El Muelle de Riotinto, emblema de Huelva más fotografiado de la historia… y del presente

Desde 1882, con las vistas de Laurent, ha sido siempre un objetivo seleccionado por los distintos fotógrafos, profesionales y aficionados, por su carácter simbólico y su vistosidad estética.

Una de las primeras fotos del Muelle, en 1882.
Una de las primeras fotos del Muelle, en 1882.

RFBeviá. El también llamado muelle de hierro de Huelva constituye no solo un símbolo de la compañía inglesa que durante ocho décadas explotó las minas de Río Tinto sino que, por su envergadura y singularidad, representa a todo el asentamiento industrial minero y a una actividad imprescindible, la portuaria, asociada a él y determinante en el devenir de nuestra ciudad.

Su caracter histórico va acompañado de una estética singular y una ubicación, apreciado desde el margen fluvial más cercano a la ciudad en el horizonte de poniente, que permite observar unas puestas de sol espectaculares.

Vista del Muelle desde el dique de la Cabilla, alrededor de 1892.
Vista del Muelle desde el dique de la Cabilla, alrededor de 1892.

Sobre el ancho pasaje fluvial, silencioso y cristalino, que convierte a Estuaria en singularísima población lacustre, se levantan en el arcén de la ría unos muelles férreos y monstruosos donde empiezan a sumarse los millones de la gran empresa nordetana explotadora del país: cargaderos con grúas de mandíbula y de imanes, transbordadores y viaductos, insisten en las marismas con formidables plataformas apoyadas en vigas de celosía y columnas de fundición‘.


En estos términos la célebre escritora Concha Espina definió al muelle de Río Tinto en 1920, excelente obra de ingeniería diseñada por George Bruce, presentada en 1874 y ejecutada por Thomas Gibson. El muelle quedó concluido para iniciar su actividad en marzo de 1876, y dejó de operar en 1975.

Imagen nocturna actual de la zona mas interior del Muelle.
Imagen nocturna actual de la zona mas interior del Muelle.

Cuando se proyectó hubo críticas por la dimensión y el coste de esta instalación. Estos dos ingenieros defendieron su viabilidad basándose en su proyección y las reservas de mineral susceptibles de embarcarse a través de él. En aquel lejano 1874 auguraban un siglo de actividad, algo que el tiempo se encargó de confirmar.

La longitud del muelle era de 1.165 metros, de los que 579 se introducían en la ría. Contaba con dos o tres plataformas (según el tramo) por las que discurrían las vías para los vagones de mineral, y la circulación de los mismos se basaba en la gravedad. Esta colosal obra de ingeniería -con los pilotes clavados en el fondo, sin otra sustentación- constituyó una iniciativa vanguardista respecto a los muelles ya operantes en Inglaterra, tanto en el diseño en sí como en la forma de construirlo. En este muelle operaron cientos de barcos a vapor -y en sus primeros años también de vela-, entre los que se encontraba el célebre Don Hugo.

Tarjeta postal, circulada en 1900, del Muelle de Riotinto.
Tarjeta postal, circulada en 1900, del Muelle de Riotinto.

Dada la importancia de esta instalación, y el carácter simbólico paralelo, no es extraño que Hauser y Menet, la casa pionera en ediciones de tarjetas postales en España, la seleccionase como motivo de una de las tres primeras tarjetas postales editadas sobre la ciudad onubense; que Amador y Juan del Pino, en su serie de veinte de 1901, la contemplase en tres originales; y que solo haya sido superada en presencia en ediciones hasta 1940 por el Monasterio de La Rábida.

Antes de que la esbelta imagen del muelle de Riotinto circulase a través de las tarjetas postales por todo el mundo había sido protagonista de numerosos grabados y de las primeras series de fotografías de la historia de Huelva capital.

Imagen animada del Muelle tomada en el umbral del siglo XX.
Imagen animada del Muelle tomada en el umbral del siglo XX.

