El hogar onubense de Noelia Pérez Trigo y Álvaro Redondo Rey en Norwich

Mejorar su inglés y vivir una experiencia en el extranjero fueron los motivos que impulsaron a esta psicóloga y este abogado y escritor a instalarse en Inglaterra, donde llevan año y medio. Su día a día en la población británica da para muchas anécdotas, una aventura que les está empujando a abrir sus mentes y ver la vida desde otras perspectivas.

Noelia y Álvaro se conocieron cuando iban al colegio Tartesos.
Noelia y Álvaro se conocieron cuando iban al colegio Tartessos.

A.R.E. Noelia Pérez Trigo, de 27 años y Álvaro Redondo Rey, de 26, son dos onubenses que se conocen de toda la vida. Noelia se crió en el barrio de Isla Chica, mientras que Álvaro se trasladó con siete años a la barriada de Los Rosales de Huelva procedente de San Bartolomé de la Torre. Ambos fueron al colegio Tartessos, donde compartieron aula y curso durante muchos años.

Ambos trabajan en Norwich aunque su objetivo es perfeccionar su inglés.
Ambos trabajan en Norwich aunque su objetivo es perfeccionar su inglés.

Con el tiempo, dejarían de ser compañeros de clase, tomando sus trayectorias profesionales direcciones bien distintas.

Noelia hizo Psicología en la Universidad de Sevilla y un máster de Dirección y Gestión de Recursos Humanos en la Universidad Camilo José Cela de Madrid. Trabajó posteriormente en distintos sectores, desde los recursos humanos hasta la hostelería, centrándose muy especialmente en la gestión de equipos.

En el Eaton Park de Norwich.
En el Eaton Park de Norwich.

Por su parte, Álvaro estudió Derecho y un máster de Acceso a la Abogacía en la UHU y realizó un máster de Marketing Digital y Ecommerce en la Universidad Carlos III de Madrid. 

Hace año y medio, la pareja decidió emprender una nueva vida en un pueblecito de Inglaterra llamado Norwich. Los motivos de su marcha y cómo es su vida allí nos los detallan en esta entrevista: 

Álvaro estudió Derecho y es socio fundador de una empresa de marketing  digital.
Álvaro estudió Derecho y es socio fundador de una empresa de marketing digital.

– ¿Por qué decidisteis iros fuera? 
– Realmente fue una decisión tomada de forma conjunta y fueron varios los motivos: las ganas de vivir una experiencia fuera de nuestro país, el querer independizarnos y mejorar el inglés fueron probablemente las más importantes.

A la pareja le gusta mucho viajar y conocer otros países. Aquí Noelia de visita en Oslo.
A la pareja le gusta mucho viajar y conocer otros países. Aquí Noelia de visita en Oslo.

– ¿Por qué la ciudad de Norwich y no otro lugar?
– Norwich no fue elegida por un motivo concreto. De hecho, antes de tomar la decisión ni sabíamos que existía, pero buscábamos una ciudad de tamaño parecido a Huelva y en la que no te encontrases a un español por cada metro de caminases.

– ¿Es vuestra primera estancia en el extranjero? 
– No, estuvimos seis meses de Erasmus en Messina (Sicilia), en el año 2013. Gracias a ella aprendimos algo de italiano y, aunque fue una experiencia muy diferente a ésta, nos enriqueció mucho. No obstante, siempre que podemos intentamos hacer algún viaje, así que conocemos algunos países más.

La familia de Noelia, de visita la pasada Navidad.
La familia de Noelia, de visita la pasada Navidad.

– ¿Cómo fueron vuestros primeros días en Norwich?
– Difíciles, ya que vienes con un dinero limitado, no conoces la ciudad ni las costumbres, ni manejas el idioma. Es un estrés porque mientras tienes que buscar trabajo, casa y regularizar tu situación en el país, debes vigilar que el dinero no se agote y te obligue a retornar.

También la familia de Álvaro fue a verlos durante las fiestas navideñas.
También la familia de Álvaro fue a verlos durante las fiestas navideñas.

– ¿Cuál era vuestro nivel de idiomas al llegar? ¿y ahora?
– Al llegar no entendíamos casi nada. Aterrizas pensando que el nivel adquirido en España va a ser el suficiente, pero en seguida te das cuenta de que debes ponerte las pilas, y debes ponértelas bien. Ahora podemos conversar de forma fluida y, aunque siempre haya palabras y frases que no comprendes, la mejora ha sido bastante considerable.

