Historia de la televisión en Huelva (y II)

Las primeras emisiones de televisión en color se dieron en los días iniciales de marzo de 1973. La primera marca de televisores en color que se impuso en Huelva fue la alemana “Telefunken”

Establecimiento onubense de los años sesenta en el que apreciamos, entre otros artículos, diversas marcas de televisores.
Establecimiento onubense de los años sesenta en el que apreciamos, entre otros artículos, diversas marcas de televisores.

Antonio J. Martínez Navarro. En este punto surgió un paréntesis por parte del Consejo de Ministros que había comenzado en octubre de 1969, esto es, y ya duraba casi tres años, cuando se había concedido un plazo de año y medio para que los fabricantes de televisores adoptaran sus instalaciones para la producción de aparatos de televisión en color del sistema “Pal”, desarrollado por la técnica alemana. Este sistema contaba con el beneplácito de los países de Europa occidental, salvo Francia e Italia, que habían preferido el sistema francés, elegido asimismo por los países de la Europa oriental y los árabes. Pero, prosigamos con la historia de la televisión en unas fechas donde no eran solo los bosques de antena los que se observaban sobre los edificios onubenses, sino que hasta en las más humildes chabolas de suburbio se elevaba la soberbia antena cruzada de la televisión denunciando la existencia de los aparatos receptores.

           El 19 de octubre de 1972, sufre una importante avería  el repetidor de televisión de La Rábida, que por el canal número 8 enviaba señal a Huelva. Era de tal envergadura la avería, que personal de Madrid de TVE se desplazó a solucionar el problema y montar un nuevo transformador.

           El día 13 de noviembre de 1972, el alcalde recibió en su despacho al ingeniero jefe de la Zona Sur y Radio Televisión española., Sr. Marescas y al delegado provincial del Ministerio de Información y Turismo, don Ignacio López González, con el fin de la cesión del uso de los terrenos del Conquero para ubicar allí las instalaciones de U. H. F. que daría cobertura a Huelva capital y a su entorno.

             En la sesión plenaria del día 7 de febrero de 1973, los munícipes trataban sobre una solicitud cursada por el delegado provincial del Ministerio de Información y Turismo de que le fuese cedida una parcela de terreno para las instalaciones de un centro emisor de Radiodifusión y Televisión con el que se le proporcionara a nuestra capital el segundo canal de Televisión Española y los programas segundo y tercero en Radio Nacional de España.

           Las primeras emisiones de televisión en color se dieron en los días iniciales de marzo de 1973. Su ámbito era, en aquellos instantes, muy reducido: Podía verla quien dispusiera del oportuno receptor, algo, en verdad, difícil, ya que alcanzaba un precio de unas ochenta mil pesetas. Además, en los primeros meses no había demasiadas emisiones en color.

           Curiosa era la creencia generalizada en la citada fecha de que, en color, sólo se verían películas extranjeras. Craso error. En color Televisión Española tenía bastantes espacios producidos. Así, empezaron a proyectarse el “Especial trescientos sesenta grados en torno a Carmen Sevilla”; algunos de “Divertido siglo”… ¿Ah!, la célebre producción “La cabina”, protagonizada por José Luís López Vázquez, tenía un color formidable.

Un “Seat” circula por las calles de Huelva.
Un “Seat” circula por las calles de Huelva.

Instalaciones para captar y emitir en color existían: Los estadios futbolísticos de “La Rosaleda”, de Málaga; “Santiago Bernabéu” y “Vicente Calderón” de Madrid ambos; Sarriá, en Barcelona; “Luís Casanova” en Valencia; el Salón de Sesiones de las Cortes Españolas; el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid….

           Varios meses antes, Televisión Española había realizado un concierto con Eurovisión en el que se obligaba a dar un determinado porcentaje de emisiones en color a cambio de recibir otras en el mismo sistema. No obstante, algunos partidos de la Copa de Europa de la temporada 1970-71, Televisión Española los había televisado en color.

