El moguereño Damián Santano cuenta su experiencia alemana tras dos años de su marcha a Berlín por trabajo y por amor

Después de que a su mujer le ofrecieran un empleo en Berlín, no dudó en hacer las maletas y marcharse con ella. Al poco tiempo, la suerte le sonreía al encontrar un puesto de administración en la misma empresa que ella. Una situación laboral que les ha permitido tener una vida estable en el país germano, hasta donde este onubense se marchó en noviembre de 2015. Hoy nos cuenta cómo se siente.

Damián Santano es un moguereño que se encuentra en Berlín.
Damián Santano es un moguereño que se encuentra en Berlín.

Mari Paz Díaz. Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Huelva, además de contar con un Máster en Contabilidad y Auditoría Financiera por la Universidad de Sevilla, Damián Santano Ruiz es un moguereño de 39 años que siempre había vivido en su localidad natal, Moguer. Así fue a excepción de un paréntesis de un año y medio que residió en Sevilla, mientras realizaba el Master, y de cinco meses en los que se marchó a Almería. Pero, a pesar de ello, nunca pensó en marcharse de su tierra, de Huelva. Sin embargo, el destino le tenía reservado otros planes.

Todo comenzó hace cinco años cuando conoció a su mujer, la bióloga moguereña Isabel Díaz Olivares, con la que se casaba el pasado verano. Desde entonces hasta ahora, la pareja ha vivido varias experiencias juntos, siempre buscando un futuro laboral que les permitiera afianzar su relación. Hace dos años, a ella le surgió la oportunidad de marcharse a trabajar a Berlín, donde la contrataron como responsable de un Laboratorio de Análisis de Alimentos. Una oferta de empleo que, lejos de separarlos, los unió aún más, porque Damián no dudó en hacer las maletas para acompañarla hasta Alemania. La suerte les sonrió cuando al poco tiempo de su estancia en el país, este moguereño también encontró trabajo.

Damián e Isabel se marcharon a Berlín hacer cerca de dos años.
Damián e Isabel se marcharon a Berlín hace cerca de dos años.

Es más, hace unas semanas quisimos conocer cómo estaba siendo la experiencia para Isabel Díaz -puedes recordar su reportaje en el siguiente enlace: La bióloga moguereña Isabel Díaz Olivares, responsable de un Laboratorio de Análisis de Alimentos en Berlín-, de ahí que, en esta ocasión, hayamos querido ver cómo se encuentran en Alemania desde el prisma de Damián Santano, que nos cuenta en esta entrevista cómo se está desarrollando su vida desde que aterrizaran en Berlín el pasado 15 de noviembre de 2015.

-Damián, ¿cómo surgió la oportunidad de marcharte a Berlín?
No fue algo premeditado. Mi pareja fue seleccionada por una empresa de su sector profesional para un puesto determinado en el extranjero, el cual suponía una gran oportunidad profesional para ella. Hicimos las maletas y emprendimos la aventura juntos. Al poco tiempo, yo también encontré trabajo.

-Es tu primera estancia en el extranjero.
Sí. Es la primera vez que resido en el extranjero. En mi caso, esta experiencia me ha venido un poco más tarde que a la mayoría de personas que decide irse fuera.

Le ayudado saber inglés, aunque quiere aprender alemán.
Le ha ayudado saber inglés, aunque quiere aprender alemán.

-¿Cuál era tu nivel de idiomas al llegar?
-No poseo titulación en idiomas. En lo que se refiere al alemán, cuando vine, apenas sabía algunas frases: lo que me dio tiempo a aprender una vez que supe que venía. En cuanto al inglés, creo que tengo un nivel medio, equivalente al B1-B2, lo que me ayudó mucho al comienzo e, incluso ahora, también resulta de mucha utilidad en el ámbito profesional. En Alemania, un alto porcentaje de la población habla inglés y es fácil poder comunicarte, si aún no posees conocimiento de alemán. Aunque, cuando ya te conocen, esperan de ti que te esfuerces en aprender su idioma.

-¿Cuál es tu balance de la experiencia?
En general, muy positivo. Aunque han surgido algunas complicaciones, sobre todo al principio, puedo decir que la experiencia nos está ayudando a crecer profesionalmente y a aprender muchas cosas a nivel personal.

-¿Cuál es tu lugar de residencia?
-Actualmente resido en Berlín, capital de Alemania, aunque trabajo en un pueblo a las afueras de la ciudad, que pertenece al estado de Brandeburgo.

Este onubense reside en Berlín. / Foto: Guía de Alemania.
Una conocida imagen de Berlín. / Foto: Guía de Alemania.

-¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
En el día a día no es muy diferente, salvando los problemas de comunicación por el idioma, es del trabajo a casa. Luego, hay épocas del año, el invierno sin ir más lejos, que sí son más difíciles de llevar para los que venimos del sur debido a las bajas temperaturas de aquí. Después de dos inviernos vividos en Berlín, aún no me acostumbro. En cuanto a la vida fuera del trabajo, tengo que decir que ésta es una ciudad muy viva, con mucha diversidad cultural, algo diferente al resto de ciudades alemanas. Para los españoles, creo que es la ciudad más propicia para vivir en Alemania, la que supondría un menor impacto cultural por nuestro carácter y forma de ser.

