El moguereño Manuel Pérez Olivares, cuando salvar la vida de un bebé tiene un premio que va más allá de los reconocimientos

La actuación de este Policía Local de Punta Umbría cuando estaba fuera de servicio le valió la concesión de la Cruz con distintivo Blanco de la Orden al Mérito de la Policía Local de Andalucía, un reconocimiento que espera que sirva para que la sociedad tome conciencia de la importancia de la labor que realizan los agentes municipales a la hora de servir al ciudadano. Un gesto que llevará siempre en su corazón.

Manuel Pérez Olivares, un moguereño que es Policía Local de Punta Umbría desde 2013.
Manuel Pérez Olivares, un moguereño que es Policía Local de Punta Umbría desde 2013.

HBN. El agente de la Policía Local de Punta Umbría Manuel Pérez Olivares recibía el pasado 1 de diciembre en Sevilla el distintivo de la Cruz Blanca y su ingreso en la Orden al Mérito Policial de Andalucía por una actuación en la que salvó la vida de un bebé que se estaba asfixiando. Un acto, organizado por la Consejería de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, en el que este moguereño de 38 años veía reconocida su labor a nivel institucional. Un gesto que premia unos hechos que merecen la pena recordar.

Los hechos ocurrieron en Salteras (Sevilla).
Los hechos ocurrieron en Salteras (Sevilla).

Para conocer esta historia, debemos remontarnos a las fiestas navideñas de 2014-2015 y, más concretamente, al día anterior de la Cabalgata de Reyes, el 4 de enero. Ese día, Manuel, que estaba fuera de servicio, salió a comer fuera con la familia a un restaurante de la localidad de Salteras, en Sevilla. Al salir del local, estando en la zona de estacionamientos de vehículos, este policía se percató de que había una familia pidiendo auxilio. Según recuerda el propio Manuel, “vi como un hombre tenía a un bebé en sus brazos zarandeándolo. Así que me acerqué muy rápido y me di cuenta de que el problema era que el pequeño se estaba asfixiando. Mi reacción fue decirle que lo pusiera de inmediato boca abajo. Fueron momentos duros, porque el niño estaba como un muñeco. No se movía. Entonces, le practiqué una maniobra de reanimación con la que vi que el bebé tenía algo en la garganta, lo que le estaba impidiendo respirar. Lo puse boca abajo y se lo quité cuando le llegó a la comisura de los labios. Se trataba de una hoja verde procedente de la decoración navideña del restaurante, que el niño lo habría cogido y se lo había metido en la boca”. 

La formación adecuada puede salvar vidas si conocemos el protocolo a seguir en estos casos.
La formación adecuada puede salvar vidas si conocemos el protocolo a seguir en estos casos. / Foto: ciudadano.cl

Un relato escalofriante. Porque, gracias a la rápida actuación de Manuel, aquel bebé de tan sólo 14 meses pudo recobrar la vida. De hecho, “enseguida, el niño rompió a llorar, con lo que se lo entregué a los padres. Todos sus familiares se mostraron muy agradecidos conmigo, tanto que su padre se puso a llorar de los nervios”, nos cuenta este policía local, que asegura que “ese domingo se me cortó todo el cuerpo. En ese instante, como todo pasó muy rápido, la verdad es que ni me percaté de lo que había pasado, pero, después, cuando te paras a pensar, te das cuenta de lo importante que es tener una buena formación, porque saber primeros auxilios puede salvar vidas, como ha sucedido en este caso. Es más, para los agentes de la Policía Local es fundamental conocerlos, porque, muchas veces, llegamos a los sitios antes que los servicios de Salud, dado que somos el primer referente para el ciudadano. Son conocimientos que adquirí en la academia de policía y que casi no percibes que los tienes ahí, pero que salen cuando los necesitas. Los tenía interiorizados y me sirvieron para ayudar a estos padres que no sabían qué hacer, así que son prácticas importantes que a la hora de la verdad son fundamentales”.




Los trabajos se podrán presentar hasta el 7 de abril. 
El Ayuntamiento de Punta Umbría lo felicitó en el pleno por su actuación.

Tras este gesto, el Ayuntamiento de Punta Umbría felicitó a Manuel en el pleno del 13 de enero de 2015 por esta actuación, al tiempo que aprobó iniciar los trámites para solicitar esta Cruz con distintivo Blanco de la Orden al Mérito de la Policía Local de Andalucía para este agente del municipio puntaumbrieño, decisión que se veía culminada con la consecución de dicho distintivo.

Un reconocimiento que Manuel Pérez ha acogido con gratitud, si bien, reconoce que “la Medalla la guardaré como algo simbólico, porque, para mí, lo más importante es haber salvado la vida de ese niño, al igual que agradezco mucho las felicitaciones que he recibido por parte de los compañeros. Que tus compañeros estén orgullosos de ti es muy satisfactorio. También guardo en un sitio muy especial un reloj que me regaló la madre del niño. Aunque no le pedí nada, ellos quisieron regalármelo como gesto de gratitud”. 