            Televisión Española no cabía de gozo: Los espacios publicitarios en color aumentarían sus tarifas; habría más audiencia… En lo referente a la elección del sistema de color no le supondría gran inconveniente. No obstante, no se sabía qué es lo que ocurriría, ya que en marzo de 1974 se efectuaban pruebas para determinar si se adoptaba el sistema “Pal” o “Secan”.

           El Canal UHF, transmitido desde el Cerro de San Cristóbal, en Almonaster la Real, comenzó a verse en nuestra capital el día 22 de abril de 1974, a pesar de que todavía no estaban en nuestro mercado antenas especiales para ver el citado canal. Pero, la señal era tan fuerte que entraba con las simples antenas del primer Canal (VHF). Se recibía a través del Canal 22 UHF.

           En nuestra ciudad, se amplificaba y se emitía por el Canal número 39. Los días 4 y 5 de mayo de 1974, se hizo la comprobación en Huelva capital, conectando la antena del repetidor de Huelva  (5) en UHF siendo efectivamente el canal 39 por donde entraba. En ambos casos, con bastante nieve, naturalmente, al no haber antenas especiales para U. H. F.

            Lo que si era evidente, que por esta zona, por la Sierra (Cortegana, en concreto) y en Huelva capital, en mayo de 1974 se veía el Segundo Canal.

           La primera marca de televisores en color que se impuso en Huelva fue la alemana “Telefunken”.

           El precio de un aparato de televisión de veintiuna pulgadas era 25.000 pesetas y garantizaba diez canales, imagen real de gran luminosidad, buena definición, sonido limpio y muebles de nogal pulido. En la misma marca y con las mismas características el televisor de sobremesa, de diecisiete pulgadas, tenía un precio de 18.500 pesetas.

           A partir del día 29 de junio de 1974, comienza a transmitir con carácter de pruebas técnicas el remisor del Canal 39 (U. H. F.) instalado en el Conquero. Este remisor comenzó a emitir los programas correspondientes a la segunda cadena de Televisión Española.

           Para traer la segunda cadena a nuestra capital, se utilizó un remisor, Canal 22, instalado en Almonaster la Real.

           Además de surtir a nuestra ciudad, el equipo del Conquero, Canal 39, dio servicio a poblaciones cercanas a Huelva (Aljaraque, Gibraleón…).

           El lunes 9 de septiembre de 1974, comenzó, sin previo aviso, la emisión de un telediario restringido que con el nombre de Tele Sur difundía noticias y espacios grabados en Andalucía y Badajoz.

           La información partía de Sevilla y comenzaba a las dos de la tarde, teniendo una duración de apenas media hora.

           Este “circuito cerrado” tenía el inconveniente de ofrecer el material que Sevilla podía recoger y que no era siempre el más apropiado, el de más palpitante actualidad.

 De cualquier forma, este Tele Sur fue el génesis u origen del actual “Canal Sur”.

           El jueves 5 de diciembre de 1974, el Grupo “Tartessos” actuó en Televisión Española en el programa “Hoy 14,15” que dirigía José María Iñigo.

            En esas fechas, triunfaba un programa llevado de la mano de Manolo Garrido Palacios, “Raíces”, en el que se elevaba a alta dimensión las canciones, danzas y costumbres de determinados puntos de España.

            El viernes, 11 de abril de 1975, a las nueve de la noche en el programa “Flamenco” de la segunda cadena, actuaba “El Niño Miguel”, famoso guitarrista onubense, que después de haber obtenido grandes éxitos en Huelva, se asomaba a la pequeña pantalla para demostrar su técnica insuperable.

             Noviembre de 1975 fue pródiga en acontecimientos. Y la Televisión Española supo hacerle frente a lo que se le demandaba, así se ofrecieron diversos y magníficos programas de los últimos instantes del Jefe del Estado y de la proclamación del Rey don Juan Carlos I. La Corporación municipal de Huelva le envió al Ilmo. Sr. Director General de Radiodifusión y Televisión una entusiasta felicitación que, según leemos en la sesión municipal del día 23 de diciembre de 1975, era contestada por el máximo representante de TVE:

<<…La Corporación quedó enterada de comunicación del Ilmo. Sr. Director General de Radiodifusión y Televisión, por la que se agradece felicitación de la misma con motivo  de los programas especiales realizados últimamente con ocasión del fallecimiento de S. E. el Jefe del Estado don Francisco Franco Bahamonde (q. e.. p. d. ) y Proclamación  del Rey don Juan Carlos I…>>.

