El economista onubense Miguel Suárez nos relata su experiencia belga tras ocho años viviendo en la provincia de Amberes

El amor le llevó hasta la campiña de este país europeo, en el que trabaja para una empresa tecnológica que ofrece servicios informáticos de gestión y marketing, siendo el responsable de los países hispanohablantes, un empleo que le permite viajar por todo el mundo. Una experiencia que valora de forma muy positiva, tanto a nivel personal como profesional.

Miguel Suárez es un economista onubense, que se encuentra en Bélgica desde hace ocho años.
Miguel Suárez es un economista onubense, que se encuentra en Bélgica desde hace ocho años.

Mari Paz Díaz. Nacido en Huelva hace 38 años, Miguel Suárez Domínguez es un onubense al que el amor le cambió la vida. Tanto que dejó todo, su trabajo, su familia y sus amigos, para marcharse a Bélgica, donde se encuentra desde hace ocho años. Una bonita historia que comienza cuando Miguel se encontraba estudiando Económicas en la Universidad de Sevilla. Según nos cuenta, “en el piso de estudiantes donde estaba se nos quedó una habitación libre. Así que decidimos buscar a algún extranjero/a para mejorar los idiomas. Así fue cómo conocí a mi mujer, Jytte Scheelen. Ella vino de Bélgica de Erasmus para estudiar Antropología y no le tuvo miedo a meterse en un piso con tres onubenses. Esto fue en el 2004. Ahí comenzó nuestra relación y durante varios años estuvimos yendo y viniendo para vernos”. 

Fue así cómo Miguel y Jytte iniciaron una relación. Ella en Bélgica y él trabajando en la banca en España. Pero, las relaciones a distancia no son fáciles, así que, cuando estalló la crisis económica en España, Miguel se animó a marcharse. En 2010 pidió cinco años de excedencia en su trabajo para irse a Bélgica con su pareja y probar suerte. Y, de hecho, después de ocho años de estancia, allí sigue, desarrollando un trabajo que le permite viajar por todo el mundo. 

Una experiencia como ‘Onubense por el mundo’, que ha querido contar a los lectores de Huelva Buenas Noticias a través de esta entrevista. 

Miguel ha encontrado la estabilidad personal y laboral en este país.
Miguel ha encontrado la estabilidad personal y laboral en este país.

-Miguel, llevas ocho años en Bélgica. ¿Qué haces en este país?
-Actualmente, trabajo para una empresa tecnológica que ofrece servicios informáticos de gestión y marketing. Yo soy responsable de los países hispanohablantes, lo cual me viene muy bien para mantener el contacto con España, puesto que me permite viajar regularmente a visitar clientes.

-¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
-Muy positivo, tanto a nivel personal como laboral.

Imagen de una visita de familiares recibida recientemente.
Imagen de una visita de familiares recibida recientemente.

-Tu lugar de residencia es Mol, un pueblo de Amberes, en la campiña belga. ¿Cómo es la vida allí?
-Se vive bien, más tranquilo que en España, principalmente por el clima.  Llueve bastante y hay muchos días grises, por lo que la vida es mas casera. Ahora entiendo a los guiris que cuando ven un rayo de sol ¡se lanzan a las terrazas de los bares! 

-¿Qué piensa tu familia y amigos de esta aventura?
-Están muy contentos y nos apoyan bastante. Mi madre es la que peor lo lleva, ya que no nos vemos tanto cómo nos gustaría. Muchos nos han visitado y espero que sigan haciéndolo. Mi hermana y su familia estuvieron aquí hace unos días.

-¿Qué estás haciendo en estos momentos?
-Preparando un viaje para ir a Italia a visitar a los clientes que tenemos allí. Una ruta de unos diez días.

Este onubense tiene la suerte de viajar mucho. / En la imagen, en una fotografía tomada en Cuba.
Este onubense tiene la suerte de viajar mucho. / En la imagen, en una fotografía tomada en Cuba.

-¿Cuáles son tus planes futuros?
-Seguir en Bélgica, aunque también estamos mirando para comprar un apartamento por la playa como segunda residencia. Y queremos seguir conociendo otros lugares, ya que cada verano nos vamos 2-3 semanas a otro país de vacaciones. Normalmente, cogemos el coche, echamos la tienda de campaña, y así hemos conocido Noruega, Croacia, Italia, Holanda, Islandia (avión)…, y, para este verano, aún estamos viendo opciones, pero, probablemente, vayamos a algún país del Este.

Regresa a Huelva cada mes de agosto para cargar pilas.
Regresa a Huelva cada mes de agosto para cargar pilas.

-¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
-Nada en especial. Vivir el día el día e intentar ser los más feliz posible.

-Por tanto, por el momento no piensas regresar a Huelva. 
-A Huelva iremos, cómo cada verano, en agosto para recargar las pilas.

-¿Qué es lo que más echas de menos de Huelva?
-Además de la familia y amigos, el clima y la gastronomía.

-Para terminar: un mensaje a tus paisanos.
-Qué viajen todo lo que puedan y qué se sientan afortunados de vivir en Huelva.

 




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.