Entre ellas se encuentra la de Jean Laurent de 1882, apareciendo en una foto concreta y en la conocida panorámica de la ciudad tomada, precisamente, desde el propio muelle. Francisco Cerezo, Diego Pérez Romero y Baldomero Santamaría, en torno a 1892 también consideraron en sus series -normalmente alrededor de veinticinco vistas- a nuestro muelle como uno de los principales protagonistas temáticos.

Volviendo a las tarjetas postales -vehículo fundamental a finales del XIX y primera mitad del XX de difusión de las imágenes fotográficas- hasta 1940 se utilizaron un mínimo de cuarenta y siete fotografías profesionales distintas sobre el muelle de Riotinto. La mayor parte de las imágenes son tomadas desde tierra, mirando hacia la zona cóncava del muelle, aunque hay numerosas de detalles y algunas también tomadas desde la orilla o la ría mirando al lado convexo.

Imagen actual del extremo del Muelle de Riotinto.
Imagen actual del extremo del Muelle de Riotinto.

Hay que destacar el que este símbolo onubense fue el que protagonizó el mayor número de tarjetas postales circuladas, con un 8,55 % de las inventariadas en la tesis doctoral ‘La identidad visual y la imagen de la ciudad a principios del siglo XX: análisis de la tarjetografía postal antigua de Huelva (1897-1940) desde una perspectiva de place marketing’ , protagonizando además un 6,87 % de  todas las editadas.

En el tiempo global considerado en el estudio citado el símbolo más característico circulado a través de las TPA de Huelva como decimos fue el Muelle de la Cía. de Riotinto, con un 8,55 % de las tarjetas circuladas, seguido por el Monasterio de La Rábida (7,46%) y la calle Concepción y la Plaza de las Monjas (ambas con un 5,48%).

Dado el carácter en su momento de simbología británica y teniendo en cuenta las hostilidades derivadas de los acontecimientos bélicos mundiales de la primera mitad del siglo XX, las tarjetas postales con imágenes del muelle de Riotinto solo fueron circuladas a España -neutral-, Francia, Reino Unido y Estados Unidos; no haciendo uso de estas imágenes los remitentes a Alemania, Italia y Portugal, países abiertamente enemigos de los anteriores o no simpatizantes.

Imagen del Muelle de principios del siglo XX.
Imagen del Muelle de principios del siglo XX.

Hoy en día, superadas las tarjetas postales y en general el material impreso y sustituidos por las comunicaciones vía webs y redes sociales, el muelle de Riotinto sigue siendo el principal motivo fotografiado de la capital. Hemos realizado un pequeño estudio en la red social Instagram, comprobando que de trescientos perfiles aleatorios con indicios de que sus titulares son aficionados a la fotografía, onubenses o residentes en Huelva, aproximadamente un 27 % de ellos tienen ‘subida’ al menos una imagen del muelle, un dato espectacular. Al mismo tiempo se observa con claridad la disparidad en estos perfiles elegidos para la muestra de imágenes con otros motivos, todos por debajo de un 5%. Es probable que realización del paseo de la Ría haya favorecido, actualizando el interés de siempre, la consideración como objetivo fotográfico del muelle de la Compañía. Y sería ideal, siendo conscientes de la importancia de este monumento Bien de Interés Cultural, que se desarrollase un proyecto para volver a unir, reconstruyendo, los dos tramos del soberbio muelle.

2 Responses to "El Muelle de Riotinto, emblema de Huelva más fotografiado de la historia… y del presente"

  1. MR BROWNING   16 abril 2018 at 11:44 am

    EVIDENTEMENTE ES VITAL LA UNIÓN DE LOS DOS TRAMOS, ALGO QUE DEBERÍA IR EFECTUÁNDOSE A LA MAYOR BREVEDAD

    Responder
  2. Litz   22 abril 2018 at 12:00 am

    Totalmente de acuerdo con el artículo y con MR BROWNING: No sé a qué esperan para unir por fin los dos tramos. Entiendo que, por seguridad vial, es imposible que vuelva a reconstruirse tal y como era, pero existe un proyecto de los 90 que pretendía colocar un arco industrial que diese continuidad al piso superior, dejando la parte inferior libre para el tráfico de la avenida. Hasta que no lo hagan, el muelle sera un Bien de interés cultural mutilado.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.