El onubense Alejandro V. Bellido presenta su ópera prima ‘La Muerte en Cyterea’

Graduado en Filología Hispánica y en Estudios Ingleses, el joven escritor nos da las claves de su primer poemario, que surgió para cerrar una etapa de su vida. "Versan sobre una relación amorosa bastante tóxica que supuso un ante y un después en mí y en mi manera de escribir, muy romántica...". 

El escritor onubense Alejandro V. Bellido.
El escritor onubense Alejandro V. Bellido.

Rosa Mora. No es su primera inmersión en el mundo literario puesto que el autor onubense Alejandro V. Bellido ha publicado en varias antologías así como en revistas como Maremágnum. Si bien, la obra que hoy nos presenta, La Muerte en Cytereaes su primer libro en solitario. “Básicamente, tenéis poemas, subsumidos bajo el mencionado membrete, que fueron sangrados hace algún tiempo, ya lejano, por un joven de 22 años”, explica a Huelva Buenas Noticias este escritor, natural de San Juan del Puerto, graduado en Filología Hispánica y en Estudios Ingleses. 

¿Por qué el género lírico? “Porque solo con la poesía se puede reflejar con la mayor precisión posible aquello que te está quemando por dentro. Aunque a menudo me surgen muchas dudas de si he dicho todo lo que quería decir”, apunta Alejandro V. Bellido. En la actualidad, el onubense trabaja como encargado de la colección de poesía de la editorial Apuleyo Ediciones, al tiempo que estudia el máster en Estudios Hispánicos Superiores de la Universidad de Sevilla, ¿De cara al futuro? Varios proyectos son los que tiene en mente. De todo ello hemos conversado con este joven escritor:

Portada de 'La Muerte en Cyterea'.
Portada de ‘La Muerte en Cyterea’.

– Graduado en Filología Hispánica y Estudios Ingleses, ¿De dónde viene su interés por estas disciplinas?
– Pues siempre me interesó la literatura y el inglés, aunque entré en la carrera un poco de rebote: yo quería estudiar Traducción e Interpretación en Sevilla y formarme como traductor para poder llegar a vivir de la traducción de novelas, cómics, películas y videojuegos. Pero la verdad es que no me tomé muy en serio la Selectividad y no pude obtener la nota que necesitaba, así que me decidí por entrar en Estudios Ingleses y al año siguiente empecé el doble grado. Y la verdad es que al poco tiempo me di cuenta de que había tomado la decisión correcta, porque, según me fueron contando, la carrera de Traducción era demasiado técnica, y a mí lo que realmente me interesaba era la traducción de materiales creativos, de ficción.


– Y por la literatura, ¿Siempre se sintió atraído?
– Desde luego, pero no sentía predilección por ese arte. A mí siempre me han gustado mucho todas las artes, desde la pintura, hasta la literatura, pasando por el cine y especialmente el manga, que es lo que más he leído como adolescente. De hecho, lo que siempre quise en realidad fue aprender japonés y traducir manga, pero siempre lo vi algo inalcanzable y decidí conformarme con el inglés [ríe]. Y luego, por otro parte, la música, que es lo que me conectó más tarde con la poesía.

– ¿Cómo surge la idea de realizar este libro?
– Bueno, en un principio surge como una manera de cerrar una etapa de mi vida. Los poemas de La Muerte en Cyterea versan sobre una relación amorosa bastante tóxica que supuso un ante y un después en mí y en mi manera de escribir, muy romántica, muy de jovenzuelo, podríamos decir [ríe]. Y llegó un momento en mi vida en que, ya lejos de esa experiencia, decidí, sin yo quererlo, volver a ella, recordándola y analizándola para entenderla mejor. Entonces decidí darle una unidad a todo ese material y hacerme un homenaje a mí mismo porque temo dejar de escribir. Ya cada vez escribo menos. Así que eso: es un libro homenaje a una etapa de mi vida que ha sido importante. Y, siendo sincero, una despedida de la poesía.

El autor se siente bastante satisfecho con las críticas que está recibiendo.
El autor se siente bastante satisfecho con las críticas que está recibiendo.

– ¿Por qué ese nombre, ‘La Muerte en Cyterea’?
– Cyterea es la isla del amor, a la que llegó Venus después de nacer de la espuma que produjo el agua del mar mezclada con la sangre y el semen de los testículos de Urano, que le había cortado su hijo Crono. Una cosa preciosa [ríe]. Entonces a partir de ahí Venus otorga a la isla de Cyterea un carácter simbólico de lo que es ella: la diosa del amor; convirtiendo a la isla en un símbolo de la plenitud amorosa. Muchos poetas se han hecho eco de Cyterea como un lugar simbólico de peregrinación de aquellos que buscan el amor, como Baudelaire, Jaime Gil de Biedma o Guillermo Carnero, que fue quien me dio a conocer esta tradición con su poema de Dibujo de la muerte titulado Embarco para Cyterea. Así que quise hablar de una muerte simbólica en el amor, quise plasmar en el título que el libro cuenta cómo el amor puede hacer que mueras –a menudo lo hace- y que te conviertas en otro, en ese otro que en La Muerte en Cyterea recuerda lo que sucedió en dicha isla.


