La onubense Belén Muriel obtiene el primer Premio de la Cátedra Santander por su análisis jurídico de la gestación subrogada en España

La joven hace hincapié en la desprotección a la que quedan expuestos los menores a los que se les deniega la inscripción en el Registro. Una situación no contemplada en una Ley objeto de amplias mejoras.

La onubense Belén Muriel Pastor.
La onubense Belén Muriel Pastor.

Ana Rodríguez. La gestación subrogada, también conocida como gestación por sustitución o vientre de alquiler, es una práctica sobre la que existe una gran controversia. No sólo a nivel ético y moral, que es el que la mayoría de la veces sale a la palestra cuando se debate este asunto, sino también a nivel jurídico o legal.

El Trabajo Fin de Grado de la onubense Belén Muriel Pastor, que analiza precisamente esta temática, ha sido reconocido con el primer Premio Cátedra Santander de Derecho y Menores, un galardón que se concede en el marco de la Facultad de Derecho de la Universidad Pontifica Comillas de Madrid y que premia la excelencia en la argumentación jurídica y la resolución de problemas actuales de menores.

‘La problemática en España en torno a la eficacia extraterritorial de la filiación derivada de la gestación por sustitución’ es el título del TFG de esta joven de 24 años que, con el apoyo de su tutor, el doctor José Ignacio Paredes, ha sabido diseccionar esta polémica cuestión relativa al derecho internacional privado.




Belén ha ganado el primer Premio de la Cátedra Santander de Derecho
Belén ha ganado el primer Premio de la Cátedra Santander de Derecho y Menores.

En su estudio, Muriel aborda la problemática registral existente en nuestro país cuando parejas españolas tienen un hijo –sobre todo fuera de España- por el método de la maternidad subrogada y quieren inscribirlo en el Registro Civil con una filiación natural –es decir, de relación de parentesco entre padres e hijos-, algo que actualmente no se permite en España.

Como explica Belén, “a pesar de que estos casos cada día se dan más, en nuestro país sólo tenemos jurisprudencia al respecto. Poca, pero alguna hay. En nuestra ley actual sólo hay un artículo relativo a este asunto: la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida. Ésta dice en su artículo 10 que ‘Será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero”.

Belén aborda en su trabajo la problemática registral de la gestación subrogada en España.
Belén aborda en su trabajo la problemática registral de la gestación subrogada en España.

Por tanto, aunque no se prohíbe explícitamente, en España no se contempla la gestación subrogada, por eso hay parejas españolas que, bien por no poder tener hijos o por ser homosexuales, se desplazan a países donde esta práctica sí es legal y luego regresan a España para inscribir a los bebés.

Entonces surge el problema, como se demuestra en uno de los ejemplos estudiados por Muriel, el de una pareja española que tuvo un bebé en Ucrania por vientre de alquiler y, al regresar a España, les denegaron la inscripción del niño en el Registro. “Según la legislación ucraniana el niño era español, pero según la legislación española, y por ser su madre ucraniana, el niño era ucraniano”, explica la onubense.

Situaciones semejantes se repiten en otros casos que recoge en su TFG, como el de una pareja de valencianos que se marchó a California, un par de sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, un caso en Israel y otros en Reino Unido.

Belén estudió en ICADE, Madrid.
Belén estudió en ICADE, Madrid.

Asimismo, hay muchos españoles residiendo en el extranjero, en naciones que permiten la subrogación bajo unas normas y restricciones. La Ley de sus países de residencia ampara su elección de ser padres por gestación subrogada, pero luego, al cumplir con su obligación de registrar al bebé en España –es obligatorio si se mantiene la nacionalidad española-, se encuentran con el citado problema.

Ante esta encrucijada, los jueces españoles suelen inclinarse por la no mercantilización del cuerpo de la mujer y la lucha contra la compra-venta de seres humanos, motivos éticos y morales por los que deniegan la inscripción de los niños en el Registro. Pero, y he aquí la originalidad del trabajo de la onubense, para proteger estos valores en ocasiones perjudican a los menores, que quedan sin filiación, incluso sin nacionalidad, con la consiguiente pérdida de derechos que ello implica.

La onubense aboga por dar prioridad a la protección de los menores.
La onubense aboga por dar prioridad a los intereses de los menores.

¿Qué se debe primar entonces? ¿Proteger el cuerpo de la mujer, el derecho a ser padres o los derechos de estos menores? Se trata, por tanto, de un tema polémico y complicado que cada día es más habitual, dado que el modelo tradicional de familia está cambiando.

Tras analiza en profundidad este asunto en su premiado trabajo, Belén Muriel sugiere en sus conclusiones que, aún siendo cierto que hay que proteger los principios de Orden Público y evitar la mercantilización de mujeres y niños, existen casos en los que éste debería “relajarse” para que primara el interés de los menores, que al final son los grandes perjudicados.

“El Derecho tiene que seguir a la sociedad y no al revés. Si es el Derecho el que impone un comportamiento y no da soluciones a problemas reales, entonces no sirve para nada. La problemática registral en casos de gestación subrogada en España debería regularse como se está haciendo en el resto de Europa, buscando el interés superior del menor”, afirma la onubense.

El jurado ha valorado la búsqueda de soluciones a la temática tan compleja que aborda Belén.
El jurado ha valorado la búsqueda de soluciones a la temática tan compleja que aborda Belén.

En el acto de entrega del Premio Cátedra Santander, que tuvo lugar el pasado mes de noviembre, la joven recibió su distinción de manos de la directora de la Cátedra, Clara Martínez. Los allí presentes alabaron su estudio, que calificaron como “extraordinario”, un tema polémico, abordado desde una perspectiva jurisprudencial, al que se presentaban posibles soluciones.

Un trabajo brillante con el que Belén ha visto recompensados tantos años de estudio y que dedica especialmente a sus padres con estas palabras: “este premio es de ellos. Sin el esfuerzo que han hecho para que pudiera estudiar en Madrid y hacer lo que yo quería, nada de esto habría sido posible”.

La onubense dedica su éxito a sus padres, abogados igual que ella.
La onubense dedica su éxito a sus padres, abogados igual que ella.

La pasión de Belén por el Derecho le viene de familia, ya que sus padres son abogados, por tanto ha sido un área que le ha interesado desde pequeña. “El Derecho Civil me apasiona, me gustaría dedicarme a él. También me interesan el Derecho Internacional Privado y el Mercantil”, admite la onubense.

Su constancia e interés por aprender, capacidades muy necesarias para sacarse una carrera como es Derecho, las adquirió en su infancia. Nacida en Huelva, estudió en los colegios Cardenal Espínola y Tierrallana, siendo actualmente presidenta de la Asociación de Antiguas Alumnas de este último centro educativo.

Belén estudia actualmente unas oposiciones.
Belén estudia actualmente oposiciones.

Tras terminar el grado en ICADE y culminar su interesante TFG, para el que ha investigado sentencias y legislaciones españolas y extranjeras, Belén está centrada ahora en el estudio de las oposiciones de Judicatura, a jueces y fiscales. “Es algo que tenía muy claro”, reconoce Muriel, y añade “cuando estaba en el colegio Tierrallana hicimos una visita a una de las Salas de lo Penal de Huelva y el juez nos explicó en qué consistía todo aquello. Desde ese instante supe que yo quería ser como él. Una manera de poder dar solución a los problemas de las personas”.

Con ese afán de superación, la joven ha ido alcanzando sus metas guiada por su enorme vocación de servicio. Un sentimiento que la llevará allá donde se proponga.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.