Anillan 162 ejemplares de espátulas en la colonia de la Isla de Enmedio, en Marismas del Odiel

Técnicos del Paraje Natural y de la Estación Biológica de Doñana realizan el control de una especie que contribuyó a catalogar este espacio como protegido.

Los técnicos realizando el anillamiento de las espátulas.
Los técnicos realizando el anillamiento de las espátulas.

Redacción. El último control realizado a la colonia de espátula común (Platalea leucorodia) en el Paraje Marismas del Odiel refleja una productividad alta de reproducción. La Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha registrado 162 anillamientos de esta especie en una jornada de trabajo en pleno periodo de nacimientos.

Técnicos del propio Paraje Natural Marismas del Odiel y de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya), representantes de la Estación Biológica de Doñana y voluntarios han llevado a cabo las acciones de seguimiento de la colonia reproductora en la reserva natural de la Isla de Enmedio. “Aunque existe otra muy nutrida en la Isla de la Liebre, también en el área de Marismas del Odiel, el control en la Isla de Enmedio era necesario dada la elevada productividad de este año, ha explicado el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Antonio Cortés.

El control ha consistido, principalmente, en medición, análisis, anillamiento y cuantificación de las espátulas. El objetivo principal del seguimiento es observar la evolución de la especie en el paraje natural, determinar cómo se comporta y qué hábitos de migraciones sigue. En la misma jornada, los técnicos también han advertido la presencia notable de garzas imperiales (Ardea purpurea).

“En años de precipitaciones abundantes aumenta la productividad de las parejas reproductoras”, ha apuntado Cortés. La evolución de la colonia de espátulas comunes siempre ha sido positiva en Marismas del Odiel. En la actualidad está consolidada con entre 400 y 500 parejas reproductoras.

Colonia de espátulas en Marismas del Odiel.
Colonia de espátulas en Marismas del Odiel.

La espátula común es una especie emblemática de Marismas del Odiel porque la presencia en la zona de una parte importante de población de toda Europa fue uno de los motivos para ser declaradas paraje natural en 1984. Por esta misma razón, desde hace casi 35 años se realizan labores de conservación de la espátula en esta zona.




Este ave zancuda, característica de los humedales andaluces, tiene un tamaño medio, con plumaje blanco y pico singular terminado en forma de espátula que le ha valido también el nombre de paleto, cuchareta o palitroque. Los adultos, a partir de tres años, pesan entre 1.500 y 1.800 gramos y alcanzan unos 80 centímetros de alto y 120 de envergadura. Los pollos de espátulas se distinguen bien de los adultos. Tienen la punta de las alas negras, las patas rosáceasgris y el pico rosado y no tienen cresta y su plumaje es blanco inmaculado.

El período de reproducción se extiende entre enero y julio, aunque excepcionalmente se han podido observar puestas ya en diciembre. Se considera que la colonia más temprana de Andalucía es la de Marismas del Odiel, en la que los ejemplares reproductores comienzan a instalarse habitualmente en enero.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.