             Nuevamente se hacía un comentario sobre Televisión Española en la sesión municipal del día 3 de enero de 1976:

<<…El Sr. Concejal don Antonio Hernández Caire, hizo uso de la palabra para explicar cómo la TVE ha demostrado que en cualquier país desarrollado se permite a los ciudadanos establecer contacto  con los animales, mientras en Doñana, no. Y que una forma de hacer rentable el Coto podía ser “cobrar impuestos a los fascículos que sobre él se editen o a los filmes documentales que en él se realicen.

            A la vista de lo expuesto la Corporación, por unanimidad de los señores concurrentes, acordó aprobar las mociones  anteriormente transcritas y dar cumplimiento a las distintas propuestas formulada en los mismos…>>.

           Ese mismo año 1976 comienzan a verse con frecuencia en nuestra Ciudad los televisores de color. Una de las primeras firmas que los ofreció fue Electrodomésticos “La Actualidad”. Citemos algunas marcas: “Iberia”, “Askar”, “Saba”, “Pye”, “Vanguard”…

            El 21 de abril de 1976 en el espacio televisivo “Los ríos” fue protagonista el río Odiel, pero en Huelva se vio mal. Decía el diario “Odiel” al día siguiente: “…El canal ocho lleva varios días averiado -¿hasta cuándo?-, y por el cinco no se recibe nada bien. Con lo que quienes vieron en blanco y negro la emisión libraron del realismo de los dos chorros de roja sangre de los cerdos sacrificados de certeras puñaladas faenas que se realizan en Jabugo a bastantes metros del Odiel, pero que se incluyeron en la película. Fueron muy bellas las fotografías del recorrido del río, sobre todo las tomas de helicópteros. Muy desigual el tratamiento dado a los pueblos del recorrido, de los que algunos como Gibraleón no tuvo la más mínima vista.

            Al alosnero que explicaba las cosas de su pueblo lo “fundieron” cuando más enfrascado estaba para dar paso al cante y al baile que no rayaron a gran altura, salvo la intervención del chico de Soto Morón, que es tan bueno como todos sabemos…”.

            Tampoco estuvieron de acuerdo con el texto que explicaba las excelencias del río y que desvirtuaba la verdad en favor de Sevilla, Así, se añadía:

<<…De las explicaciones del locutor, más vale no hablar. Delataron desde el comienzo que no se han escrito aquí. Naciendo el Odiel en la provincia, oímos la palabra Sevilla muchas más veces que el nombre de Huelva y una vez más –o varias- se dio a Aracena, el calificativo de sevillana. Y al final me parece que se citó como incierto el desarrollo industrial de Huelva. Ustedes saben que de eso, nada…>>.

           En los días finales de septiembre de 1977, hubo interferencia en la televisión producidas por una fuerte emisora. “Odiel” informaba de esta anomalía:

<<En la noche de ayer fueron varios los comunicantes que nos llamaron por teléfono a la redacción para mostrar su protesta por las interferencias que una estación de radio, no sabemos si de aficionados o de tipo industrial, producen en los canales de la televisión en nuestra capital.

           Desde las nueve hasta las once y media fueron realmente martirizantes los cortes y molestias que se sufrieron en un amplio sector de la ciudad, al menos nuestros atentos e irascibles -con razón- comunicantes se encontraban en un radio de acción que iba desde la Plaza de San Pedro hasta el puerto y la Alameda Sundheim. Un auténtico triángulo misterioso donde ver la televisión es difícil, pues si además de la mala recepción del canal 8 se añade esta interferencia cuyas voces pueden oírse –algunos  la han grabado- intentar ver los programas de noche es una proeza. Esta es ya la segunda vez que volvemos sobre el tema. Esperemos que sea la última, pues aparatos existen para detectar dónde se encuentra ese centro emisor de marras>>.