– Sin desvelar demasiado a los lectores, ¿Qué van a encontrar en este libro?
– A alguien que vivió intensamente una relación amorosa desde su momento de auge hasta su decadencia más absoluta, donde los poemas surgen desde el dolor y la ausencia. Van a encontrar a alguien joven que escribe con el alma a flor de piel y a otro joven que escribe desde la calma, como el reportero de La Deshumanización del arte, que trata de retratar la escena lo mejor posible, con la distancia necesaria.

El onubense anima a conocer su libro a todos aquellos interesados en leer sobre el amor y sus efectos adversos.
El onubense anima a conocer su libro a todos aquellos interesados en leer sobre el amor y sus efectos adversos.

–  ¿Cuáles han sido sus principales influencias a la hora de dar forma a esta obra?
– En la primera parte, que es más bien culturalista y donde se busca mucho la belleza formal del lenguaje, sin duda están muy presentes autores como Góngora; Lorca, principalmente por la exuberancia sentimental de su lenguaje; y los novísimos, especialmente Leopoldo María Panero y sus atmósferas simbolistas de pesadilla. En la segunda parte, mis influencias son distintas, me inclino más por la poesía figurativa, por autores que dicen las cosas más claramente, sin tantos rodeos, aunque buscando siempre el ritmo, como Luis Antonio de Villena, el último Cernuda, José Luis Piquero… También los monólogos dramáticos de Guillermo Carnero y Xaime Martínez, un poeta joven que combina muy bien en su libro Fuego Cruzado la belleza formal con el tono coloquial. Y muchos otros.

– Es su primer libro como autor en solitario, ¿Cómo calificaría su experiencia de creación? ¿Ha seguido algún procedimiento? 
– La verdad es que ha salido así el libro, yo nunca fuerzo los poemas, surgen de repente y entonces sin saber muy bien por qué tengo que ponerme a escribir y contarme eso que me está sucediendo. Hay muchos temas que tengo en el tintero y que me gustaría contar en los poemas, pero no han surgido aún.

– ¿Satisfecho con su ópera prima?
– Relativamente, sí. Algunos de los poemas de la primera parte me resultan un tanto lejanos, escribí muchos de ellos en 2015 y como te he dicho mis referentes han cambiado bastante, así que son un poco los poemas de otra persona. Pero bueno, los considero decentes y tenían que estar ahí porque reflejan bien esa etapa y ese momento que yo quería contar.

En estos momentos realiza su Trabajo Fin de Máster sobre el poeta sevillano Javier Salvago.
En estos momentos realiza su Trabajo Fin de Máster sobre el poeta sevillano Javier Salvago.

– ¿Qué acogida está teniendo por el momento el libro?
– Pues estoy bastante contento en ese sentido. Me están diciendo comentarios muy positivos y que me están animando bastante, la verdad. La gente me dice que se queda con ganas de leer más.

– ¿La crítica más bonita que le han hecho?
– Hay dos que las tengo grabadas, una de un estupendo poeta, Mario Vega, que me dijo que, a diferencia de lo que suele pasar, mi libro va mejorando conforme se avanza en la lectura de los poemas y que está deseando leer mi nuevo libro -¡y publicarlo en su editorial, Ediciones Maremágnum! Está loco [ríe]. Y luego la crítica de Gon Navarro, que toca la guitarra como los ángeles, que me dijo que mi libro le parecía un puñetazo en la mesa, un “aquí estoy yo”. Y la verdad es que me emocionó bastante.

–  ¿Dónde pueden encontrar el libro los lectores?
– Pues en Huelva en la librería la Dama Culta, en la web de la editorial, Ediciones en Huida, y en cualquier librería de España realmente si se lo pides al librero; la editorial tiene una buena distribuidora que manda libros a toda la península. Y creo que en alguna que otra librería de Sevilla. En Caótica estoy seguro de que sí.

Aspira a poder ganarse la vida con su pasión: la literatura y las artes en general.
Aspira a poder ganarse la vida con su pasión: la literatura y las artes en general.

– ¿Tienes en mente ya algún otro proyecto?
– Pues por ahora estoy centrado en hablar de otros autores, quiero centrarme en hablar de los autores que me gustan, tanto de cine como de literatura como de manga, e investigarlos bien y ofrecer mi propia lectura de ellos. Tengo en mente hacer algún que otro trabajo sobre Almodóvar y actualmente estoy realizando mi TFM sobre el poeta sevillano Javier Salvago, un poeta en la línea de la poesía figurativa, de esta digerible por lectores no acostumbrados a la poesía, pero que solo un gran poeta puede escribir.

– ¿A qué aspira Alejandro V. Bellido? ¿Con qué sueña?
– Con poder ganarme la vida con lo que me gusta, que es la literatura y las artes en general y con crear muchas de esas cosas que tengo en mente.                                                        

– ¿Le gustaría invitar a los onubenses a que se acerquen a esta obra?
– Claro, les invito a que se hagan con el libro y lo lean, sobre todo aquellos interesados en leer sobre el amor y sus efectos adversos. Yo tan solo espero que encuentren, no ya un poema, sino un solo verso que les punce un poquito y les haga, aunque sea por dentro, “derramar una vanas lágrimas”. Que siempre vienen muy bien.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.