Estrella Correa: “El lector encontrará erotismo, lazos de amistad, sorpresas, giros inesperados y, por supuesto, mucho amor”

Jurista de formación, la onubense, autora de la trilogía 'Clamores de juventud', jamás se imaginó llegando a publicar su propio libro, mucho menos viendo cómo sus publicaciones ocupaban expositores de librerías de Uruguay, México o Ecuador. Huelva Buenas Noticias ha conversado con esta escritora chucenera.

La escritora onubense Estrella Correa.
La escritora onubense Estrella Correa.

Rosa Mora. “Publicar un libro era uno de mis sueños más ansiados”, y se hizo realidad. Graduada en Derecho por la Universidad de Huelva, la onubense Estrella Correa, siempre ha estado vinculada, de una forma u otra, al mundo de las letras. De pequeña se recuerda escribiendo cuentos, e incluso atreviéndose con el género poético. “Más de una vez, durante todos estos años, se me pasó por la cabeza embarcarme en la aventura de publicar algunos de mis escritos y dejar que otros lo leyeran, pero lo veía como algo muy lejano, poco probable y muy difícil”, explica a Huelva Buenas Noticias la autora de Un gin-tonic, por favor -su ópera prima- Bésame, por favor y Quédate conmigo, por favor. Libros que dan forma a su trilogía ‘Clamores de juventud’ con la que onubense ha conquistado ya a un importante número de lectores.  

– ¿Cómo surgió la idea de realizar la saga ‘Clamores de juventud’?
– Me encantaría contar una historia romántica e inusual sobre cómo me surgió la idea. Algo así como… Una tarde, paseando por la playa bajo un romántico atardecer, una serie de imágenes cruzaron por mi mente, me enamoré de ellas y les di forma escrita, he ahí la fuente de la trilogía. Pero ocurrió de otra forma, inesperada por cierto. En aquel momento me rondaba y escribía otra historia muy distinta. Desconozco el cómo ni el por qué, pero nuevas ideas impresionaron mi mente y no pude dejar de pensar en ellas, a cualquier hora. Aparqué aquella historia inicial y comencé las primeras líneas de esta segunda al atardecer de un día no muy lejano. Y ya no pude parar, la inspiración respaldada por los codos es una venturosa realidad. Página tras página, no paraba de escribir lo que se ha convertido en Un gin-tonic, por favor, Bésame, por favor y Quédate conmigo, por favor. Las ideas hilvanaron palabras y alentaron una trama cuyos giros fueron cambiando conforme les daba forma escrita. Los personajes cobraron vida propia y fueron ellos mismos los que me dictaron el camino. Así ha surgido al completo Clamores de juventud.

'Un gin-tonic, por favor', ópera prima de la escritora onubense.
‘Un gin-tonic, por favor’, ópera prima de la escritora onubense.

– Ya ha publicado los dos primeros libros, cuéntanos ¿Qué encontrará en ellos el lector?
– Sumergirse en esta historia significa dar rienda suelta a la imaginación. Página tras página encontrará mucho erotismo, lazos de amistad, sorpresas, giros inesperados y, por supuesto, mucho amor. Amor fraternal, amor incondicional, amor del que te llena el corazón hasta hacerlo explotar, amor que te destroza y amor que te recompone. Sobre todo y ante todo la lectura siempre grata de vidas apasionantes que enganchan atrapando la mente y el corazón, los pensamientos y los sentimientos.

– ¿En qué se inspira para escribir? ¿Cuenta en sus páginas experiencias personales?
– Me inspiro en todo. Una vez leí que «Eres escritor cuando hay lugares que te sugieren, inmediatamente, una historia», o «Sabes que eres escritor cuando dejas lo que estás haciendo para apuntar una idea antes de que se te olvide» o «cuando sueñas por la noche con tus personajes». Yo cumplo todos los requisitos y me inspiro en cualquier situación, amigo, conocido y, cómo no, personajes ficticios y fantasías que me han marcado. Ahora, cuando ocurre algo a mi alrededor, siempre me dicen eso de «Lo podrías incluir en alguna historia» o «Con esto haces un libro de trescientas páginas».

Todo lo contado en mis libros ha de considerarse pura ficción, al menos por ahora, nunca descarto ninguna idea. Pero a la vez que afirmo tal extremo, no puedo negar que todos los personajes y cada palabra llevan un poco de mí y de las cosas y personas de mi contexto. Poco probable que las criaturas y situaciones que engendramos no posean algo de nosotras mismas, sobre todo de nuestros deseos y aspiraciones.

Portada de 'Bésame, por favor', segunda parte de la trilogía 'Clamores de juventud'.
Portada de ‘Bésame, por favor’, segunda parte de la trilogía ‘Clamores de juventud’.

– Estas publicaciones están teniendo muy buena aceptación, ¿Lo esperaba?
– Nunca imaginé que llegaría a publicar, así que pensar que mis libros ocupan expositores en librerías de cualquier país de habla hispana (en estos momentos, España, Uruguay, México, Ecuador) ni lo soñaba. Comencé autopublicando en Amazon y a través de esta plataforma el primer libro, Un gin-tonic, por favor, se dio a conocer y llegaron los contratos editoriales, primero la onubense Pábilo y luego Coral. Al principio me ilusionaba que se leyera la historia, que con el fruto de mi trabajo un grupo de posibles lectores, reducido o amplio, lo disfrutara. Cuál no sería mi sorpresa al comprobar no sólo que el libro se vendía por cientos sino que además me llegaban mensajes de las personas y los lugares más inesperados, y empezaba a hablarse de él en las redes. Aún así, he de ser sincera y reconocer que siempre confié mucho en Un gin-tonic, por favor. La primera que se enamoró de él fui yo.