            El jueves 20 de octubre de 1977, se produjo una avería que tuvo a Huelva sin televisión desde las cuatro de la tarde del citado día hasta el domingo por la tarde.   

           Pasaron los días y Huelva seguía sin televisión. “Odiel” decía: “Un día más y con este ya van tres, Huelva se encuentra sin ver la televisión por el canal 8.

           Este es un hecho totalmente inaudito e inconcebible ya en los tiempos que vivimos…”.

En la madrugada del día 17 de noviembre de 1978, fueron destrozados los repetidores de UHF y VHF.

           Se supuso que fue un hecho de la banda terrorista ETA, ya que en el interior de una de las casetas se encontró un periódico vasco, una bala “Parabelum” y una jeringuilla.

           Al día siguiente, se desplazaron de Madrid a nuestra ciudad unos técnicos que arreglaron los repetidores de televisión.

            En 1979 irrumpe en nuestro país la calidad del sistema Crhomacolor II, tubo de imagen patentada por la marca “Zenith”, que proporcionaba un nivel de brillo, contraste y matiz de colores que supuso un gran avance.

           La Navidad de 1979 la pasaron los huelvanos sin poder disfrutar de la televisión. No se llegó a saber si la culpa la había tenido Huelva o el enlace de Espartinas. A las doce de la noche se reanudó la emisión ofreciéndose la misa oficiada por el Santo Padre. Algo es algo, pensarían muchos onubenses.

            La estrella de la revista de Prensa de TVE fue, en la sobremesa del 10 de junio de 1980, el diario “Odiel”. Al día siguiente se decía en éste:

<<En la sobremesa de ayer martes y dentro del espacio de los servicios informativos de Televisión Española se pasó por la pequeña pantalla “Revista de Prensa” con la actualidad que en los medios informativos escritos encuentran los temas más candentes de la vida nacional.

            En lo que respecta al problema de la pesca se entrevistaron a los directores de periódicos de Las Palmas y Huelva. “Odiel” representado por nuestro director José María Segovia abordó el tema de la pesca dentro del contexto de un problema de tipo internacional con soluciones exclusivas dentro de este campo, poniendo de relieve las circunstancias de las dificultades  existentes para el trabajo en los caladeros tradicionales de nuestra flota donde se encuentra el pescado. En “Revista de Prensa”, realizada por Fernando Onega, intervinieron directores de periódicos como “El País”, “ABC” y otros de gran importancia nacional>>.

           Todavía en abril de 1981, la mayoría de los hogares onubenses no captaban bien las imágenes que emitía TVE. Dependía de la zona de la ciudad, para que las interferencias fueran mayores o menores. En definitiva, para que se pudiese ver dignamente la UHF en nuestra ciudad, era imprescindible que se instalase un nuevo repetidor

           El 9 de octubre de 1981, entraba en funcionamiento el nuevo emisor  de TVE de Punta Umbría, que tenía dos mil veces la potencia que el que se venía utilizando. A partir de la citada fecha, el Primer Programa se pudo ver con absoluta claridad a través del  Canal 45 de UHF. Y en las semanas siguientes, fueron instalados seis repetidores más.

           El 23 de febrero de 1982, la “Industria Onubense” y el diario “Odiel” entregaron a José Miguel Barranco Cárdenas el televisor en color  que habían sorteado entre sus lectores con motivo de las fiestas del Santo Patrono de Huelva, San Sebastián.

           El día 17 de abril de ese año, el diario “Odiel” anunciaba que la televisión privada estaba muy cerca.

           El miércoles 28 de abril de 1982 se consiguió la máxima nitidez de la TV en Huelva gracias al repetidor de Punta Umbría, contando en sus dos programas con la máxima pulcritud de imagen.

            Con sólo orientar la antena hacia dicho emplazamiento, los usuarios onubenses captaron  la imagen de las dos cadenas de la Televisión de UHF.

