Juan José Mora Doblado, algo más que un alcalde

El historiador Antonio J. Martínez Navarro nos descubre a un "hombre que obtuvo resultados fructíferos en las dos tareas que la diosa Fortuna le brindó: como insigne galeno y como Alcalde de la Ciudad de Huelva".

 Juan José Mora Doblado, Alcalde de Huelva.
Juan José Mora Doblado, Alcalde de Huelva.

Antonio J. Martínez Navarro. Las páginas que siguen son el relato, pormenorizado y apasionante, de un hombre que obtuvo resultados fructíferos en las dos tareas que la diosa Fortuna le brindó: como insigne galeno y como Alcalde de la Ciudad de Huelva.

            Juan José Mora Doblado nació el martes, 24 de junio de 1880 en Valverde del Camino en el seno de una familia compuesta por su padre, Manuel Mora Arenas, su madre, Catalina Doblado Mora y sus hermanos Francisca y Manuel Jesús (propietario del edificio donde se ubicaba “La Bilbaína”, establecimiento de comestibles, y tejidos “La Tienda Chica”, ambos sitos en la calle del Carmen).

            En la ficha médica que posee el Colegio Oficial de Médicos de Huelva, en la que figura como Colegiado número 10 y que estuvo cumplimentada en Huelva el 21 de noviembre de 1926, nos dice que terminó su Bachillerato en 1897 en el Instituto General y Técnico que se situaba en la onubense calle Méndez Núñez, lo que evidencia que su familia se trasladó a la capital siendo él un niño.


            Don Juan José se encuentra en Cádiz una ciudad con diáfano ambiente universitario, alegría inusitada irradiada por el Carnaval y su afinada luz, que con la relación de mar y tierra y situación geográfica próxima a Huelva, ensalzaba y argumentaba con entusiasmo. Así, a la edad de 24 años termina su carrera de Licenciado en Medicina por la Facultad de la bella Tacita de Plata. 

            A mediados de noviembre de 1909, se da un caso de viruelas en Bacuta. Así, el día 22 del citado mes, según “La Provincia”, un galeno recién salido de la Facultad se ofrecía gratuitamente para evitar un brote de la citada enfermedad:

<<El joven médico don Juan Mora Doblado, en vista de la reinante epidemia variolosa, ha ofrecido gratuitamente sus servicios a la Alcaldía, para cuanto con dicha enfermedad se relacione.


           El Sr. García Morales, ha aceptado el ofrecimiento del Sr. Mora Doblado, habiéndosele encomendado la asistencia facultativa de los individuos que habitan en Bacuta, entre los cuales se ha dado un caso de viruelas>>.

            En la sesión municipal del día 13 de enero de 1910, perteneciendo a la Asistencia Médica Domiciliaria y ante la escasez de doctores, la Sociedad “Socorros Médicos y Montepío de los Obreros” solicita que los galenos don Pedro Seras, don José Pablo Vázquez y don Juan J. Mora Doblado presten sus servicios a los citados trabajadores:

<<…Visto un escrito que suscribe la Junta directiva de la Sociedad “Socorros y Montepío de los Obreros de Huelva, solicitando que se autorice a los facultativos don Pedro Seras, don José Pablo Vázquez y don Juan J. Mora Doblado para que presten asistencia médica a los enfermos recetando con cargo a la farmacia municipal, previa discusión en la que intervinieron los señores Aragón, Terrades, Romero Pérez y Muñoz se acordó que pase a informe  de la Comisión de Beneficencia con carácter de urgente…>>.

Revista 'Blanco y Negro'. El aviador Leforestier.
Revista ‘Blanco y Negro’. El aviador Leforestier.

En la parcela sentimental Juan José Mora Doblado contrajo matrimonio con Manuela de la Corte Muñoz. En esta unión no hubo hijos.

            Siempre con los débiles el diario “La Provincia” informaba el 4 de abril de 1911:

<<Ayer visitó una comisión del Ayuntamiento presidida por el alcalde, Sr. Mora Doblado, al presidente de la Audiencia Sr. Sanz Ansorena, para interesarse a favor de la reintegración a la libertad de los obreros presos>>.

            La vida va proporcionando malas y buenas noticias. Así el día 15 de abril de 1911 “La Provincia” informaba de una luctuosa noticia:

<<A las seis y media de ayer tarde, dejó de existir, a los 82 años de edad, la respetable señora  doña Rosalía Mora Doblado, víctima de penosa y rápida dolencia.

            A las cinco de la tarde se verificará el entierro del cadáver de la finada, quien por las bondades de su corazón gozaba de las simpatías  de cuantos la trataron en vida.

