Conciencia medioambiental

“El culto a la calidad ambiental, si alguna vez la hubo a lo largo de la historia, ha sido sometido por el culto del poder”.

Medio ambiente y riquezaBenito A. de la Morena. Ahora que ya ha pasado el DIA MUNDIAL DE MEDIO AMBIENTE y con el objetivo de intentar motivar la “Conciencia medioambiental” de los ciudadanos “sensibles”, estableceremos un difícil reto en el que, de forma delicada, pero sincera, prejuzgaremos la importancia que tiene la siguiente reflexión, “el culto a la calidad ambiental, si alguna vez la hubo a lo largo de la historia, ha sido sometido por el culto del poder”.

Sólo contemplado bajo el compromiso riguroso de intentar exponer con claridad la información previamente contrastada y sometida al control de tu propia conciencia, sólo bajo ese prisma, debería entenderse que fluyan palabras de censura o respaldo ante la criba de la influencia que nace de los intereses mediáticos, bien sean económicos, políticos, o simplemente, poco fundamentados, pero en ningún caso consensuados con quienes lo sufrirán; entonces es cuando cobra valor la crítica sincera y la conciencia te permite hablar para decir que “los errores o aciertos que aceptemos repercutirán sobre la comunidad biológica, en la que todos estamos incluidos”

Alejándonos de expresiones filosóficas y entrando en el terreno de las realidades, deberíamos recordar la influencia de los “Polos de Desarrollo”, bien de la industria química y su repercusión en la contaminación de la atmósfera y vertidos líquidos a los cauces; bien del desarrollo agrícola de monocultivos con el severo riesgo de futura desertización y alto grado de contaminación al subsuelo y acuíferos; o del desarrollo urbanístico, con la consiguiente deforestación, amparado en el concepto de “progreso” para atender una demanda turística que valora una Naturaleza de playas y espacios naturales, y que son agredidos sistemáticamente para construir los hoteles y residencias que dan culto al negocio soterrado.




¿Interés ciudadano?, ¿desarrollo controlado?, ¿reparto de riqueza?… Yo tengo severas dudas de que, detrás de ciertas urbanizaciones, expansiones agrícolas, instalaciones industriales nuevas, existan las medidas de “progreso” que se planifican, y el sincero deseo de bienestar social que nos predican, pero el pueblo acepta el presente sin plantearse el futuro, ni recordar el pasado.

Alguien dijo que “el poder corrompe”, otro que “el que se mueva… no sale en la foto”. Quiero pensar que no es ese el motivo por el que numerosos dirigentes se mantienen en sus cargos, si no por su eficacia para la sociedad, que son gente honrada y sólo cobran un sueldo “limpio”, y su patrimonio es transparente con un crecimiento lógico en el tiempo. Pero la realidad nos demuestra que “todo vale para alcanzar el poder y que no se debe confundir utopía con realidad”.




Hemos podido conocer a numerosos alcaldes, concejales, delegados y consejeros que se han mantenido en el poder año tras año, muchos años, demasiados años, al igual que numerosos directivos de empresas públicas y privadas. Por ello al ciudadano le corresponde decidir, y hoy disponemos de gran cantidad de información y fácilmente asequible y el “engaño” de los poderes fácticos es fácilmente detectable, y para percibirlo, sólo hay que tener voluntad de pensar que el futuro no es suyo, que es de esas generaciones a las ha contribuido a traer a este mundo y que usted está tan implicado como yo para mejorarlo.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.