           Los repetidores de La Rábida y el Conquero continuaron funcionando por un espacio de tiempo.

           En junio de 1982 el común denominador fue el Mundial que se celebraba en nuestro país. Pues bien, el anhelo general era que España se clasificase para la siguiente ronda y como no era cuestión de desaprovechar el estupendo día de playa que brindaba la festividad de San Pedro y San Pablo, los huelvanos marcharon masivamente a las playas. Por cierto, para seguir los pormenores de los equipos rivales de la Selección Española hubo televisores hasta debajo de las sombrillas en la orilla del mar.

           El jueves, 31 de diciembre de 2009, los huelvanos recibieron, al igual que el resto de los españoles, la noticia de que Televisión Española no emitiría anuncios en su programación.

           En las Emisión de las campanadas del Canal Sur de la navidad de 2014, éste cometió un gran error que acabó con la dimisión del veterano José Luis Perrengues. El diario “Huelva Información” del día 2 de enero de 2015 contaba el fallo de la siguiente manera:

<<…”Todo aparecerá en pantalla”, jaleaba el chef Enrique Sánchez. “No nos tenemos que equivocar ¿vale? Ahí está el reloj…”, apostillaba a gritos la actriz Ana Ruiz a 15 segundos de la medianoche del 1 de enero. Y en ese momento una imprevista cortinilla de Canal Sur daba paso a un post de Café Catunambú mientras en el reloj de la catedral almeriense se producían los cuartos. Cuando se retomó la señal en directo con Almería ya había sonado la segunda campanada y tras la tercer se interrumpía con una promoción sobre la localidad gaditana de Jerez de la Frontera, abortada cuando había sonado la novena señal. En miles de hogares andaluces se produjeron escenas de sorpresa y hasta de indignación, como bien mostraron decenas de videos en YouTube, frustración que también vivieron los espectadores  que seguían la señal internacional.

           El delirio de este fallo que se propagó de inmediato por redes sociales y del que se hicieron eco absolutamente todos los medios españoles ayer, está siendo aún investigado, pero desde el primer momento se descartó responsabilidad alguna desde el control de realización de la unidad móvil destacada en la capital almeriense.

           Ante tal desatino de fallos también se apartó la posibilidad de un sabotaje en el centro de control de continuidad y emisiones ubicadas en San Juan de Aznalfarache. La investigación que ha tumbado a Perrengues seguía una sucesión de “accidentes” en continuidad, al surgir de manera espontánea ese primer spot que estaba destinado en otro momento, mediante propagación informática. La segunda interrupción se habría producido al rectificar el primer error. Canal Sur había también patrocinado el mismo momento de las campanadas, con una animación de Coca Cola, en lo que se observa como una saturación publicitaria en unos instantes estratégicos.

             La RTVA se disculpaba en la madrugada del jueves a través de las redes sociales admitiendo estar “consternada”, con el anuncio de esa investigación. La indignación, pero también el buen humor y la resignación, se prodigaban por los más de 20.000 tuits que se desparramaron a lo largo de la noche, enlazando con videos de familias sorprendidas y convirtiendo a Canal Sur en el primer gran trendingtopic español

            El director de Estrategias y Comunicación, Antonio Ramírez, era quien manifestaba públicamente en el informativo  de sobremesa la investigación centrada  en el Control de Continuidad. El equipo de treinta personas de la retransmisión almeriense estaba conmovido al conocer lo sucedido en antena. Los presentadores estuvieron ajenos y tras las campanadas felicitaron a la audiencia sin saber de la frustración en las casas. Enrique Sánchez llegaba a comparar lo sucedido como “una boda preparada al detalle y el camarero tira la tarta durante el convite”. Parte del equipo, que se había encargado también  del discurso de fin de año de la presidenta Susana Díaz, se marchaba compungido de Almería en la misma madrugada…>>.

En un futuro que esperemos no sea muy lejano, se completará esta labor de investigación con la historia de televisiones que han dejado y dejan una huella de calidad, como “Atlántico Televisión”, “Teleonuba”, la Televisión Municipal…



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.