– Y en Huelva, ¿Han sido bien recibidos?
– Muy bien recibidos y estoy enormemente agradecida. Las presentaciones que hicimos con la Editorial Pábilo, que publicó por primera vez en papel el primer tomo de la trilogía, Un gin-tonic, por favor, en Chucena, en Huelva en la Diputación Provincial y en Punta Umbría en la Librería La Parada, fueron un éxito rotundo. Con posterioridad, en la Feria del Libro de la ciudad, en la Plaza de Las Monjas, se agotó en todos los stands. Me sentí muy arropada por familiares, amigos y asistentes interesados en la literatura en general y en la romántica en particular.

– ¿Sabía su entorno más cercano de su faceta como escritora?
– Mis padres siempre han conocido mi pasión por la escritura. Mi padre, a quien tuve de maestro en la escuela primaria, la incentivó con la tarea de componer cuentos infantiles. Mi madre, incluso, cuenta anécdotas de cómo me veía escribir poesía sentada en la escalera de casa cuando apenas tenía diez años. Luego, a lo largo de los estudios medios y superiores, construí relatos, algunos como deber académico y otros puro placer y tendencia irrefrenable por sacar al exterior las historias que bullían en mi mente. Algunos de estos relatos e historias los di a conocer a mis amistades que no pocas veces me sugerían  la posibilidad de escribir cosas de mayor envergadura y publicarlas. He tardado años en dar forma a mis inquietudes personales y a las propuestas de los círculos de amistad.

– ¿La crítica (positiva) que más le ha sorprendido?
– Una mañana de fin de semana me llamó mi editora para decirme que un crítico literario que había leído mis libros le había llamado y me había definido como «la nueva Elisabet Benavent». Me llevé más de media hora llorando de la emoción. Para mí esta escritora de novela romántica es la mejor que hay en España en estos momentos, que me comparen con ella me llena de satisfacción y felicidad, no tengo palabras para expresar como me sentí ante esta crítica.

– En diciembre presentará el tercer libro de la trilogía, ¿Nos puede desvelar algo acerca de su contenido?
– En ‘Quédate conmigo, por favor’, tercera parte de la trilogía Clamores de Juventud, se cierra el círculo. Se toman muchas decisiones, se desvelan incógnitas y concluye la historia, para lo bueno y para lo no tan bueno de la trama porque no podemos pretender que a todos complazca el final, los posibles finales, de una larga y compleja historia. No he pretendido crear una historia de amor al uso, hay dos protagonistas masculinos de los que te puedes enamorar y esto ha derivado en la creación de dos corrientes, Alejandristas y Alvaristas, y alguna de las dos puede no estar de acuerdo con el final asignado. De todas formas, confío en que todos lo entiendan y acepten las decisiones de los protagonistas, que no mías, porque han sido ellos, como ya he comentado anteriormente, los que han ido creando su destino.

– ¿Cómo ves el futuro? ¿Algún otro proyecto ya en mente?
– Tantos que no me dejan dormir por la noche. Ya tengo varias páginas escritas de otro con el que he estado soñando últimamente. Y, por supuesto, me gustaría terminar el que dejé apartado cuando decidí centrarme en la trilogía Clamores de Juventud. Nunca dejaré de escribir, publique o no, seguiré haciéndolo.

– ¿Dónde están disponible sus obras?
– Las obras están publicadas por Group EditionWorld bajo el sello de Ediciones Coral. No tengo palabras para agradecerles su confianza en las posibilidades de mis libros. Y pueden encontrarse en cualquier librería que los solicite, así como en El Corte Inglés, Fnac y la Casa del Libro. Si no estuviera disponible, se puede hacer el pedido y lo facilitan. Actualmente me consta que en Huelva se pueden adquirir en las librerías Odiel y Saltés y en La Parada de Punta Umbría. Virtualmente se encuentran disponibles en más de ciento veinticinco plataformas digitales y a través de la web buscalibre.com (desde donde lo envían a cualquier parte del mundo).

– ¿Animamos a los lectores a que se sumerjan en las páginas de  sus libros?
– Ante todo debe leerse porque leer es maravilloso. Y la lectura de este libro, del primero y del resto de la trilogía, porque su lectura es muy gratificante, esa ha sido mi intención al escribirlos y ese el feedback que trasmiten los lectores. Te transporta a otras vidas, a otros mundos, a otras situaciones que tal vez no vivamos nunca si no es de esa manera. Esta historia te atrapa desde el principio y muchos pueden sentirse identificados con sus personajes y lo que les sucede, experiencia compartida que corroboran no pocos lectores. Un gin-tonic, por favor, Bésame, por favor y Quédate conmigo, por favor, poseen una trama atrevida, fresca y sensual, divertida y apasionante, plena de erotismo, sorpresas, giros inesperados y mucho amor que no deja indiferente a quienes los leen. Además, está asegurada una lectura amena, ágil, sencilla y rápida. Les aseguro que la trilogía posee todos los ingredientes que se esperan de una novela para entretener plácidamente, para pasar momentos maravillosos inmersos en una lectura que te enamora.





Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.