La Palma organiza una escuela de verano para niños de infantil y primaria

Durante julio y agosto, de 9 a 14 horas, los estudiantes podrán disfrutar de actividades lúdicas, además de clases académicas de repaso para los alumnos de primaria.

Los niños de la escuela de verano acuden a la piscina cada viernes.

Redacción. La Concejalía de Educación del consistorio palmerino ha puesto en marcha, como cada temporada, la escuela de verano que permite a los estudiantes de infantil y primaria ocupar las mañanas de sus vacaciones en diferentes actividades. Son, principalmente, tareas con un fin lúdico, para que los niños puedan aprender y a su vez divertirse. También existe la posibilidad de recibir clases de repaso, pero sólo para los alumnos de primaria, si así lo solicitan. Para todo esto, la escuela de verano cuenta con la colaboración de trece monitores.

Durante todo el período se imparten talleres en distintos días de la semana. Destaca el de nutrición, que se realiza todos los miércoles, estableciéndose, este, como el día de la fruta. Además, se intenta trabajar para que los familiares también sean partícipes de la propuesta. Por su parte, cada viernes tiene lugar la fiesta del agua, se aprovecha una hora de la mañana en la que los niños disfrutan de la piscina municipal, con distintas actividades programadas. Existen otras prácticas que también se realizan, como la papiroflexia, o ejercicios de carácter deportivo, para los que se trasladan a los alumnos a los pabellones del polideportivo, y utilizan los materiales proporcionados allí mismo. Normalmente se organiza al alumnado por grupos de edad, siempre supervisados por un monitor. Entre tarea y tarea tienen, también, sus momentos de descanso.

La cantidad de participantes que se han contabilizado este año alcanza una cifra similar a la del curso anterior, alrededor de cien. Las familias pueden inscribir a sus hijos para que participen en la escuela durante los dos meses de duración del curso, o bien, incorporarlos sólo un mes. Las tasas varían en función de dos premisas: el tiempo que permanezca el alumno en la escuela, y el número de hijos que proporcione la misma familia. Al final de cada mes se realiza un acto de clausura, que consiste en una actividad diferente a las que se han ido practicando, y en la que, además, participan los padres de los integrantes.  La idea del ayuntamiento es seguir ofreciendo en los próximos años la escuela de verano, debido a la gran demanda que existe en el pueblo.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.