La Semana Santa moguereña deja un encuentro inédito durante la Madrugá

Los titulares de la Hermandad de Padre Jesús tuvieron que refugiarse en la iglesia de San Francisco, sede canónica de la Hermandad de la Borriquita y del Cristo de los Remedios.

Momento de la entrada en la iglesia de San Francisco de Padre Jesús, detrás la Borriquita y la Virgen de la Esperanza. / Foto: Cayetano Burgos.
Momento de la entrada en la iglesia de San Francisco de Padre Jesús, detrás la Borriquita y la Virgen de la Esperanza. / Foto: Cayetano Burgos.

Cayetano Burgos. La lluvia ha originado esta pasada Madruga una estampa que tardará en olvidarse en Moguer y posiblemente en repetirse, que ya forma parte de la Semana Santa de la ciudad. El tiempo dirá.

Encuentro de la Virgen de los Dolores y la Virgen de la Esperanza en San Francisco.
Encuentro de la Virgen de los Dolores y la Virgen de la Esperanza en San Francisco.

La entrada de los titulares de la Hermandad de Padre Jesús en la iglesia de San Francisco, sede de la Hermandad del Cristo de los Remedios y la Hermandad de la Borriquita. Cristo Cautivo de los Remedios, Nuestra Señora del Rosario, Cristo del Amor en su Entrada Triunfal en Jerusalen, Cristo de la Sangre, Padre Jesús, la Virgen de los Dolores y la Virgen de la Esperanza. Todos bajo el mismo techo, el del secular templo franciscano.

La Virgen de los Dolores en San Francisco con  la Virgen de la Esperanza al fondo. / Foto: Cayetano Burgos.
La Virgen de los Dolores en San Francisco con la Virgen de la Esperanza al fondo. / Foto: Cayetano Burgos.

Y una despedida histórica, el encuentro singular entre la Virgen de los Dolores y la Virgen de la Esperanza, entre la “Reina” de la Friseta y la “Reina” de San Francisco. Y desde del techo de palio de la Virgen de los Dolores, testigo de excepción de este encuentro, “la Virgen de Montemayor”.







One Response to "La Semana Santa moguereña deja un encuentro inédito durante la Madrugá"

  1. CARLOS   1 abril 2018 at 10:30 pm

    A alguien se le ha olvidado la Virgen del Rosario, reina de los cielos moguereños.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.