Tiflonuba Teatro representa en Villalba del Alcor la obra ‘La eterna herencia’

Con entrada gratuita, esta obra del grupo de teatro de la Once se representa en el Teatro Municipal de la localidad este jueves, 18 de enero, a partir de las 18.00 horas.

Cartel de la obra.
Cartel de la obra.

HBN. ‘La eterna herencia’ es el titulo de la obra que va a representar en el Teatro Municipal de Villalba del Alcor este jueves, 18 de enero, a partir de las 18.00 horas, ‘Tiflonuba’, la compañía de teatro onubense de la Once. Un homenaje a la Generación del 98, en la que participarán personas con discapacidad visual, que demostrarán que las personas con discapacidad hacen un teatro de gran nivel artístico y una experiencia de integración social.

Una tarde cultural que organiza el Ayuntamiento de Villalba con la colaboración de la Asociación de Discapacitados Físicos, Psíquicos y Sensoriales ‘Seguir con Ilusión’ de la localidad. La entrada es de carácter gratuito. 

Una imagen de la representación de la obra. / Foto: Fundación Cajasol.
Una imagen de la representación de la obra. / Foto: Fundación Cajasol.

Bajo la dirección de Teo Domínguez, Tiflonuba Teatro ha sido reconocido con el Premio Max de Teatro Aficionado 2013 en la XVI edición de estos galardones impulsados por la Fundación Autor de la SGAE.




En Tiflonuba Teatro, tras una fase de crecimiento, de investigación y experimentación, en 2015 se produjo la decisión de condensar todas las experiencias en una nueva fase de trabajo para conducir la obra teatral hasta ese punto de tensión en el que tan sólo un paso separa el drama de la vida, negando toda concepción al teatro muerto con todos los academicismos evidentes e ir más allá de las formas adquiridas, no cesar en buscar, en renunciar a las posiciones avanzadas, no cultivar un estilo…

En este caso, la obra aparece situada en la época de la Restauración, en pleno movimiento social del “98”. La época del 98, su generación en sus mismas raíces como crónica cotidiana, como novedad ambiental protagonizada por unas gentes cuyos horizontes espirituales se ensombrecen por el difícil equilibrio “apariencia-realidad”.







Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.