La División 250 o Azul de Huelva (I)  

De nuestra capital salió un contingente para luchar en las estepas rusas.

Llegada de los voluntarios, a quienes todavía no se ha facilitado el uniforme alemán, al campo de Grafewörhr, cerca deBayeuth (Baviera).
Llegada de los voluntarios, a quienes todavía no se ha
facilitado el uniforme alemán, al campo de Grafewörhr, cerca
deBayeuth (Baviera).

Martínez Navarro. El gobierno de Franco le debía al país germano deudas considerables. Alemania le había  proporcionado durante la Guerra Civil española una gran ayuda militar en soldados, maquinarias, aviones, resortes propagandísticos, etc. Demasiados favores para que no fueran correspondidos: España se alinearía con el país germano en la guerra que comenzaba en 1939, según se había acordado tras la entrevista de Franco con Hitler el día 23 de octubre de 1940 en Hendaya, aunque no se sabía cuándoentrarían los hispanos  en la liza guerrera.

Las heridas dejadas por la Guerra Civil en España dolían terriblemente y los sentimientos ideológicos anti comunistas (la Unión Soviética había prestado el máximo apoyo a la República española con todo tipo de propaganda, materiales de guerra, armas y soldados voluntarios) fueron lo suficiente para que se produjera en Madrid una manifestación (que coincidió el mismo día y a idéntica hora en la mayoría de las capitales de provincias). El terreno estaba abonado, ya que los miembros de Falange alcanzaban los novecientos mil afiliados y se encargaron de levantar el ánimo de la población española contra Rusia.

            El día 24 de junio de 1941 y desde el balcón de la sede falangista en Madrid, situado en la calle Alcalá, número 44, ante una gran expectación, el Ministro del Partido o Movimiento Nacional, Ramón Serrano-Suñer Polo, elevó su enérgico y célebre discurso:

<<…”Camaradas; no es tiempo de discursos, pero sí el momento de que la Falange dicte su sentencia condenatoria: ¡Rusia es culpable! Culpable de nuestra Guerra Civil. Culpable del asesinato de José Antonio, nuestro fundador. Culpable del asesinato de tantos camaradas y tantos soldados que cayeron en la guerra provocada por la agresión del comunismo ruso. La destrucción del comunismo es condición necesaria para la supervivencia de una Europa libre ycivilizada…>>.

Agustín Muñoz Grande, general de la División Azul, con el uniforme alemán.
Agustín Muñoz Grande, general de la
División Azul, con el uniforme alemán.

Dos días más tarde se formó oficialmente la División Española de Voluntarios, la célebre División número 250, llamada más tarde y popularmente la División Azul, por el color azul de la camiseta de los miembros de la Falange, formada en su mayoría por falangistas.

            Al día siguiente, 27 de junio de 1941, el diario “Arriba” anunció que la dirección de la Falange había decidido abrir banderines de enganche para formar  una cohorte que luchara junto a las tropas germanas que, en aquellas fechas, avanzaban de manera incontenible hacia los puntos más importantes de la Unión Soviética.

El número de los españoles que se inscribieron alcanzó cuarenta mil (según otras fuentes fueron cuarenta y seis mil) que lucieron el escudo con los colores de España sobre el uniforme del Ejército alemán y formaron en sucesivo relevos. Además, según Anselmo Pérez Maestre, en su obra titulada “La División Azul de Huelva”, dos onubenses fueron en calidad de enfermeras al frente ruso. Esta unidad combatió valientemente en el frente de Novgorod y ante Leningrado desde octubre de 1941 a octubre de 1943.  Pero, retrocedamos unos meses y veamos cómo se alistaban algunos funcionarios municipales para combatir el comunismo. Así, en las Comisiones Permanentes celebradas en Huelva en los días 27 de junio y 9 de julio de 1941 respectivamente, leemos los siguientes casos:

<<…Quedar enterado con satisfacción de carta de don Manuel  Hernández, vigilante de arbitrios, con carácter provisional, en situación de baja por enfermo, haciendo dimisión de dicho cargo por haberse alistado en el banderín de enganche de Falange Española Tradicionalista  y de la Jons, para luchar contra el comunismo, admitir la dimisión presentada  y disponer que, como lo interesa, se expida a aquel certificado de los servicios prestados…>>.

<<…Visto escrito de don Javier Jaramillo, delineante interino de la Oficina de Obras, interesándose le reserve la plaza por haberse alistado como voluntario para combatir contra el comunísimo, se acordó dirigir atento oficio a al Sr. Jefe Provincial de Milicias interesando informe sobre los derechos que en este caso puedan corresponder a los funcionarios y dependientes municipales que ocupan plazas en concepto de interinos o provisionales…>>.

