La División 250 o Azul de Huelva (y II)

Podemos imaginarnos a los soldados onubenses a miles de kilómetros de su patria chica, en un clima frío en demasía, un soldado que se entonaba por fandangos y encendía una hoguera en cuanto reunía cuatro tablas.

Enfermeras españolas durante el entierro del comandante Payeras en el cementerio de  Riga.
Enfermeras españolas durante el entierro
del comandante Payeras en el cementerio de
Riga.

Antonio José Martínez Navarro. En plena fervencia contra el comunismo, se alistaban en la División Azul hombres procedentes de cualquier posición social. Así, en las Comisiones Permanentes del día 9 de junio de 1943 se destacaba un gran gesto del Sr. Moreno Cordero:

<<…Dada cuenta de carta del Señor Gestor don Luis Moreno Cordero participando su próxima incorporación a la Gloriosa División Azul cuyo puesto tenía solicitado y de comunicación del Excelentísma Señor Gobernador civil que dice que el cargo de Gestor  que desempeña el Sr. Moreno Cordero quedará vacante hasta su regreso, después de breves palabras de elogio del señor Alcalde,  se acordó hacer constar en acta el orgullo que a la Corporación produce el gesto patriótico del señor Moreno Cordero, desear a este todo tipo de venturas y comunicar al mismo el presente acuerdo haciéndole presente al propio tiempo el afecto y consideración de este Ayuntamiento…>>.

Doce días más tarde  marchaba a la Unión soviética  el indicado Gestor:

<<…Se dio lectura a carta del Gestor don Luis Moreno Cordero participando su incorporación a la Gloriosa División Azul, a oficio del Excmo. Sr. Gobernador Civil comunicando que durante su ausencia quedará vacante el cargo de Gestor que desempeña y acuerdo de la Comisión Municipal Permanente de nueve de los corrientes haciendo constar en acta el orgullo que a la misma produce el gesto patriótico del aludido Sr. Gestor…>>.

Su entusiasmo por luchar con la División Azul y por sus compañeros de Corporación lo demostraba don Luis en la siguiente ocasión (Comisiones Permanentes del día 30 de julio de 1943):

<<…Se acordó quedar enterado de telegramas del señor Moreno Cordero saludando a la Corporación al pasar la frontera para incorporarse a la División Azul…>>.

Buscando otros datos alusivos a la explosión de Niebla en Internet, acaecida el miércoles 11 de agosto de 1943, hemos encontrado el interesante texto siguiente:

<<…Los comentarios de ámbito local eran los que estaban relacionados con los dos  de los nueve combatientes locales que habían participado en el enganche de la División Azul: regresaban de la campaña de Rusia y de que uno de ellos llamado José Moro Martín, conocido como “Pepeuva”, hijo de la apodada “La Niña de los Peines”, había fallecido. El tren que los conducía para España fue atacado cuanto estaba atravesando Francia por los partisanos, lo que provocó la muerte de varios expedicionarios…>>.

El jueves 12 de agosto de 1943 el diario “Odiel” comunicaba las hazañas de un onubense en el frente ruso:

<<La Cruz de Hierro al capitán Cabello. Es hijo de Huelva y combate en Rusia contra el comunismo. El Fuhrer Canciller de Alemania, ha concedido la Cruz de Hierro de 2º clase al capitán don Manuel Cabello Otero, de Huelva, jefe de la Compañía de Teléfonos de la División Azul.

             Tan preciada y alta condecoración, ha sido concedida al capitán Cabello Otero, por su destacada actuación frente al enemigo en los duros combates que tuvieron lugar en el sector de la División Azul, en los meses de febrero y marzo del año actual, en los que dio constantes ejemplos de valor y de competencia, logrando mantener las comunicaciones en los sectores que tenía asignados  a pesar del intenso fuego enemigo de todas las armas y de la proximidad del enemigo.

            La condecoración le ha sido impuesta en el frente del Este por un alto jefe de la División Azul que tuvo frases de elevado elogio para el capitán condecorado y dedicó un emosioncado recuerdo a los caídos del grupo de Transmisiones entre los que se encuentra el heroico teniente también Cruz de Hierro y natural de Huelva don Carlos Sánchez Cáceres.

            El capitán Cabello posee también la Cruz del Mérito Militar alemán con espadas, que le fue concedida el pasado año por su destacada actuación en el frente de Wochof, en el que demostró como en el actual su espíritu y valor>>.

José García Aguirre marchó al frente de Rusia y fue herido en la mano derecha quedando inservible para realizar el trabajo ordinario. En los primeros días de noviembre de 1943 interesaba le concediera a su hermano Manuel el puesto laboral que desempeñaba antes de desplazarse a primera línea de combate en la Europa del Este (Comisiones Permanentes del día 17 de noviembre del citado año):

<<…Visto escrito de don José García Aguirre, interesando se le conceda a su hermano Manuel la plaza de peón de la Cuadrilla de Conservación que le fue reservada al peticionario al incorporarse a la División Azul y la que no puede reintegrarse por hallarse en la actualidad mutilado de la mano derecha a causa de las heridas recibidas en el Frente de Rusia, se acordó pasarlo al Señor Arquitecto para que informe en el interesado…>>.