            A toda la familia de la difunta y muy particularmente a su viudo don Jerónimo de la Corte y a su hermano el alcalde de esta ciudad don Juan José Mora Doblado, enviamos la expresión sincera de nuestro sentimiento por la desgracia que le aflige.

           La finada vivía en calle Almirante Hernández Pinzón, número 38>>.

            El viernes, 13 de octubre de 1911, el diario “La Provincia” daba una buena nueva:

<<Matrimonio. Ayer contrajeron matrimonio el conocido joven de Isla Cristina con José Zamorano y la simpática señorita Josefa Mora Doblado, hermana del alcalde de Huelva, don Juan José.

            La ceremonia se celebró en la casa de la contrayente y en familia, a causa del luto que ésta guarda.

            Los nuevos esposos, a los que deseamos feliz luna de miel, han salido para Isla Cristina, donde establecerán su residencia>>.

             En la ficha del Colegio Oficial de Médicos se nos va a informar que fue “Médico de la Junta de Obras del Puerto desde el 27 de Noviembre de 1911 hasta el año 1937 por renuncia voluntaria en la especialidad de Medicina y Cirugía General” que cultivaba llegando a alcanzar el honor de llevar la Dirección del Servicio Sanitario de la Junta de Obras del Puerto. Fue Presidente del Centro de Instrucción Comercial y Caballero de la Orden del Mérito Naval.

             Juan José Mora Doblado había sido uno de los concejales electo en las elecciones celebradas el día doce de Diciembre de 1909 siendo primer edil del Cabildo onubense, Francisco García Morales. Muy poco tiempo estuvo en este cargo municipal, ya que en las Actas Capitulares del 24 de octubre de 1910 tomaba don Juan José posesión de su cargo de alcalde de Huelva:

<<En la ciudad de Huelva a veinticuatro de octubre de mil novecientos diez siendo la hora de las dieciocho se reunieron en la Casa Ayuntamiento el señor Alcalde accidental y Teniente de Alcalde del segundo distrito don Diego García y García, y los señores García, don José, Terrades, Muñoz, Cortés, Pardo, Mora y Barrientos, siendo el objeto de la reunión celebrar la sesión extraordinaria convocada para conferir la posesión al alcalde electo con Juan José Mora Doblado; y no resultando reunido la mayoría absoluta de los señores que forman la Corporación el Señor Presidente dispuso que se citara de segunda convocatoria…>>.

            Dos días más tarde, 24 de octubre de 1910, “se leía la Real Orden del diez del mes actual  por la que se nombra Alcalde Presidente de esta Corporación a don Juan José Mora Doblado”, sustituyendo a don José María Amo Caballero.

            Hemos leído con mucho detenimiento a través de las Actas Capitulares los pasos como Alcalde Presidente del Sr. Mora Doblado y estamos convencidos de que en el orden que pudiéramos llamar  de política pura, abrió de par en par las puertas del Consistorio a los representantes de los partidos más distanciados, y puso la garantía de su buena administración en la construcción de todas las iniciativas y de todos los juicios y en la mutua fiscalización de los elementos más heterogéneos.

            En la sesión municipal del día 3 de febrero de 1911, se acordó construir un depósito en el Parque Moret, capaz de 6.000 metros cúbicos, cuyo depósito estará provisto de filtros convenientes.

            Durante el mandato del alcalde Mora Doblado se incrementaron los controles sanitarios de los alimentos. Así, “La Provincia” del día 11 de febrero de 1911 informaba:

<<…Cumpliendo órdenes de la Alcaldía el Sr. director del Laboratorio municipal ha analizado varias muestras de dulces de los señores don José Miguel y don Vicente Álvarez. Del análisis ha resultado que  en la fabricación de dichos dulces no se emplea ninguna sustancia nociva a la salud…>>.

El Coso Blanco, año 1956.
El Coso Blanco, año 1956.

Hombre de recio proceder, el alcalde Sr. Mora Doblado “ha amonestado a los padres de varios niños que se entretenían en arrojar fango a la fachada de una casa en la calle Tendaleras”, aparecía en “La Provincia” en febrero de aquel mismo año.

           La proliferación de perros sueltos en las calles onubenses y las trágicas consecuencias que irradiaban los canes que podían producir la rabia hicieron que tomara medidas que fueron anunciadas en el diario “La Provincia” del 14 de marzo de 1911:

<<El alcalde Sr. Mora Doblado, en atención a la alarma producida en el público respecto al estado de Sanidad de los perros que circulan por la población, se propone emprender una activa campaña contra los que andan por la vía pública sin las debidas condiciones de seguridad.

