Comienza la rehabilitación del entarimado del Muelle de Riotinto

Durante dos meses se acometerán unos trabajos destinados a que el monumento industrial recobre su esplendor en las mejores condiciones estéticas y de seguridad.

3Redacción. Con una inversión cercana a los 100.000 euros para que el monumento industrial del Muelle de Riotinto recobre todo su esplendor, el Ayuntamiento de Huelva ha iniciado esta semana los trabajos de reposición del entarimado y tablazón de madera del antiguo cargadero de mineral. Unas obras que en los próximos dos meses ejecutará la empresa Egoin SA y para la que ya se ha acotado la zona con vallas metálicas y señalética.

Da comienzo así una actuación que, como ha destacado el concejal de  Urbanismo y Patrimonio Municipal, Manuel Gómez Márquez, “se enmarca en la apuesta de nuestro equipo de Gobierno por poner en valor uno de los mayores tesoros del patrimonio de la ciudad, herencia de la Huelva británica. Era muy necesario acometer una reparación general de un BIC (Bien de Interés Cultural) que en sí mismo es una singular obra de ingeniería y que ofrece una panorámica espectacular del Paseo de la Ría y cuyo entorno está en plena ebullición como foco emergente de ocio y disfrute, con las obras que está ejecutando el Puerto en los terrenos aledaños”.

4En palabras del edil, “hablamos de uno de los lugares de mayor interés turístico de la ciudad y, aunque de manera puntual, veníamos haciendo reparaciones provisionales en las zonas más deterioradas, abordar esta rehabilitación era fundamental para que este monumento, cada vez más visitado por onubenses y turistas, se encuentre en las mejores condiciones estéticas y de seguridad”.


Esta colosal obra de ingeniería fue construida sobre el río Odiel entre los años 1874 y 1876. El popularmente conocido como “Muelle del Tinto” constituye el punto final del trazado del antiguo ferrocarril que transportaba el mineral hasta la ciudad. Se construyó sobre terrenos rellenados, en la marisma, por la compañía minera junto al estero de Las Metas por los ingenieros ingleses Sir George Barclay Bruce (discípulo de Eiffel y miembro de la Institution of Civil Engineers of London) y Thomas Gibson.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.