Carlos Ríos, el nutricionista onubense que arrasa Instagram y ha convertido en viral la ‘comida real’

Con una legión de más de 322.000 seguidores en Instagram, este joven de Huelva, habitual cliente del Mercado del Carmen, es el creador del movimiento Realfooding ¿La clave de su éxito? Ser claro y directo enseñando a diferenciar lo que él llama comida real de los ultraprocesados.

El nutricionista onubense Carlos Ríos.
El nutricionista onubense Carlos Ríos.

Rosa Mora. ¿Es o conoce a algún ‘realfooder’? Para quien no esté familiarizado con este término, así es como se hacen llamar los miles de seguidores del movimiento Realfooding creado por el dietista-nutricionista onubense Carlos Ríos. Lejos de pócimas secretas o recetas milagrosas, este profesional de Huelva tiene claro que el punto de partida para llevar a cabo una vida saludable pasa por adquirir buenos hábitos alimenticios. Pero, ¿Por dónde comenzar? Carlos Ríos insiste en aprender a diferenciar lo que él denomina comida real -en la que debemos basar nuestra dieta- de los ultraprocesados, nocivos para nuestra salud. Su mensaje: “come comida real y evita productos procesados”, unidos a otros como “más mercado y menos supermercado” se han convertido en tendencia, tanto es así que en la actualidad el onubense se erige como uno de los nutricionistas más influyentes sumando más de 322.000 seguidores en su perfil de Instagram. 

Es el creador del movimiento 'Real fooding', contando con más de 320.000 seguidores en Instagram.
Es el creador del movimiento ‘Real fooding’, contando con más de 320.000 seguidores en Instagram.

¿Pero quién es este joven nutricionista que ha conseguido que miles de personas, en su mayoría ‘millenials’ [personas nacidas a partir de los 80], se interesen por llevar una alimentación más sana? Natural de Huelva y graduado en Nutrición y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, Carlos Ríos reconoce durante la entrevista concedida a Huelva Buenas Noticias que su incursión en esta disciplina fue casual. “La verdad es que no fue una elección deliberada. Entonces, realmente ni siquiera sabía qué implicaba ser nutricionista, pero tras cursar un Bachillerato de Ciencias de la Salud me decanté por carreras de ámbito sanitario, y esa fue en la que me cogieron. Como digo, fue casual. Una vez dentro ya sí que comenzó a gustarme”, nos cuenta el onubense. “Por otro lado –añade Carlos Ríos-, como la mayoría de jóvenes, salí de la carrera asustado, pensando, ¿Y qué hago ahora? Pero tuve la suerte de comenzar a trabajar en una clínica de Huelva donde fui consciente de la realidad de la profesión y del principal problema de los pacientes: no saben qué es comida”.

Anima a realizar las compras en los mercados.
Anima a realizar las compras en los mercados.

Tras abrir su propia consulta y animado por los buenos resultados alcanzados por sus pacientes, Carlos Ríos se aventuró a divulgar sus conocimientos a través de las plataformas sociales. “Primero fue Twitter. Esta red, sin embargo, se me quedaba corta para decir todo lo que deseaba. Después abrí el blog, pero la ‘revolución’ llegó con Instagram. Los Stories me permiten explicarme mejor, además, a través de los memes y el humor he conectado con al público ‘millenial’, convirtiéndose en viral el tema del realfooding”. Es precisamente en su perfil de Instagram donde el onubense comparte sus comidas diarias, consejos alimenticios  y gastronómicos y “fotos denuncias de los engaños de la industria que nos anima comer ultraprocesados con reclamos falsos”.


A través de mensajes directos y no exentos de humor ha conectado con el público millenial.
A través de mensajes directos y no exentos de humor ha conectado con el público millenial.

Le pedimos a Carlos Ríos una clase teórica. “Comida Real son todos aquellos alimentos frescos, mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial o artesanal no haya empeorado la calidad de la composición o interferido negativamente en sus propiedades saludables presentes de manera natural como pueden ser unas zanahorias o unas gambas. Por otro lado están los ultraprocesados: productos comestibles creados artificialmente a base de azúcares, harinas/almidones, aceites refinados, aditivos y/o sal añadida. No tienen ningún alimento entero, son mezclas de ingredientes insanos; son más baratos por llevar ingredientes de baja calidad no perecederos. Imitan a la comida real para persuadir a la población, incluso utilizando reclamaciones saludables que son falsas. Asimismo, distinguimos  los buenos procesados: alimentos reales con un procesamiento industrial o artesanal beneficioso o inocuo para la calidad del alimento”, nos explica con detenimiento el nutricionista. 

Invita a diferenciar qué es comida real y qué no.
Invita a diferenciar qué es comida real y qué no.

Carlos Ríos defiende que la esencia está en saber diferenciar qué es comida y qué no lo es. De la misma forma, anima a los ciudadanos a frecuentar más los mercados en lugar de los supermercados. Esto último, como todo lo demás, lo muestra a través de las redes sociales con su propio ejemplo. En este sentido, es habitual verlo comprar en el Mercado del Carmen de la capital onubense desde donde presume de la calidad de la gastronomía de Huelva confesándose “muy fan de los frutos rojos, el choco y el jamón”




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.