Álvaro degusta un zapiekanka en Cracovia.
Álvaro degusta un zapiekanka en Cracovia.

– ¿En qué trabajáis ahora en Inglaterra?
Noelia: Actualmente intento seguir formándome en mi área mediante cursos como coaching, prevención de riesgos laborales o gestión del talento, mientras lo compagino con el estudio del inglés, que fue el objetivo principal por el que me mudé a Inglaterra. No obstante, para mantenerme en el país, estoy trabajando como camarera.
Álvaro: Actualmente mis recursos económicos provienen de una empresa de marketing digital especializada en el sector jurídico, de la que soy socio fundador (zanclemarketing.com), así como de la venta de mis libros y artículos. No obstante, como el mundo de la literatura no da mucho dinero y es bastante inestable, aquí en Inglaterra trabajo además supervisando el trabajo de los ingenieros en una multinacional dedicada a la reparación de teléfonos móviles.

En Primrose Hill, Londres.
En Primrose Hill, Londres.

– ¿Cómo es vivir allí? ¿Es muy diferente a España?
– Vivir aquí es generar una experiencia cada vez que abres la puerta de tu casa. Jamás te vuelves sin haber aprendido algo nuevo. Los ingleses son personas muy diferentes a los españoles, así que debes abrir tu mente y mirarlo todo con perspectiva. Aprendes a entender que tienen costumbres diferentes y que debes aceptarlas y adaptarte a ellas. Pero siempre hay cosas que cuestan un poco más, como el ver que todo cierra a las 6 de la tarde o que no es habitual tener persianas en las casas. No obstante, no solo te relacionas con ingleses, sino que conoces a gente de múltiples nacionalidades y eso ayuda a comprender mejor sus culturas.
Sin embargo, y sin dudarlo, lo que peor que llevamos es el clima. Aunque Norwich es la región más seca de Inglaterra, la ausencia de sol se nota, y estar más de dos o tres semanas sin verlo suele repercutir negativamente en nuestro estado de ánimo.

Los onubenses planean volver a España.
Los onubenses planean volver a España.

– Contadnos alguna anécdota que os haya ocurrido.
– ¿Anécdotas? Como hemos dicho, cada día es una nueva experiencia, por lo que anécdotas sobran. Las primeras veces que salíamos fuera a comer siempre terminábamos comiendo algo muy picante o excesivamente grande, ya que el camarero siempre nos recomendaba algo que no entendíamos y nosotros siempre decíamos a todo que sí… y es que claro, no era que nosotros no tuviésemos ni idea de inglés, es que ellos pronunciaban muy raro.
Otra anécdota muy interesante fue cuando nos encontramos en una cena a un grupo de ingleses que nos preguntó de qué ciudad éramos, y al decirle Huelva nombraron al Recreativo de Huelva, ya que lo conocían por haber jugado allí Santi Cazorla. Además conocían el Nuevo Colombino… ¡Nos entró el orgullo onubense!

En el mirador de la Ópera de Oslo.
En el mirador de la Ópera de Oslo.

– ¿Cuáles son vuestros planes?
– Nos gustaría volver pronto a España y vivir una temporada en Huelva, aunque creemos que nos mudaremos de nuevo a otra ciudad de España que tenga más oportunidades a nivel laboral, como Madrid o Barcelona. No obstante, no descartamos volver a vivir otra experiencia en el extranjero.

– ¿Qué es lo que más echáis de menos de Huelva?
– La familia, los amigos, el sol y la comida. Pilares básicos. El ambiente de nuestra tierra, en general.

En Praga, divirtiéndose en una pista de hielo.
En Praga, divirtiéndose en una pista de hielo.

– ¿Recomendáis a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España? ¿Por qué?
– Viajar cura muchos estigmas que se tienen a lo desconocido, por lo tanto sí, sin duda. Y no solo por los idiomas, que son muy importantes, sino porque se pueden vivir experiencias que de otra manera serían muy difíciles vivirlas.

– Para terminar: un mensaje a los onubenses.
– En general los onubenses tenemos un problema, y es que no sabemos valorar Huelva hasta que la tenemos lejos. Huelva es una de las ciudades con mejor calidad de vida, y la provincia, después de recorrer mundo, podemos afirmar que es una auténtica joya. El mensaje es que saquemos pecho, porque no tenemos nada que envidiarle a nadie. Os animamos a que salgáis de vuestra zona de confort, porque aunque al principio el cambio produce miedo, la experiencia te da mucho más de lo que te quita.

¡Gracias y mucha suerte!



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.