La Universidad de Huelva impulsa la modernización del cultivo del olivo a través de ‘Tecnolivo’

El proyecto persigue el desarrollo de una solución tecnológica comercializable y de fácil uso por el agricultor, que permita la gestión integral, ecológica y optimizada del olivar.

Instantánea de uno de los momentos durante la sesión.
Instantánea durante una de las sesiones.

Redacción. La Universidad de Huelva, mediante el proyecto de investigación europeo ‘Tecnologías para el manejo y supervisión del cultivo del olivo (Tecnolivo)’, impulsará la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación en este fruto, en base a novedosas técnicas de agricultura de precisión mediante drones.

 El ‘Tecnolivo’ está liderado por el catedrático de la Onubense, el profesor José Manuel Andújar, y en él participan, junto a parte de investigadores de su grupo de investigación, denominado Control y Robótica TEP 192, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA, España); el Instituto Nacional de Investigação Agrária e Veterinária (Portugal); Ubiwhere Lda. (Portugal); la Sociedad Cooperativa Andaluza Nuestra Señora de la Oliva (España) y la Murtigao – Sociedade Agrícola, S.A. (Portugal).

Este proyecto, financiado con 2,5 millones de euros, persigue el desarrollo de una solución tecnológica comercializable (Tecnolivo) y de fácil uso por el agricultor, que permita la gestión integral, ecológica y optimizada del olivar mediante la monitorización no invasiva de parámetros agronómicos de interés. El objetivo es modernizar un sector tradicional como el de la olivicultura, creando un producto tecnológico pionero, que abra nuevas posibilidades de negocio y sitúe a la cabeza de la innovación internacional el sector en Huelva y sur de Portugal y, por extensión, en el resto de Andalucía y centro de Portugal. Con ‘Tecnolivo’, también se busca mejorar la sostenibilidad del cultivo del olivo, favoreciendo un uso óptimo de los recursos.

El proyecto presenta una solución integral, en el sentido de que no se trata solo de realizar vuelos con drones para obtener datos de cultivos mediante cámaras u otros sensores, algo que ya puede hacerse hoy en día, sino configurar una solución completa que integre la obtención de datos, transmisión, procesamiento, interpretación, visualización y guiado de acciones, de forma cercana y ergonómica para el agricultor. Más aún, ‘Tecnolivo’ pretende ser un sistema manejado por el mismo agricultor, de modo que después de un proceso de aprendizaje, constituya una herramienta más, como los aperos de labranza o el propio tractor, que tiene a su disposición para llevar a cabo su trabajo diario. De hecho, tiene una configuración dinámica, de modo que en cada ocasión se pueden identificar zonas diferentes del olivar en cuanto a interés, por mostrar mayor variabilidad, una vez establecidas estas zonas desde el aire, la red se instala en ellas.

El sistema se configura en base a un dron o red de ellos dotados de sensores que actuarán conjuntamente con una red de sensores terrestres, lo cual permitirá monitorizar en tiempo real y de forma georreferenciada los parámetros clave del olivar. De este modo, se conocerá en tiempo real desde el estado hídrico y de nutrientes individualizado de cada árbol, hasta una estimación de la cantidad de cosecha, contando además con una evaluación de la existencia o no de plagas y enfermedades, tratamientos a aplicar, en qué zonas del olivar y en qué medida.

 ‘Tecnolivo’ persigue crear valor añadido en el sector del olivar en la provincia de Huelva, potenciando la transferencia de tecnología desde la universidad, de modo que se puedan generar mayores oportunidades de negocio y empleo de calidad.

Durante la mañana de hoy ha tenido lugar en la Universidad de Huelva, en la Facultad de Derecho, una reunión técnica en la que han participado los socios del proyecto para avanzar en los últimos detalles de su puesta en marcha. La rectora de la Universidad de Huelva, María Antonia Peña, ha resaltado el “carácter internacional del proyecto, que nos demuestra que desde esta universidad pequeña podemos tener las ventanas abiertas al mundo exterior y podemos encontrar socios internacionales que nos ayuden en nuestro camino”.

Junto con la internacionalidad del proyecto, María Antonia ha subrayado su “estrecha vinculación con el entono productivo, con el tejido empresarial y, en particular, con un sector tan fuerte en Huelva como es el agroalimentario. Un sector que todavía arrastra parte del modelo de agricultura tradicional pero que, sin embargo, tiene una vocación de innovación y de mejora muy fuerte”. Por eso, este proyecto reúne “lo que nosotros vemos en el horizonte para la Universidad de Huelva y, sobre todo, para su sector investigador, que es la posibilidad de compatibilizar la visión internacional de los proyectos con el arraigo dentro del propio entono productivo. En definitiva, innovar, internacionalizar y, al mismo tiempo, ejercer esa otra función de la universidad que es la transferencia”, ha concluido.





Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.