Los prematuros del JRJ se beneficiarán de leche materna donada gracias un proyecto ideado por neonatólogos del hospital

El doctor Eduardo García Soblechero ha sido reconocido con el Premio Nacional de Ayuda a la Investigación de la Sociedad Española de Neonatología 2017 por una propuesta que mejorará la calidad de vida de los bebés onubenses.

El pediatra Eduardo García Soblechero.
El pediatra Eduardo García Soblechero.

A.R.E. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mejor alimento para un recién nacido es la leche materna de su madre y, en caso de que ésta no esté disponible, leche materna donada. De esta base parte la propuesta ‘Impacto de la implantación de un proyecto de promoción de la lactancia materna y asesoramiento a distancia en salud infantil sobre una población de recién nacidos menores de 32 semanas y/o menos de 1.500 gramos al nacer’, que se está implantando en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva y que, como muy tarde, en 2018 será una realidad.

Esta iniciativa del pediatra Eduardo García Soblechero, y que acaba de ser reconocida en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neonatología (SENeo) 2017, la cita más importante en España en este área, con el Premio Nacional de Ayuda a la Investigación, permitirá que, por primera vez en la sanidad pública onubense, los bebés prematuros o de escaso peso puedan ser alimentados con leche materna donada, la cual llegará a Huelva gracias a una colaboración suscrita con el banco de leche materna del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

El doctor recogiendo el Premio Nacional a la Investigación.
El doctor recogiendo el Premio Nacional de Ayuda a la Investigación.

Esta propuesta, además de dar un salto de calidad asistencial para estos niños, permitirá realizar un estudio comparativo de los beneficios de este tipo de alimentación. Así, el proyecto contempla comparar los resultados en lactancia materna y salud de los niños prematuros nacidos en el Juan Ramón Jiménez en 2016 y 2017 (que en sus inicios recibieron una alimentación “artificial” al no disponer de leche materna donada), con los de los pequeños que empezarán a beneficiarse del punto colaborador con un banco de leche materna en 2018. A éstos se les practicará un seguimientos especial pseudo a distancia con el que los médicos conocerán cuál es su estado de salud, si tienen o no mejor desarrollo neurológico, permanecen más o menos días ingresados, etc. 

En la puesta en marcha y desarrollo de este punto colaborativo de leche materna, junto al doctor García Soblechero, se han embarcado las doctoras Celia Pérez Serralvo y Elisabeth Gómez Santos, además de enfermeras y otros perfiles sanitarios del Hospital Juan Ramón Jiménez.

Soblechero también ejerce en el Hospital Costa de la Luz de Huelva.
Soblechero también ejerce en el Hospital Costa de la Luz de Huelva.

Un proyecto que seguro será todo un éxito, pues Eduardo García y Ceia Pérez tienen ya experiencia en llevar a cabo este tipo de iniciativas. Sin ir más lejos, en el Hospital Costa de la Luz, pusieron en marcha una colaboración similar, en este caso con el banco de leche materna del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, que está funcionando satisfactoriamente. “Es un proyecto muy interesante y relativamente barato. A raíz de él creamos el otro proyecto, el que ha premiado ahora la SENeo”, afirma el doctor. 

Éstas son sólo dos de las propuestas más recientes de este inquieto pediatra al que le apasionan los retos. Eduardo García Soblechero lleva viviendo 13 años en Huelva, donde ha tenido a sus dos hijas y se siente un onubense más. Llegó a nuestra capital procedente de Segovia, después de hacer Medicina en la Universidad Autónoma de Madrid, una carrera que eligió “por descarte”, según afirma, pues su primer impulso fue estudiar Telecomunicaciones o Biología. “Me gustaban más las ciencias que las letras y al final pensé que qué mejor que estudiar la Biología humana, el cuerpo humano, y poder curarlo”, explica.

Eduardo tiene varios proyectos en marcha.
Eduardo tiene varios proyectos en marcha.

Lo que sí tenía clara era la especialidad que quería, Pediatría, que le hizo recalar en 2004 en Huelva para hacer el MIR en el Hospital Juan Ramón Jiménez, subespecializándose en Neonatología. Tras finalizar su etapa de residente, continuó trabajando como médico adjunto en su unidad, dedicando su actividad fundamentalmente a la atención de niños hospitalizados en Neonatología y Cuidados Intensivos Neonatales, y al seguimiento en consultas del desarrollo de los niños prematuros o con problemas al nacimiento.

