La músico Bárbara Gálvez recorre Europa con la Joven Orquesta de los Países Bajos

Formada en los Conservatorios de Huelva y Sevilla, ha sido miembro de la Joven Orquesta de Andalucía y la Joven Orquesta Nacional de España. Desde 2014, estudia en el Koninklijk Conservatorium de Bruselas, donde actualmente realiza un segundo Máster de Interpretación de Pícolo.

La onubense Bárbara Gálvez.
La onubense Bárbara Gálvez Casero.

Ana Rodríguez. La flauta travesera es el instrumento que la onubense Bárbara Gálvez Casero domina con mucha maestría para tener sólo 25 años. Las horas dedicadas a ensayar y ensayar son incontables desde que entrara de pequeña en el Conservatorio Profesional de Música ‘Javier Perianes’ de Huelva. Ahora es miembro de la Joven Orquesta de los Países Bajos y está aprendiendo a tocar el pícolo o flautín en el Koninklijk Conservatorium Brussel.

Natural de Huelva capital, Bárbara se crió en un ambiente musical. Su padre, amante de la música clásica, además de tocar la guitarra, cantaba en el Coro Lírico de Huelva. Por eso, cuando él y su hermana se apuntaron al Conservatorio en la capital onubense para aprender a tocar el oboe y el violonchelo respectivamente, la joven se emperró en que ella también quería recibir clases.

El resultado fue que durante sus años de escolarización, que discurrieron entre el colegio Santo Ángel y el IES Alto Conquero, acudía paralelamente a sus sesiones de flauta travesera, sacándose el grado elemental y medio antes de tener 18 años.


Siempre tuve muy claro que quería dedicarme a la música. Nunca pensé hacer otra carrera. Hice Bachiller por Sociales y me presenté a Selectividad porque nunca se sabe qué puede pasar, pero tenía claro que seguiría con mis estudios de flauta travesera”, reconoce Gálvez.

En 2010 se marchó a Sevilla, a hacer el grado superior en el Conservatorio de Música ‘Manuel Castillo’ de la capital hispalense. Con Luis Orden como profesor principal, durante sus cuatro años de formación superior también recibió clases particulares con grandes músicos como Juan Ronda, flauta solista de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla; Javier Castiblanque, profesor del Conservatorio Superior de Música de Granada, o Félix Renggly, profesor del Conservatorio de Basilea.

Ha sido miembro de la Joven Orquesta de Andalucía.
Ha sido miembro de la Joven Orquesta de Andalucía.

Por otro lado, en su primer año en Sevilla, Bárbara se presentó a las pruebas para entrar en la Joven Orquesta de Andalucía y, cómo no, las superó. Hasta 2014, ofreció conciertos con esta corporación en Granada, Córdoba, Málaga, Jaén, la Maestranza de Sevilla… Interpretando grandes programas, como la 9ª Sinfonía de Mahler, en grandes auditorios de toda Andalucía.


Como recuerda Gálvez, “ofrecíamos conciertos durante las vacaciones, en Navidad, Semana Santa y verano. Fueron años muy intensos, pero que se disfrutaban mucho. Me lo pasé muy bien tocando y conocí mucha gente haciendo música de cámara. Fue una experiencia que mereció mucho la pena”.

Durante este tiempo, la onubense también estuvo un año tocando con la Joven Orquesta Nacional de España y realizó sendas colaboraciones con la Banda Municipal de Huelva y la Orquesta Joven del Bicentenario.

Por otro lado, la joven impartió clases de flauta travesera en la Escuela Municipal de Música de Punta Umbría durante seis años, hasta 2014, mismo tiempo durante el cual fue miembro de la Banda Municipal de la localidad costera.

Ha visitado diversos países europeos gracias a los conciertos en los que ha participado.
Ha visitado diversos países europeos gracias a los conciertos en los que ha participado.