           A este efecto se publicará un bando en el que son preceptivos los requisitos que deben tener los perros que circulan por las calles, se organizarán los laceros para la recogida y se suministrará, con las debidas precauciones por la seguridad de las personas, la estricnina a los mismos>>.

            En ocasiones supo ser un alcalde espartano y castigar duramente cuando el caso lo requería en justicia. Así, leemos en las Actas del día 13 de octubre de 1910:

<<…El Sr. Romero censuró la conducta de un guardia municipal al rehusar prestar auxilio a un enfermo, y el Señor Presidente ofreció poner un severo correctivo al agente de su autoridad, que tan manifiestamente faltaba al cumplimiento de sus deberes…>>.

            Como hubiera muchos mendigos que cometieran desmanes y molestaran a los vecinos el diario “La Provincia” del jueves 8 de junio de 1911 comunicaba a sus lectores:           

<<El vice-presidente de la Asociación de Caridad ha dado las gracias al alcalde Sr. Mora Doblado por su campaña contra la mendicidad callejera, rogándole la prosiga con la mayor energía, por sus beneficiosos resultados, además de experimentarlos el vecindario, se notan en la vida de la Asociación>>.

            En sus primeros meses se solucionaron los siguientes inconvenientes de la Ciudad:

            Mejorar las condiciones del alcantarillado del barrio de la Merced.

            Participar, por invitación de la Alcaldía de Bilbao, en la Asamblea de enseñanza celebrada en Madrid a donde se dirigieron tres representantes del seno del Municipio de Huelva.

            Pozo artesiano en la Plaza de la Soledad.

            Hizo presente el expediente de subasta de las obras para construcción de un edificio destinado a Casa de Socorro.

            Obras de construcción de la alcantarilla y aceras en la Alameda Sundheim.

            Tercer trozo del pavimento y acerado del Camino de la Cinta.

            Siete sables para los agentes municipales.

            Dio pavimento definitivo a diversas calles y alcantarillado a otras que tenían graves inconvenientes como la de la calle Aragón y Cuesta de San Pedro.

            La mejora del alumbrado de varias calles.

            En los días finales de noviembre de 1910 formó parte de la comisión municipal de dos señores que mediaron entre patronos y obreros para terminar con una huelga.

            En la sesión del 14 de septiembre de 1911 se iniciaba la actividad del Pabellón de Desinfección, situado a muy corta distancia del Lazareto del Higueral.

            En esta sesión municipal surge el primer impulso para que se construya un nuevo Cementerio. Este origen se condensará o cristalizará con la inauguración del campo santo de la Soledad el día 1 de enero de 1928.

Invitación a un baile de Carnaval en tiempo republicano (Gentileza de Antonio Brioso, entusiasta de la historia de Huelva)
Invitación a un baile de Carnaval en tiempo republicano (Gentileza de Antonio Brioso, entusiasta de la historia de Huelva)

Los dictámenes elaborados desde el Cabildo que mandaba don Juan José se traducía en diversos bandos en los que comunicaba al pueblo sus aspiraciones para la promoción de sus ideales. Así surgió una campaña para mejorar todas las condiciones higiénicas e impuso las correspondientes sanciones al contratista de la Limpieza Pública.

            En el aspecto cultural durante su actuación como alcalde se celebró un Congreso Americanista.

            Siendo médico es lógico que se preocupara en las lides hipocráticas. Así, el martes 6 de junio de 1911 el diario “La Provincia” informaba:

<<El Sr. Mora Doblado ha dispuesto que comience a realizarse la vacunación a domicilio en el distrito de Colón.

            Desde el próximo lunes se realizará esta vacunación en los distritos de la capital directamente de una ternera habiéndose ya también establecido un centro de vacunación gratuita en la calle Gómez Jadón, número 9>>.

            Dos días más tarde el mismo cauce informativo añadía:

<<Estando decidida la Alcaldía a que la campaña higiénica de vacunación domiciliaria se lleve a cabo de la manera más cumplida, atendiendo a las disposiciones y preceptos de sanidad pública, el Sr. Mora Doblado ha dispuesto que sean  corregidos con multas aquellos vecinos que se nieguen a la vacunación>>.

            Cualquier oportunidad era buena para don Juan José en pro de los intereses de Huelva. En este sentido, fue parte activísima de una Junta de Defensa de Huelva en la que podían participar todos los ciudadanos (”La Provincia”, sábado, 17 de junio de 1911):

<<Junta de Defensa de los Intereses de Huelva.