Manuel continúa teniendo contacto con el niño, que se llama como él, y con su familia.
Manuel continúa teniendo contacto con el niño y con su familia.

Es más, el mayor premio que este policía local de Punta Umbría ha recibido es el cariño de toda la familia del bebé, un bebé que tiene ya cerca de 5 años y con el que sigue manteniendo relación. “Para mí es algo muy especial, porque el niño se llama Manuel, como yo. Y seguimos manteniendo contacto, puesto que intentamos vernos y quedar, especialmente con motivo de la Cabalgata de Reyes, además de mantener conversaciones puntuales con la madre a través del teléfono”, nos cuenta.

Por todo ello, Pérez Olivares lanza un mensaje para que “las administraciones públicas tomen conciencia de la importancia de la Seguridad Ciudadana, que es una base de cualquier municipio, por lo que pienso que deben apostar por ella. Por eso, me da pena cuando la gente piensa que sólo servimos para poner denuncias, cuando nuestro trabajo es muy amplio y nos dedicamos a muchos frentes, con todo tipo de intervenciones. Por ello, los ayuntamientos deben apostar por la Policía Local, porque es una garantía para la seguridad de los ciudadanos”.

Asegura que este tipo de hechos debe servir para concienciar a la sociedad de la importancia del trabajo de la Policía Local.
Asegura que este tipo de hechos debe servir para concienciar a la sociedad de la importancia del trabajo de la Policía Local.

Con todo, para terminar, Manuel asegura que, en estos momentos, “me acuerdo de mi familia, que siempre está ahí, y de mi pareja, por supuesto, que es la que sufre los turnos de mi trabajo, incluyendo muchos festivos, pero también me acuerdo mucho de la familia del niño y de todos mis compañeros. Además, para terminar, me gustaría remarcar el mensaje de que es importante que se tenga más en cuenta la labor de la Policía Local, que se preste atención a la necesidad de estar bien formados para ofrecer el mejor servicio al ciudadano. Porque somos los que estamos más cerca de la ciudadanía, por lo que solemos ser los primeros en llegar, en actuar. Creo que este tipo de situaciones nos deben servir para concienciar a la sociedad de nuestro trabajo“.

Palabras con la que finaliza la entrevista este moguereño que, tras aprobar las oposiciones de Policía Local en Olivares, donde permaneció cuatro años, estuvo un tiempo en Isla Cristina y, finalmente, hizo una permuta para quedarse en Punta Umbría, tiempo del que hace un balance muy positivo. 

Otro momento del acto de entrega de la Medalla.
Otro momento del acto de entrega de la Medalla.

La Orden al Mérito de la Policía Local de Andalucía. El sindicato CSIF forma parte de la comisión de Coordinación de las Policías Locales de Andalucía (dependiente de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía) que es la encargada de proponer y elegir a los agentes a los que se les conceden las medallas del Orden al Mérito de la Policía Local de Andalucía. Los representantes de este sindicato son Juan Manuel Quilón, presidente provincial de CSIF-Huelva y vicepresidente del sector de Administración Local de CSIF-Andalucía, y Juan Carlos Pérez, presidente de este mismo sector en el ámbito andaluz.

Estas medallas, creadas en el año 2006, reconocen y premian “la prestación de servicios, acciones o méritos excepcionales relacionados con los distintos cuerpos de la Policía Local” aunque también pueden entregarse a vigilantes municipales y excepcionalmente a personal funcionario de las restantes Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

La categoría de Medalla de Oro al mérito se concede a tres agentes por intervenir en servicios en los que se ha mantenido una conducta que evidencie un “sobresaliente y excepcional valor personal, abnegación y eficacia, con riesgo de la propia vida derivándose de manera causal en dos de los casos el fallecimiento en acto de servicio, y en el tercer caso la declaración de incapacidad permanente absoluta”.

Las Medallas de Plata se conceden a cinco policías locales: tres por intervenir en actos de servicio con efecto de incapacidad permanente total y dos a agentes con una conducta sobresaliente en acto de servicio pero sin derivarse en lesiones o secuelas.

Además, se concede la Cruz con distintivo verde a 34 personas que han demostrado un excepcional valor personal y profesional, con o sin riesgo de la propia vida, con lesiones de las que no se ha derivado ningún grado de invalidez o incapacidad. Finalmente, se concede la Cruz con distintivo blanco a 45 agentes por realizar actos donde evidencien su profesionalidad sobresaliendo con notoriedad en el cumplimiento de sus funciones, con una conducta ejemplar o digna de mención como mérito extraordinario.

En todo este proceso, el sindicato CSIF ha formado parte al participar en las propuestas iniciales, valoración de expedientes y designación de las condecoraciones en cada de las categorías.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.