El Recre refuerza su estado anímico con un triunfo trabajado y de prestigio ante el Extremadura (2-1)

Boris, de penalti, y Carlos Calvo, autores de los goles albiazules ante un buen conjunto de Almendralejo en el que anotó Willy.

Alegría en los jugadores del Decano tras el gol de Boris. / Foto: Pablo Sayago.
Alegría en los jugadores del Decano tras el gol de Boris. / Foto: Pablo Sayago.

P. G. Dicen que las finales no se juegan, se ganan. No es que el partido Recreativo-Extremadura fuera una final, pero se pudo jugar como tal. No era por la importancia en sí de los puntos, porque queda mucho, pero sí podía marcar una tendencia. Y al Decano, por una vez, le sonrió un poco la fortuna -también se la trabajó, que conste-, y logró su segundo triunfo en casa (2-1) ante un Extremadura que, por lo visto en Huelva, va a ser un firme candidato a pelear por el ascenso.

Un tiempo para cada equipo. Más o menos. Y en esta ocasión, el Recre mandó en el segundo, en el que había malacostumbrado a su gente a sufrir y perder puntos. Pasó el día de la Balona, no ante el Extremadura. Que fue quien dominó y creó más peligro en el primer tiempo, aunque en el descanso campeara un empate a uno que seguro dejó descontento a la afición extremeña que se dio cita en el Nuevo Colombino.

Aunque se esperaban más cambios, Javier Casquero, entrenador del Decano, sólo introdujo una modificación en el once con respecto al choque disputado en Écija. Carlos Calvo salió desde el inicio y no Ale Zambrano -incluso fuera de la convocatoria-, jugando Rafa de Vicente junto a Traoré en el centro del campo. Iván Malón repitió en el costado derecho de la zaga.

Tuvo que trabajar de lo lindo el cuadro onubense para sacar adelante el partido. / Foto: Pablo Sayago.
Tuvo que trabajar de lo lindo el cuadro onubense para sacar adelante el partido. / Foto: Pablo Sayago.

Y a él se debió que el Recre no empezara cuesta arriba el partido. Porque el mayor dominio del Extremadura desde el arranque, a punto estuvo de tener reflejo en el marcador al cuarto de hora, cuando Willy superó en su salida a Marc Martínez, pero su remate lo interceptó Iván Malón.

Con el Extremadura presionando muy arriba, al Recre le costaba un mundo salir, confiándolo todo a que sus bandas, Lazo y Luque, inventaran algo. En una de esas acciones encontró el premio. Un pelotazo largo arriba, más defensivo que ofensivo, se lo curró de lo lindo Boris, le robó la cartera a la zaga extremeña y le pasó el balón a José Carlos Lazo, que se topó en el más literal sentido de la palabra con el portero. La consecuencia de esa acción fue triple: penalti, amarilla a García y protestas de los extremeños al entender que Lazo exageró. Hubo una cuarta: gol de Boris en el lanzamiento.

Pese al tanto encajado el Extremadura siguió a lo suyo, dominando, buscando las cosquillas a la defensa local. Hasta encontrar recompensa. Balón largo a Kike Márquez -hay quien reclama que parte en fuera de juego-, control del esférico, un par de recortes, centro y gol de Willy de cabeza ante cierta pasividad de la zaga recreativista.

De ahí al final el Extremadura fue más ambicioso, por eso el fin del primer periodo hasta fue bien recibido por la parroquia local.

El equipo onubense se da un baño de autoestima tras ganar al Extremadura. / Foto: Pablo Sayago.
El equipo onubense se da un baño de autoestima tras ganar al Extremadura. / Foto: Pablo Sayago.

En el segundo tiempo el guión del partido, para bien del Decano, cambió. Con Carlos Calvo de protagonista estelar. Primero al no rematar forzado un centro de Rafa de Vicente, encontrándose de todos modos con el larguero en su camino. Luego al ser quien le dio dos grandes pases a Boris, uno que no pudo rematar, y otro que envió por encima del travesaño.

Pero su protagonismo mayor llegó a la hora de partido cuando lanzó una falta intencionada. Estaba lejos y seguro que le pegó con la idea de que si alguien la tocara un poco para que se envenenara. La verdad es que tuvo el mismo veneno sin que nadie se interpusiera, y tras botar en el césped, entrar en el portal del Extremadura ante el estupor de los visitantes, y a lógica alegría local.

De ahí al final pudo pasar de todo. Como que el Recre ampliara su renta -Antonio Núñez y sobre todo Boris ya al final- pudieron hacerlo; como que el Extremadura encontrara el empate en las diversas acciones que pisó el campo contrario. Airam Cabrera, que salió al final, fue quien estuvo más cerca.

Los jugadores del Recre, una piña, tras uno de sus goles. / Foto: Pablo Sayago.
Los jugadores del Recre, una piña, tras uno de sus goles. / Foto: Pablo Sayago.

Pero no era el día de desgracias para el Recre que, con corazón, fe y mucho trabajo, pudo llegar al final del choque con ese tesoro de marcador, que le vale para tomar oxígeno, templar los ánimos y sumar tres puntos de oro puro para mirar el futuro con mejores ojos.

RECREATIVO: Marc Martínez; Iván Malón, Julio Rodríguez, Sergio González, Casado; Traoré, Rafa de Vicente; José Carlos Lazo (David Segura, 77′), Carlos Calvo (Nacho Monsalve, 84′), Santi Luque (Antonio Núñez, 56′); y Boris.

EXTREMADURA: Manu García; Aitor Fernández (Airam Cabrera, 71′), Pardo, Borja García, Candelas (Manu Cordero, 75′); Giovanni, Fran Miranda, Álex Barrera (Valverde, 65′); Kike Márquez, Willy y Jairo.

Árbitro: Carralero Calvo (colegio madrileño) Mostró la cartulina amarilla a Santi Luque (24′), Carlos Calvo (63′), Traoré (66′), Julio Rodríguez (78′), por el Recre; y a Jairo (23′), García (26′), Giovanni (32′) y Borja (44′), por el Extremadura.

Goles: 1-0 (27′) Boris, al transformar un penalti. 1-1 (33) Willy remata de cabeza un centro de Kike Márquez. 2-1 (61′) Carlos Calvo, de falta desde muy lejos.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada en el grupo IV de la Segunda División B disputado en el estadio Nuevo Colombino. Alrededor de unas 9.000 personas en la grada, de ellas casi medio millar venidas desde Almendralejo.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.