Hoy quedaran fijados en los sitios públicos unos carteles convocando al pueblo de Huelva a la reunión pública que el lunes próximo ha de celebrarse en el Círculo Mercantil, cuyo texto es como sigue:

           ONUBENSES:

La Junta de Defensa de los intereses de Huelva os convoca a una reunión pública en el Círculo Mercantil y Agrícola, en la noche del lunes 19 del actual a las  nueve y media, para tratar y resolver sobre los intereses a ella encomendada.

           Huelva, 19 de junio de 1911. Juan José Mora Doblado, J. Marchena Colombo, José Aragón, Diego García, F. Martín Caballero. C. Romero Pérez, Emilio Sánchez, Juan Cádiz Serrano, M. Rodríguez Machado>>.

             Dos hechos destacamos en la cuestión lúdica como primer edil, dos celebraciones que alcanzaron las páginas nacionales: el fastuoso Coso Blanco y la Fiesta de la Aviación.

            En el primero de ellos se contó con un cortejo en que todo era de color níveo: las flores, los caballos que tiraban de las carrozas y guiados del diestro por palafreneros y los motivos estatuarios de las citadas carrozas de la Cabalgata, los atuendos de los participantes, el color de los papelillos y las serpentinas…

La celebración de la Fiesta de la Aviación quedó como una página histórica de la Aviación española, ya que en esta tercera exhibición que se dio en nuestro país, y más concretamente en nuestra capital, el aviador francés Leforestier se estrelló con su avioneta “Olga” y falleció en el acto. Este fue el primer accidente mortal que se produjo en España y, por tanto, ha quedado escrito en los anales de la Aviación Española. Por cierto, don Juan José fue pieza esencial para que en aquellas jornadas celebradas en honor de Nuestra Señora de la Cinta de 1911 Huelva atrajera muchos miles de curiosos que se acercaron a ella para ver la exhibición aérea.

  Uno de los hechos más notables del Sr. Mora Doblado fue la instalación lumínica mediante un sistema de gas, eficaz y económico. Así, el 18 de mayo de 1911 la prensa local decía:

<<Desde anoche ha empezado a lucir el nuevo alumbrado por rodos incandescentes de gas instalados en las calles Concepción y Joaquín Costa (antes Palacio)>>.

     Sobre las excelencias del nuevo alumbrado, “La Provincia” apuntaba el día 18 del citado mes:

<<El alumbrado de las calles Concepción y Joaquín Costa. He aquí una mejora efectuada sin bombo ni platillos y que sin embargo dice mucho por el buen nombre de la ciudad.

           En efecto, son varios los forasteros a quienes hemos oído hacer grandes elogios de los vistosas y perfectamente iluminadas que han quedado dichas vías, las más céntricas y concurridas de la población, con el nuevo sistema de alumbrado.

           Merece la pena que digamos algunas palabras acerca de esta interesante mejora.

           Los nuevos focos de gas instalados son de 1.000 bujías que consumen por hora 700 litros de gas para las cuatro horas que están encendidos durante la noche, hacen un consumo total de 2.800 litros, resultando el precio por noche, de cada foco, de pesetas 0,68.

           Para tener la misma intensidad que con focos de luz eléctrica, se necesitarían dos focos de 10 amperes, cuyo precio resulta de dos pesetas por noche.

           Con los nuevos focos, resultan pues, una economía a la población de pesetas 1,32.

           Este sistema de alumbrado es de los más modernos que se han inventado, aunándose en él dos condiciones importantes: el de producir buena luz y ser muy económico.

           Con esta mejora, las calles Concepción y Joaquín Costa nada tienen que envidiar en cuanto a su alumbrado, a ninguna capital española>>.

La trayectoria de Juan José Mora Doblado se puede resumir en una frase, es como si se hubiera dicho durante más de año y medio de su mandato: Hizo durante este período más política, pero política municipal, hechos encaminados a la transformación de la Ciudad y a que sus ciudadanos tuvieran unas mejores condiciones de vida.

Tras dejar la Alcaldía el doctor Mora Doblado continuó su labor como médico en la Junta de Obras del Puerto siendo reclamado en dos oportunidades como Vocal médico de la Comisión Mixta de Reclutamiento y por cuya brillante ejecutoria le fue concedida la Cruz de tercera clase de la Orden del Mérito Naval.