El pediatra estuvo dedicado a la sanidad pública hasta 2014, momento en el que entró a trabajar en el Hospital Costa de la Luz, volviendo de nuevo al Juan Ramón en junio de 2017, con la apertura de la UCI Pediátrica de Huelva. Ahora compagina su actividad en ambos centros, siempre inmerso en nuevos proyectos e investigaciones.

Ofreciendo una charla sobre crianza natural a los alumnos del Grado de Psicología de la UHU.
Ofreciendo una charla sobre crianza natural a los alumnos del Grado de Psicología de la UHU.

Lo curioso es que García Soblechero no tenía inicialmente una gran vocación investigadora. “Mis amigos siempre me han dicho que tengo mucha inventiva e imaginación, muchas ideas para hacer cosas. Yo creía que con realizar mi trabajo bien, estudiar para estar al día, cuidar de mi familia y demás era suficiente. Pero luego quieres avanzar en la atención de los pacientes y para eso te haces preguntas. Empiezas a indagar en lo nuevo para responder a tus preguntas y acabas queriendo extrapolar esos resultados a tu propia población”, explica el doctor del JRJ.

Al final, el segoviano acabó sacándose el título de doctor en Medicina por la Universidad de Sevilla, obteniendo el Premio Maese Alonso 2016 a la mejor tesis por su trabajo ‘Influencia de la instauración de un protocolo de actuación sobre la variabilidad y adecuación en el tratamiento de la bronquiolitis en niños hospitalizados’.

Con anterioridad, había logrado activar la cultura investigadora entre los residentes de Pediatría del Juan Ramón con la ayuda de otros compañeros, consiguiendo incentivar a los MIR para que publicaran artículos en revistas científicas nacionales. 

Una labor que no tiene precio.
Unidad de Neonatología del Juan Ramón Jiménez.

Actualmente, García Soblechero tiene en marcha varios proyectos, como el grupo de lactancia materna que han puesto en marcha en el Hospital JRJ y en el que están implicados enfermeras, auxiliares de clínica, médicos y matronas. Este grupo está evaluando la situación actual del colectivo de madres, los problemas que se encuentran en la lactancia, para a posteriori llevar a cabo ideas que mejoren este contexto. 

Otra de las iniciativas es una colaboración con la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de Huelva, a nivel de investigación básica, cuya finalidad es medir la transmisión, a través de la leche materna, de ciertas sustancias (selenio, hierro, etc) y de sus subtipos, para conocer qué implicaciones tiene la alimentación con leche materna en el metaboloma y microbioma de los niños.

Al margen del Hospital, García Soblechero puso en marcha en 2015, junto a David Mora Navarro, Ana Isabel Garrido Ocaña y Francisco Javier Jiménez Crespo, hospitaldeguardia.com, una plataforma desde la que profesionales e instituciones pueden hacer un seguimiento de pacientes a través de chats, fotografías o vídeos intercambiados entre el profesional sanitario y el paciente o cuidador. Además de impartir cursos online y semipresenciales para profesionales, pacientes y cuidadores.

García Soblechero puso en marcha el punto colaborativo de leche materna del Hospital Costa de la Luz.
El punto colaborador del Hospital Costa de la Luz está funcionando correctamente.

Después de tanto esfuerzo y dedicación, el Premio de la Sociedad Española de Neonatología ha sido para este pediatra un incentivo más para continuar con su labor. Como él mismo afirma, “es la primera vez que nos dan un premio de estas características a nivel de investigación. Estoy orgulloso de que en el Juan Ramón Jiménez, con medios mucho más modestos que otros grandes hospitales y una cultura de investigación menos arraigada, hayamos conseguido que se nos valores a nivel nacional. En nuestro medio, la mayoría de la actividad es asistencial. La investigación cuesta de tu tiempo, de horas de sueño, de estar con la familia… pero me apetece que los residentes que vienen al Hospital tengan la noción de que con trabajo y con ilusión e interés pueden tener un proyecto que compita a la altura de grandes hospitales. Que se situé en el mapa de la Neonatología de España al Juan Ramón Jiménez de Huelva“.

En suma, la labor de doctores como García Soblechero permite que la sanidad avance en nuestra provincia, siendo un ejemplo para las nuevas generaciones de médicos y profesionales de la salud.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.