En enero de 1944 llegó la orden de retirada general que afectaba también a la División Azul. Se volaron las piezas de artillería y se abandonó el material pesado, mientras los zapadores dinamitaban todo lo que podían. Y comenzó una retirada apocalíptica, hostigaba por el enemigo. Los últimos episodios de esta División fue que los españoles lucharon hasta el final, unos, en Polonía, otros en las montañas yugoslavas  contra los partisanos de Tito y hasta hubo dos Compañías que defendieron Berlín en los últimos días de la guerra.

En las Comisiones Permanentes del 16 de febrero de 1944 no es aceptado como bombero un licenciado en la División Azul por no cumplir el plazo reglamentario en el reingreso:

<<…A propuesta del mismo Señor García Blount, se acordó tener por renunciado al cargo de Bomberos a don José Millán Huelva por no haberse reintegrado al mismo en el plazo reglamentario después de ser licenciado en la División Azul…>>.

En la sesión municipal del 24 de junio de 1944, un concejal preguntaba sobre algo alusivo al cobro de determinada persona que había servido (y quizás fallecido) en la División Azul:

<<…El Sr. Bernal preguntó si se ha cumplimentado el acuerdo de la sesión anterior de pedir a la Jefatura Provincial de Milicias relación de los haberes devengados pro el Inspector Carbajosa durante su permanencia en la División Azul…>>.

La División Azul no se portó mal en Rusia, ni militarmente hablando, ni humanamente entendido. Tomás Salvador en su obra “La División 250 llamada “Azul” nos habla de la actuación bélica española en el frente ruso:

<<…Los rusos nos mataron cuatro mil hombres e hirieron a doce mil, bajas que les devolvimos por un estilo, dentro de un campo de batalla y en lucha abierta…>>.

Si bien la guerra terminó en 1945, tras diez años de campo de concentración y gracias a las gestiones realizadas por la Cruz Roja, el sábado, 3 de abril de 1954, llegaba al puerto de Barcelona un destartalado buque griego, de nombre “Semiramis”, con bandera de conveniencia panameña trayendo a  cientos de españoles que habían pertenecido a la División Azul.

Tumba de un soldado de la División Azul  en el Cementerio de Riga.
Tumba de un soldado de la División Azul
en el Cementerio de Riga.

El periplo del “Semiramis” fue seguido con enorme pasión por los españoles. En el diario “Odiel” del viernes, 2 de abril del mencionado año, se decía en primera página:

<<Esta tarde llega el Semiramis a Barcelona. Comunica el Ministerio del Ejército a las dieciséis quince horas de la tarde que el barco “Semiramis” se encuentra a doscientas ochenta y seis millas de Barcelona, calculándose que llegará a dicho puerto a las cuatro de la tarde de mañana día dos.

            La vida a bordo transcurre con normalidad sin que haya ningún enfermo grave y solamente unos treinta, algo delicados.

            Contacto del barco con la Emisora de Palma de Mallorca. Barcelona, 1. El buque “Semiramis”, que navega rumbo a Barcelona mantiene contacto con la emisora del Cuerpo de Telégrafos, de tres kilovatios de potencia, situada en Palma de Mallorca. La emisora de Barcelona, por ser menos potente, enlazará con el “Semiramis” en la próxima madrugada. Cifra.

            Preparativos de la Cruz Roja. Barcelona, 1. En el local de la Cruz Roja prosiguen los preparativos para montar el servicio de recepción de los repatriados españoles.

            De Madrid ha llegado la Duquesa de la Victoria, presidenta de la Junta de Damas de dicha Asociación, y también el delegado en España de la Cruz Roja Internacional, M. Arbenz, con otras personalidades que han sido recibidas por el delegado de la Cruz Roja en Barcelona, señor Abalo y otros directivos.

            Prestarán servicio en la estación marítima a la llegada del “Semiramis” la brigada número nueve, formada por personal de Barcelona, al mando del coronel Domenech Martí, con el Cuerpo Facultativo de practicantes, cien enfermeras y diversas ambulancias y autocares…>>.

La información del  regreso del “Semiramis” viene enriquecida en otras páginas del citado diario del viernes 2 de abril de 1954 y día siguiente. Con respecto a los onubenses decía el diario “Odiel”:

<<Juan Franco Jesús, de Ayamonte, que hoy –con otros nueve camaradas de Huelva- llegará a España en el “Semiramis”…>>.

En este pequeño artículo se añadía una deficiente fotografía de Juan Franco Jesús y el comentario siguiente:

<<…Esta vieja y entrañable fotografía, que ofrecemos a pesar de las dificultades que ofrecía para el grabado, nos trae el camarada que se fue, y que se encuentra hoy en libertad>>.

Hemos presentado, a grandes rasgos, las circunstancias que nos han legado las Comisiones Permanentes, el diario “Odiel” y las sesiones municipales del Ayuntamiento de Huelva. Y podemos imaginarnos a los soldados onubenses a miles de kilómetros de su patria chica, en un clima frío en demasía, un soldado que se entonaba por fandangos y encendía una hoguera en cuanto reunía cuatro tablas y que escribiría unos renglones a la familia, mientras a apenas un centenar de metros, caían las bombas reclamando víctimas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.