            El día 28 de febrero de 1932 se produjo un incendio en la vivienda de don Juan José Mora Doblado, calle Almirante Hernández Pinzón o actual Marina. Dos días más tarde “La Provincia” informaba sobre el suceso:

<<Leído oficio del Sr Jefe del Servicio de Incendios participando que el día 28 de febrero último a las una y cuarenta y cinco fue avisado el servicio de incendios para el siniestro ocurrido en casa de la calle Almirante Hernández Pinzón, propiedad de don Juan José Mora Doblado en la que existe un establecimiento de efectos navales de don Antonio Barroso León cuyo incendio quedó extinguido a las nueve siendo de resaltar la conducta de los capataces Antonio Mata Gavilán y Ramón Medel Labadía por su trabajo denodado y gran exposición por falta de personal, como asimismo al bombero José Villar del Río, habiéndose presentado durante los trabajos de extinción a las tres y treinta el bombero Ángel Elvira, y el chofer de la camioneta de obras, Juan Rebollo y a las 7 y 35 el bombero Francisco Hernández, los cuales trabajaron en la extinción leída>>.

            Días más tarde aparecía en el diario “La Provincia” el siguiente agradecimiento:

<<Carta de la Sociedad Morrison y Hasendel y don Juan Mora Doblado elogiando el comportamiento del servicio de bomberos con motivo del referido incendio y remitiendo la primera cincuenta pesetas como donativo para el personal. Leído moción de la alcaldía exponiendo que sin perjuicio de la resolución definitiva que recaiga en el expediente incoado al personal ha levantado la suspensión de empleo y sueldo de casi todos los incautados que en el incendio referido aunque hubo deficiencias por falta de personal tiene la satisfacción de los empleados municipales el afecto al servicio que permanecieron en sus puestos como la guardia municipal, supliendo con voluntad al personal que no concurrió, auxiliados por el vecindario y obreros que espontáneamente cooperaron pudo llevarse a cabo el servicio con el máximo de eficacia, según confirman las cartas de que queda hecho méritos y proponiendo se acuerde expresar públicamente>>.

La pertenencia políticadel Sr. Mora Doblado estuvo en el Partido Radical. En el diario “La Provincia” del martes, 19 de marzo de 1935, así lo declaraba el mismo ex alcalde:

<<En los primeros días de marzo fue nombrado Subsecretario del Ministerio de Comunicación el Sr. Rey Mora. Días más tarde, el Excmo. Ayuntamiento de Huelva le concedió el título de Hijo Predilecto de la Ciudad. Pues bien, el día 20 de marzo de 1935 vino el Sr. Rey Mora a Huelva  y en una comida homenaje político decía el citado señor:

           “La antena sentimental del Sr. Lerroux es tan sensible, que recoge en ella todas las sensaciones.

           Al hablar de Huelva me decía, que en su última visita, al ver los rostros de las personas que fueron a escucharle, recordaba aquellos momentos cuando vino otra vez a esta ciudad y las mujeres y los hombres le recibieron con velo y con geranios, cuando él era un demagogo y había claveles rojos en todos los balcones.

           Decía el Sr. Mora Doblado que yo soy hijo del Partido Radical de Huelva. El Sr. Lerroux me dice que es tan grande el afecto hacia mí…>>.

 Juan José Mora Doblado falleció en Huelva el día 11 de diciembre de 1940.

            Los merecimientos de don Juan José al frente del Centro de Instrucción Comercial quedaban reseñados en el diario “Odiel” del 28 de enero de 1941:

<<Centro de Instrucción Comercial. El domingo se reunió en Junta General Ordinaria esta Sociedad habiendo acordado por aclamación reelegir nuevamente la directiva que venía actuando y para la vacante de presidente por fallecimiento del Sr. Mora Doblado (q. e. p. d.) a don José de la Corte Gutiérrez.

            También se acordó a propuesta del secretario Sr. García Prieto la celebración de una velada necrológica en memoria del presidente fallecido>>.

Aún, cuando se le dio a don Juan José merecimientos en vida y en su memoria, cuando era muy respetado como médico de la Junta de Obras del Puerto, por su trabajo incansable por el progreso de Huelva debió ponerse letreros por las calles, a ver si leyéndolo en letras grandes se enteraban los onubenses de que “esa es Huelva, que ha tenido grandes hombres y no ha sabido utilizarlos”. Ahora, a pesar de que ha transcurrido más de un siglo, quisiéramos aumentar todos los honores imaginables con uno muy sencillo: que figurara en una de las futuras calles onubenses que, sin duda, se abrirán, un rótulo que se lea: “Alcalde Mora Doblado”, Sería lo justo para quien tanto amor puso siempre al servicio de nuestra Ciudad.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.