-¿En qué zona vives?
Resido en un barrio muy tranquilo al suroeste de Berlin. Esta parte era zona americana tras la Segunda Guerra Mundial, por lo que apenas sufrió daños en la guerra. Luego, el resto de la ciudad es muy diversa. Hay barrios más marginales, otros con muchos núcleos de población extranjera, y el centro, se podría decir que es como todas las grandes ciudades, de arquitectura más moderna y adaptado para el turismo.

El balance de su experiencia es positivo.
El balance de su experiencia es positivo.

-Y sus habitantes, ¿cómo son?
-En Berlín hay mucha diversidad cultural, muchos inmigrantes que, como nosotros, eligieron esta ciudad para buscar una oportunidad. En cuanto a los alemanes que residen en Berlín, quizás, son de carácter algo más abierto al resto de Alemania. Creo que la convivencia con tantas nacionalidades y tanto turismo les ha ayudado a ello, a pesar de que las normas de convivencia habituales del pueblo alemán están tan arraigadas como en cualquier otro punto del país. Se puede apreciar esto mucho más en barrios residenciales, como el nuestro, en las afueras de la ciudad.

-¿Cuál es la imagen que tienen de España?
En general, tienen una buena imagen de España, aunque la mayoría con los que trato apenas si conocen Mallorca y poco más (risas). Les gusta nuestra comida y nuestro clima, pero no se fían mucho de nuestra industria. En cuanto a los españoles, me he llevado una grata sorpresa porque, a pesar de lo que podamos creer, nos tienen como gente trabajadora y que emigra para progresar profesionalmente. Eso sí, no les agrada mucho nuestro tono a la hora de conversar (risas).

Trabaja de administrativo en el mismo Laboratorio que su mujer, Isabel.
Trabaja en el área de administración del mismo Laboratorio que su mujer, Isabel.

-¿Qué estás haciendo en estos momentos?
Tanto mi mujer como yo trabajamos en una empresa de análisis de alimentos. Principalmente, fruta y verdura. Ella trabaja como microbióloga y es analista-jefe de su departamento. En mi caso, mi puesto es de administración, pero bastante vinculado con la parte del laboratorio.

-¿Te has marcado algún nuevo objetivo?
-Ahora que ya estoy mucho más adaptado a la ciudad y al país en general, me planteo mejorar considerablemente mi nivel de alemán. Considero que es algo fundamental si se quiere progresar profesionalmente en este país.

-¿Qué piensa tu familia de tu aventura?
Al principio, les chocó un poco que nos llegara esta oportunidad tan inesperada, pero al poco tiempo lo vieron como la mejor posibilidad que se nos planteaba, así que entendieron que era una buena ocasión de cara a nuestro futuro. Ya nos han visitado algunas veces y se han alegrado al ver que nuestra situación aquí es buena.

Damián, con su familia en una visita a Berlín.
Damián, con su familia en una visita a Berlín.

-¿Y tus amigos?
-También nos han apoyado desde el principio y nos han animado mucho en esta experiencia, aunque todavía no se atreven tanto con las visitas (risas).

-¿Cuáles son tus planes futuros?
Mejorar mi nivel del idioma, conocer más a fondo la ciudad, dado que es muy grande y tiene muchos rincones por descubrir, así como el resto del país, e intentar progresar profesionalmente.

-Por tanto, ¿por ahora no piensas volver a España?
A corto plazo no tenemos la idea de volver. Ahora mismo tengo una buena oportunidad de crecer en mi ámbito laboral y mi pareja también. En España, a día de hoy, no tenemos claro que pudiésemos encontrar una situación como la que tenemos aquí. En el horizonte si está la idea de volver, a medio-largo plazo, aunque no sabría decir si a Huelva o alguna otra parte de España que nos pudiera dar la oportunidad de estar con la familia y amigos de toda la vida más a menudo. No descarto nada, pero hoy resulta difícil poder elegir hacia dónde te llevará la vida. Eso sí, tenemos a España y Huelva como objetivo para el futuro.

-¿Qué es lo que más echas de menos de Huelva?
La familia y amigos. La comida, por supuesto, y el clima que tenemos en Huelva, que es envidiable.

Hay que aprovechar las oportunidades que tenemos en la vida.
Hay que aprovechar las oportunidades que tenemos en la vida.

-¿Recomiendas a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España? ¿Por qué?
Sí, lo recomiendo. Creo que es una oportunidad única para aprender y mejorar, no solo en el ámbito laboral sino también en el personal. Se puede aprender mucho conociendo desde dentro otras culturas. Pienso que, siempre habrá tiempo para volver si se desea de verdad, y aunque también puede resultar difícil y duro el regreso, toda la riqueza que llevaremos con nosotros nos será muy útil y podremos usar nuestra experiencia en nuestra tierra para intentar ayudar al desarrollo de nuestra provincia y entorno.

-Para terminar: un mensaje a los onubenses.
-Decirles que si tienen la oportunidad, la aprovechen. Que no tengan miedo, porque los cambios siempre son difíciles, pero todo se lleva. Viajando y conociendo otros lugares y otras gentes es una de las mejores formas que encontrarán para mejorar y progresar, y que esa experiencia les será de mucha ayuda en su vida. E, incluso, puede que también logren ayudar a otras personas y a su entorno. Mucha suerte.





Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.