Carolina Marín recupera su mejor versión y conquista con brillantez el Abierto de Japón de bádminton

La onubense, que no ganaba un Superseries desde 2015, derrotó en la final en Tokio a la china He Bingjiao en dos sets, 23-21 y 21-12.

Carolina Marín, con el trofeo conquistado en Tokio. / Foto: Bádminton Photo.
Carolina Marín, con el trofeo conquistado en Tokio. / Foto: Bádminton Photo.

S. D. Carolina Marín cerró de la mejor manera posible su andadura por el Abierto de Japón de bádminton derrotando en la final a la china He Bingjiao (23-21 y 21-12, en 53 minutos), sumando así un nuevo torneo Superseries, algo que no lograba desde 2015 cuando ganó en Hong Kong, si bien en ese periplo la onubense sí conquistó dos Campeonatos de Europa y, ahí es nada, el oro olímpico en Río de Janeiro.

Lesiones, una preparación enfocada en los Juegos, la eclosión de jóvenes jugadores… todo ha jugado para que Carolina se alejara, al menos en los Superseries, de su mejor nivel, que parece que ha recuperado en Japón, donde a lo largo de la semana ha acreditado una sensible mejoría.

Desde que arrancó el torneo ante la china Xioxin, pasando por su partido con la hindú Nehwal y luego con la japonesa Akane Yamagushi, la de Huelva dejó constancia de su gran nivel, que iba a ser puesta en juego en una dura prueba de fuego: Nozomi Okuhara en semifinales. La lesión de la nipona aplazó ese test, además de permitir llegar a una nueva final en la que se encontró con la emergente He Bingjiao.

Fue un partido duro, lógico, si bien la resolución del primer set fue determinante en la suerte del mismo. En esa primera manga el equilibrio de fuerzas quedó patente desde el inicio, y el 8-11 con el que la china se fue al descanso sólo fue un pequeño contratiempo. Supo reaccionar Carolina, que volteó el marcador hasta el 16-15.

Claro que lo más duro estaba por llegar, ya que Bingjiao se colocó a un paso de cerrar el set: 18-20. Ahí se vio la fortaleza mental de Carolina que, sin prisa pero sin pausa, enjugó es desventaja y tras disfrutar de un volante de set con 21-20, no desaprovechó el segundo para acabar apuntándose el parcial por 23-21.

Ese triunfo en la manga fue el principio del fin del partido. A Carolina le dio alas, y para la china fue una losa moral que no supo quitarse. La mejor versión de la onubense hizo añicos la resistencia de Bingjiao, y el 7-2 de salida fue ya decisivo. Desde ahí, la onubense insistió y, tras llegar al intervalo con un claro 11-3, se marchó en busca de cerrar por la vía rápida el set y el partido colocándose con un inabordable 18-4.

Aún le tocó remar un poco más a Carolina, ya que Bingjiao no entregó la cuchara y con un parcial de 0-5 reaccionó hasta el 18-9, marcador que llegó a ser de 19-12. Punto final. Carolina ya no dio tiempo a más, cortó por lo sano y finiquitó la manga, el partido y el torneo con un definitivo 21-12.

Tras este torneo, Carolina Marín volverá a los entrenamientos para preparar la gira europea en octubre, cuando tenga que disputar el Super Series Premier de Dinamarca y el Super Series de Francia.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.