Tras acabar su etapa en Sevilla, Gálvez se presentó a diferentes pruebas y al final se decantó por realizar un Máster en Interpretación de Flauta Travesera en el Koninklijk Conservatorium Brussel. El motivo principal fue recibir clases del belga Carlos Bruneel, flauta solista de la Orquesta Real de La Monnaie, con la que la onubense acabó colaborando en diciembre de 2016.

“He pasado tres años haciendo este Máster en Bruselas porque dividí el segundo año en dos para quedarme más tiempo”, reconoce Bárbara, “para mí ha sido mi mayor evolución porque son estudios que realizas con otra edad y madurez. Te hace reflexionar más sobre lo que haces y además en un país extranjero, con clases en inglés que te obligan a soltarte porque no te queda más remedio”.

Su estancia en Bélgica le ha permitido recibir clases magistrales de flauta de la mano de Juliette Hurel, Philippe Bernold, Svitzer Henric, Andrea Troiani y Mario Caroli, así como clases particulares con el profesor de flauta del Conservatorio de Maastricht Philipe Benoit; el solista de la Concertgebouw Orchestra Kersten McCall; y Marieke Schneemann, profesora del Conservatorio de Ámsterdam.

Actualmente realiza su segundo máster en Bruselas.
Actualmente realiza su segundo máster en Bruselas.

Bárbara formó parte de la Orquesta de su Conservatorio, considerada una asignatura más para los alumnos, pero además consiguió entrar en 2015 en la Orquesta Joven de los Países Bajos, una muestra más del gran talento de la flautista onubense. “Aquel mismo verano tocamos una ópera en un ensemble de instrumentistas jóvenes como yo, y fue muy enriquecedor. Fue la primera vez que toqué con cantantes. Una experiencia estupenda”, reconoce la onubense.

En los años siguientes, Gálvez, de la mano de la citada Orquesta, actuó en Holanda, Alemania, Rumanía e Italia interpretando obras como ‘Petrouchka’, de Stravinsky; ‘Der Rosenkavalier’, de Strauss; la ‘6ª Sinfonía’ de Mahler o ‘La Valse’, de Ravel, en auditorios como Rotterdam Philharmonic, Koncerthaus Berlin, Het Concertgebouw Amsterdam y el Atheneo de Bucarest.

Recorriendo Europa con la Orquesta Joven de los Países Bajos, Bárbara ha conocido diferentes ciudades y culturas, y trabado amistad con compañeros de diferentes nacionales, hechos que la han ayudado, según reconoce, a abrir su mente y ser más tolerante. Además, la experiencia ha contribuido a que mantenga la motivación y a disfrutar de lo que verdaderamente la apasiona, su gran sueño: tocar en una orquesta.

El sueño de Bárbara es poder seguir tocando en orquestas.
El sueño de Bárbara es poder seguir tocando en orquestas.

Continuando con su formación, la onubense ha querido seguir vinculada al Koninklijk Conservatorium de Bruselas, donde este curso se ha inscrito en el Máster de Interpretación de Picolo, que imparte la picolista belga de la Malmö Symphony Orchestra, Katlijn Sergeant. “Este instrumento es afín a la flauta y supone otra puerta profesional más”, señala Bárbara, un motivo de pesa para ampliar sus conocimientos musicales.

En esta línea, Russel Satoshi, de la Orquesta de Dinamarca y Vincent Courtvrint, de la Concertgebouw Orchestra de Amsterdam, son otros de los profesionales que han compartido sus conocimientos con Gálvez en los últimos meses.

A caballo entre Huelva y Bruselas, la onubense compagina sus estudios con conciertos y con sacarse el carné de conducir, una asignatura que tenía pendiente desde hace tiempo.

Pero dominar a la perfección y con calidad un instrumento es una tarea que no deja mucho margen al ocio y otras cuestiones, sobre todo si se quiere alcanzar la cumbre del éxito. La perseverancia y el talento de Bárbara Gálvez la están llevando por este camino hacia el virtuosismo, y con él, a cumplir su deseo de continuar haciendo música y recorrer el mundo junto a grandes orquestas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.