Ingeniero Industrial. Una formación académica que ha compaginado con la realización de diferentes prácticas, en las que asegura que “pude poner en práctica los conceptos aprendidos en la carrera, además de desarrollar competencias profesionales, como la capacidad de resolución de problemas, el compromiso, la capacidad  e iniciativa y la capacidad de trabajo en equipo”. 

Actividades que le están ayudando para formarse profesionalmente, al tiempo que lo compagina con la realización de su Trabajo Fin de Máster, donde está estudiando la técnica de producción de CO2 de los árboles para aplicarlo a posibles políticas de ahorro energético en la Unión Europea. Un interesante estudio que hemos querido a conocer a través de esta entrevista a esta joven que, además, ha recibido numerosos reconocimientos a lo largo de su prometedora trayectoria. 

Eligió la carrera de Ingeniería porque le gustaba y porque la ha vivido en casa desde pequeña. 

-Elena, ¿por qué te decantaste por la Ingeniería?
-Decidí estudiar Ingeniería, no sólo porque me gustaban mucho las matemáticas, la física y el dibujo, sino porque también lo he vivido en casa desde pequeña. Mi padre también es ingeniero y, de niña, siempre jugaba conmigo a hacerme planos de casa para buscar en él tesoros escondidos o me hacía juguetes con piezas de otros. También me regalaba juegos de construcción, tipo mecano, o me entretenía con las herramientas mientras él arreglaba algo que estuviera roto. Lo que empezó como un juego, al final se ha convertido en mi profesión y me encanta.




En la actualidad, te encuentras haciendo el Trabajo Fin de Máster (TFM). ¿En qué ámbito te estás centrando?
-Se trata de un trabajo de investigación sobre la aplicación de la técnica de árboles de decisión a la optimización de las políticas energéticas en la Unión Europea. Está basado en el aprendizaje automático o Machine Learning, el cual se engloba dentro de las disciplinas de la Inteligencia Artificial. Es un método computacional para identificar los patrones y relaciones subyacentes que hay en nuestros datos. Esos patrones se pueden usar luego para predecir comportamientos futuros. Concretamente, para definir dichos patrones, estoy usando los árboles de decisión, que son un tipo de modelo predictivo,  donde se utiliza un grafo con estructura de árbol para la clasificación de los datos.
En mi caso, quiero relacionar, entre otras cosas, el CO2 de los países europeos con su Producto Interior Bruto (PIB) y ver si hay alguno que tenga poco impacto ambiental y un PIB alto, con el objetivo de estudiar qué variables influyen en dicha relación e intentar extrapolarlo a toda la comunidad europea.

Elena ha sido reconocida con el premio Alumna 10C.

-Un esfuerzo que está teniendo su recompensa, porque acabas de obtener el premio Alumno 10C. ¿Qué ha supuesto para ti?
-A pesar de haberme sentido orgullosa por lo que representa ser Alumno 10C y agradecida a todos los formadores que han participado en el curso, me quedo con un sabor agridulce por la falta de información e implicación por parte de la Cátedra Cepsa. Además, me quedé un poco decepcionada durante el acto de entrega del galardón, porque también se entregaron otros reconocimientos y quedó un poco solapado.




-¿Qué han valorado de tu trayectoria para darte el galardón?
-A parte de valorar el expediente académico, han tenido en cuenta otras variables igual de importantes, como el conocimiento de idiomas, cursos realizados, premios recibidos y prácticas en empresas.

-De hecho, no es el primer reconocimiento que ganas.
-La verdad que no es el primero. Anteriormente, entre otros, he conseguido, por ejemplo, Matrícula de Honor en Bachillerato, he sido ganadora en varias categorías del Certamen de Narraciones Breves ‘Fernando Belmonte’ de Trigueros y beneficiaria de una de las becas de la Fundación Atlantic Copper.

Le gustaría dirigir sus pasos profesionales al sector industrial.

-A partir de ahora, ¿cómo te planteas el futuro?
-No es algo en lo que piense ahora. El futuro es muy cambiante. Hoy por hoy, estoy centrada en terminar el trabajo final del máster. Lo que sí tengo claro es que quiero trabajar y, a la misma vez, seguir formándome tanto en idiomas como en otros temas del mundo de la ingeniería.

¿A qué te gustaría dedicarte?
-Me gustaría seguir formándome y definir mi carrera profesional hacia el sector industrial. Me considero una persona abierta a un aprendizaje continuo y quiero trabajar en nuevos proyectos que me permitan seguir creciendo personal y profesionalmente.

-¿Algún mensaje a los jóvenes universitarios onubenses?
-Decirles que la clave del éxito no está sólo en el conocimiento o en las habilidades, sino en la actitud. Siendo positivo y con esfuerzo se alcanzan todas las metas, no sólo en la universidad, sino en todos los aspectos de la vida. Al fin y al cabo, las únicas limitaciones son aquellas que nos ponemos nosotros mismos.




One Response to "La ingeniera mecánica triguereña Elena Fernández estudia cómo optimizar las políticas energéticas de la UE a través de los árboles"

  1. Emilio   21 julio 2018 at 9:48 am

    Excelente estudiante, tuve el honor de estar en su tribunal de TFG con un proyecto extraordinario, le deseo todo lo mejor, porque se lo merece y por la amistad me une a ella y su padre. Un besazo¡¡¡

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.