Desarticulada en Huelva y Tenerife una de las principales organizaciones de tráfico de hachís que operaba en el sur de España

La investigación culminó con once entradas y registros en Huelva, Cartaya y Almonte, así como la detención de 9 personas, siete en Huelva y dos en Santa Cruz de Tenerife.

Imagen del río Piedras.
Imagen del río Piedras, donde actuaba la red.

Redacción. Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, de manera conjunta con funcionarios de la Agencia Tributaria, han desarticulado una de las principales organizaciones dedicadas al tráfico de hachís que operaba en el sur de España. La red estaba liderada por un empresario onubense considerado como uno de los principales narcotraficantes de la península. Han sido detenidas 14 personas y se han incautado de 5.100 kilos de hachís, además de material telefónico, electrónico e informático, seis embarcaciones, dos motos de agua, un helicóptero, una avioneta, un ultraligero, diversas armas de fuego y munición. Los arrestados se encontraban en trámites para adquirir unos terrenos para la construcción de un narco aeroclub que les permitiera comenzar a introducir cocaína a través de hidroavionetas. La investigación ha sido dirigida por la Fiscalía Antidroga y el juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional.

Estricto régimen militar. Las investigaciones se iniciaron hace 22 meses. Los agentes incautaron 2.700 kilos de hachís y arrestaron a tres personas que transportaban un alijo de hachís desde las playas de Huelva hasta la zona en la que iban a almacenar el estupefaciente. Esto situó a los agentes tras la pista de una organización dedicada al tráfico marítimo de hachís que distribuía tanto a nivel nacional como internacional.

Los indicios de esta primera fase de la operación desvelaron un entramado dirigido por un conocido empresario onubense con dos estructuras totalmente diferenciadas. Una de ellas se dedicaba a los aspectos financieros recaudando dinero, blanqueando y financiando las actividades delictivas; la otra rama se encargaba del transporte, almacenamiento y distribución de hachís por todo el territorio nacional y estaba dirigida por un mecánico naval. Esta parte de la organización funcionaba con un estricto régimen paramilitar y contaba con sofisticados medios tecnológicos para la identificación y seguimiento de vehículos policiales en la zona.

Tras continuar con las pesquisas en una segunda fase de la investigación se tuvo conocimiento de la infraestructura con la que contaban destinada a introducir embarcaciones semirrígidas por el río Piedras, a la altura del municipio de Cartaya (Huelva). El empresario contactaba con los proveedores marroquíes y negociaba los términos de los transportes de droga, ofreciendo seguridad y garantías para la llegada de la mercancía a tierra firme.

Posteriormente la rama operativa, ubicada en Cartaya, se comunicaba con el empresario a través de teléfonos encriptados o personas que servían de enlace para asegurarse confidencialidad. A partir de este momento los investigados preparaban dispositivos de vigilancia terrestre, marítima y aérea para asegurar  la introducción de la droga, en las que participaban hasta 30 personas  que se distribuían de forma coordinada en ambas orillas del río Piedras para dar cobertura y seguridad a las embarcaciones cargadas con la sustancia estupefaciente. Al frente de esta rama operativa se encontraba un individuo que aprovechaba su profesión como mecánico naval para preparar las embarcaciones semirrígidas.

Código desde un teléfono de Marruecos. Una vez que el hachís era introducido en nuestras costas se procedía a su distribución y venta. Para ello la organización recibía un código desde un teléfono de Marruecos, impreso también en los fardos de mercancía, el cual indicaba la cantidad pagada y su calidad, de este modo sabían qué partida de droga debía distribuir a cada uno de sus múltiples clientes. La última fase consistía en blanquear los ingresos  a través de diferentes establecimientos hosteleros, lo que permitía a los miembros de la trama justificar la posesión de inmuebles, vehículos y medios aéreos.

Fruto de las pesquisas policiales los agentes tuvieron conocimiento de que los investigados planeaban introducir el pasado agosto una gran partida  de droga mediante el empleo de una lancha rápida, por lo que se estableció un dispositivo de vigilancia en el río Piedras. Tras detectarse la entrada de la embarcación y su posterior descarga de la mercancía, esta fue recogida por dos vehículos todoterreno que la trasladaron hasta una finca próxima momento en el que fueron interceptados por los investigadores. En total fueron incautados 73 fardos de hachís con un peso aproximado de 2.300 kilos, se detuvo a dos de los participantes en el alijo y se recuperaron los dos vehículos utilizados, uno de los cuales había sido sustraído en Málaga.

Planeaban introducir cocaína a través de hidroavionetas. Finalmente la tercera fase de la investigación culminó con  11 entradas y registro en Huelva, y en las localidades onubenses de Cartaya y Almonte, y la detención de 9 personas – 7 en Huelva y 2 en Santa Cruz de Tenerife-. También se intervinieron abundantes efectos, material telefónico, electrónico e informático, embarcaciones, motos de agua, vehículos de alta gama, helicópteros y avionetas, armas de fuego y abundante munición. La organización ahora desmantelada se encontraba gestionando la compra de terrenos para la construcción de un narco aeroclub que les permitiera la introducción de importantes cantidades de cocaína mediante una avioneta adaptada como hidroavioneta.





Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.