La onubense Paula Martínez continúa liderando la lucha contra el cáncer al lograr curar la fibrosis pulmonar en ratones

Llegó hace ocho años al Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), donde se unió al grupo de María Blasco, con el que ha certificado este importante hallazgo. Ahora, los medios de comunicación nacionales aplauden sus avances científicos.

La científica onubense Paula Martínez.
La científica onubense Paula Martínez.

HBN / P.C.G. Así lo destaca la agencia EFE, según recogen periódicos como 20 minutos en su información titulada ‘Dos científicas españolas logran curar la fibrosis pulmonar en ratones‘, donde aparecen en la fotografía principal la onubense Paula Martínez, junto a María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), un centro que ha logrado curar “la fibrosis pulmonar idiopática en ratones, rejuveneciendo los tejidos afectados con una terapia génica que alarga los telómeros (situados en los extremos de los cromosomas y encargados de proteger su integridad)”, tal y como recoge esta información. 

Una noticia que no sorprende a Huelva Buenas Noticias, que ya se hizo eco en su día, a través de un reportaje de Paula Crespo, de cómo la doctora en Biología Celular y Molecular Paula Martínez es una de esas investigadoras que ha llevado a cabo el estudio que sitúa los telómeros (estructuras que protegen los extremos de los cromosomas) como el talón de Aquiles de este y otros cánceres para los que hasta ahora no existía terapia farmacológica alguna, dentro del grupo de Telómeros y Telomerasa dirigido por María Blasco, es de nuestra tierra y ha dedicado buena parte de su carrera profesional al estudio del cáncer.

Un reportaje que puedes recordar en el siguiente enlace: 


http://huelvabuenasnoticias.com/2015/05/19/la-onubense-paula-martinez-una-de-las-cientificas-que-han-descubierto-el-freno-al-cancer-de-pulmon-en-ratones/

Otra imagen de Paula.
Otra imagen de Paula.

Paula Martínez. Doctora en Biología Molecular y Celular, Paula Martínez nació en Huelva capital, donde residen sus padres y sus hermanos y donde reconoce seguir viniendo a veranear, aunque pasó su primer año de vida en Riotinto.


A los 18 se fue a estudiar a la Universidad de Sevilla y, una vez que terminó la carrera empezó un periplo profesional que después de llevarle a Jerez, a Domeq, donde hizo la tesis doctoral, y a Suecia, donde permaneció 11 años entre la Universidad de Estocolmo y el Ludwig Institute for Cancer Research, le trajo a España a través de un contrato que el Ramón y Cajal concede a investigadores que han trabajado fuera de España para que puedan volver.

Ella volvió hace ocho años al Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) donde se unió al grupo de María Blasco, con el que acaba de certificar este importante hallazgo.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.