El onubense Julio Araujo, cómo la fisioterapia puede ser clave en labores humanitarias

El caso de Osman, niño afgano de 7 años con parálisis cerebral que llegó al campamento de refugiados de Idomeni, dio la vuelta a España. Una historia con final feliz en la que jugó un papel vital este joven especializado en Fisioterapira Neurológica. El onubense ha sido recientemente uno de los nominados a los XXI Premios CEU Ángel Herrera.

El fisioterapeuta onubense Julio Araujo.
El fisioterapeuta onubense Julio Araujo.

Rosa Mora. Su estancia en el campamento de refugiados de Idomeni, en la frontera griega con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, fue la primera experiencia humanitaria internacional del onubense Julio Araujo, pero sabe que no será la última. En abril de 2016, formando parte de la entonces recién creada asociación onubense AYRE (Asociación de Ayuda al Refugiado), viajó junto los sanitarios Javier Machuca, Ana Barquero, Toñi CondeFilo GonzálezJosé Araujo y la licenciada en Bellas Artes y fotógrafa Inma Sánchez hasta Idomeni, campo fronterizo que cristalizaba las tensiones migratorias en Europa. 

Junto al pequeño Osman, niño afgano de 7 años con parálisis cerebral que llegó al campamento de refugiados.
Junto al pequeño Osman, niño afgano de 7 años con parálisis cerebral que llegó al campamento de refugiados.

Fisioterapeuta por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, con máster de Fisioterapia en Actividad Física y Deporte, el onubense se desplazó a Grecia con la idea de ayudar en todo cuanto estuviera en su mano. En este sentido, durante su estancia en el citado campamento de refugiados se encargó de funciones tan diversas como el reparto de comida, ropa o leña, entre otras tareas. Su labor, no obstante, fue crucial para aquellas personas que requirieron de un tratamiento médico acorde a su especialidad. En esta línea, Julio Araujo recuerda con especial emotividad el caso de Osman, niño afgano de 7 años de edad con parálisis cerebral, que tras la dura travesía de la familia en su huida desde Afganistán, tan solo pesaba 7 kilos al llegar a Idomeni. Un menor al que Julio Araujo tuvo la oportunidad de tratar durante su estancia en Idomeni

Su trayectoria social le ha hecho ser uno de los nominados en los XXI Premios CEU Ángel Herrera.
Su trayectoria social le ha hecho ser uno de los nominados en los XXI Premios CEU Ángel Herrera.

Paralelamente, en relación al caso de Osman, el onubense mostró un gran apoyo a la difusión de la campaña iniciada entonces por la ONGD Bomberos en Acción a través de Change.org con la que alcanzaron recoger más de 170.000 firmas, enorme movilización ciudadana que consiguió que el menor afgano fuera trasladado junto a su familia a Valencia para ser tratado de su parálisis cerebral. “Fue muy gratificante ver cómo en pocos días el niño iba mejorando. Creé un gran vínculo con la familia de Osman y el saber de su traslado a Valencia fue un gran noticia“, explica a Huelva Buenas Noticias Julio Araujo. 


De su experiencia en Idomeni se queda con la sonrisa de los niños.
De su experiencia en Idomeni se queda con la sonrisa de los niños.

El compromiso de este onubense de 25 años con las causas sociales se remonta a su niñez. Ya siendo alumno del colegio Maristas, Julio Araujo nos cuenta que solía participar en actividades solidarias como recogidas de alimentos. Asimismo, desde su segundo curso del Grado en Fisioterapia, se involucró de lleno en el funcionamiento del CDM-CL Avant Moncada, club de ámbito nacional, con sede en Moncada, que trabaja con el objetivo principal de fomentar e impulsar la práctica del deporte en personas con diversidad funcional mediante la práctica del Paratriatlón y el multideporte a nivel de iniciación o de mejora del rendimiento deportivo con vistas a la competición facilitando así la inclusión de los deportistas en la sociedad. “Desde aquí agradezco al fisioterapeuta Javier Martínez Bramaje, profesor de la Universidad CEU Cardenal Herrera, que me pusiera en contacto con Raúl Micó Valera, con quien empecé a entrenar a los chavales en el club“, nos cuenta Julio Araujo. 

Su vocación solidaria se remontar a su niñez.
Su vocación solidaria se remonta a su niñez.

Esta vocación social y su trayectoria en acciones solidarias han llevado al onubense a ser uno de los nominados este año en los XXI Premios CEU Ángel Herrera, galardones con los que esta entidad pretende reconocer a las personas que, dentro del colectivo de Alumni CEU, hayan destacado por su trayectoria con la realización de un proyecto que haya impulsado la construcción de una sociedad más justa y fraterna mediante el servicio del bien común. Entregados los reconocimientos la pasada semana, a pesar de que Julio Araujo no ha sido finalmente una de las personas premiadas, el joven se siente enormemente agradecido por haber formado parte de la lista de nominados.


El joven está especializado en Fisioterapia Neurológica.
El joven está especializado en Fisioterapia Neurológica.

Por otra parte, Julio Araujo reconoce que en su vida ha ejercido una gran influencia su propia familia. En esta línea, asegura tener a grandes referentes en su casa: su madre Mercedes, su padre Julio Araujo y su hermano José Manuel Araujo. Personas -su padre y hermano- médicos de profesión, que atesoran una gran experiencia en acciones humanitarias como miembros de Ibermed, ONG integrada por sanitarios que prestan su labor de forma altruista en Iberoamérica. Precisamente Iberoamérica será el próximo destino al que prevé viajar  este joven que actualmente trabaja en un clínica de daño cerebral en Madrid. “Espero participar pronto en un proyecto que la Asociación Obras Sociales del Hermano Pedro desarrollara en Guatemala”, nos cuenta este onubense que no duda en volver a ofrecer de forma altruista su trabajo como fisioterapeuta entre aquellos que más lo necesitan. 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.