Los voluntarios para luchar contra los comunistas en la División Azul tenían diversos privilegios. Uno de ellos consistía en que se les abonaba parte o la totalidad de su sueldo (Comisiones Permanentes del día 3 de septiembre de 1941):

<<… Se acordó abonar el sueldo a los funcionarios municipales y obreros incorporados a la División Azul contra el comunismo, desde el momento en que tuvo lugar la incorporación…>>.

En la sesión municipal del día 17 de septiembre de 1941 se les concede una nueva ventaja a los luchadores de la División Azul:

<<…Accediendo a petición de la Delegada Provincial de la Sección Femenina, se acordó conceder a dicha sección 250 pesetas con destino a la cuestación para los voluntarios de la División Azul…>>.

A través de las Comisiones Permanentes del día 3 de octubre de 1941 sabemos que, en esa ayuda total para los que luchaban en Rusia contra los comunistas, se les abonó el 50 % de los sueldos aun habiendo suspendidos:

<<…En cumplimiento a lo ordenado por la Superioridad y de conformidad con lo dispuesto en la Orden de veinte y nueve de abril de mil novecientos treinta y nueve, se acordó abonar el cincuenta por ciento de sus haberes a los funcionarios municipales suspensos, por el Tribunal Especial para la Represión de la masonería y del Comunismo, mientras se instancia el procedimiento que se les sigue…>>.

En los primeros días de octubre de 1941 caía en el frente de Rusia el hijo del Alcalde de Madrid. Días más tarde el Alcalde de Huelva le enviaba un telegrama dándole el pésame (Comisiones Permanentes del día 8 del citado mes y año):

<<…Se acordó quedar enterado de telegrama dirigido por el Sr. Alcalde al de Madrid don Alberto Alcocer, dándole el pésame por la gloriosa muerte en el frente de Rusia de su hijo don Luis, primer caído de la División Azul…>>.

Llegando las fiestas navideñas la Corporación encontraba el dinero apropiado para que los combatientes pasaran los citados días lo mejor posible (Comisiones Permanentes del 12 de noviembre de 1941):

<<…Se acordó contribuir con la cantidad de dos mil pesetas, que se abonarán con cargo a imprevistos a la suscripción abierta para el aguinaldo a la División Azul…>>.

El vecindario onubense podía dejar “Los donativos para el Aguinaldo de la DIVISIÓN AZUL en el Gobierno Civil y en la Sección Femenina de la Falange”.

Como un detalle (posiblemente cigarrillos) para sus hijos que luchaban en el frente ruso, el Ayuntamiento de Huelva les enviaba un regalo (Comisiones Permanentes del día 20 de mayo de 1942):

<<…Se acordó tener por vistas sin reparo alguno que oponer las siguientes cuentas:

            … una de ochenta y cinco pesetas con cuarenta céntimos de obsequios a los voluntarios de la División Azul…>>.

Se acercaba la Navidad de 1942 y se debía tener un detalle con los integrantes onubenses de la División Azul. Así, en las Comisiones Permanentes del día 2 de diciembre de 1942 se apunta a lo concedido en el año anterior y a la mala situación económica en que se encontraba el Ayuntamiento en aquellos instantes:

<<…Se acordó autorizar al Sr. Alcalde  para contribuir al aguinaldo de la División Azul con la cantidad que estime procedente, teniendo en cuenta lo concedido en el año anterior y la situación económica del Ayuntamiento…>>.

En las Comisiones Permanentes del día 3 de marzo de 1943 se tiene cierta consideración con la madre de un soldado voluntario en el frente soviético o ¿acaso se atiende a su pobreza?

<<…Vista comunicación del Sr. Jefe Provincial del Movimiento trasladando otra del Secretario Local del mismo en la que se interesa se exima del pago de arbitrios municipales en atención a su humilde situación económica a doña Dolores Toscano Espinosa, madre de un soldado voluntario de la División Azul, por la ejecución de obras de reforma en una casa de su propiedad, se acordó manifestarle que no es posible acceder a lo pedido por no permitir dicha exacción el artículo trescientos diecinueve del Estatuto Municipal, sin perjuicio de conceder en su día un socorro a la interesada en consideración a su pobreza…>>.

De nuestra capital salió un contingente para luchar en las estepas rusas. La mayoría de los que marcharon voluntariamente volvieron, pero algunos, como Carlos Sánchez quedaron para siempre enterrados en tierras extrañas. En la sesión del 5 de marzo de 1943, se le daban honores a un hijo de Huelva que pereció en el frente de Rusia:

<<…A proposición del Sr. Alcalde se acordó nombrar Hijo Predilecto de la Ciudad al Teniente de la División Azul don Carlos Sánchez Cáceres, caído gloriosamente en el frente de Rusia, hacer constar en acta el sentimiento de la Corporación por tan sensible pérdida y dar el pésame a la familia.

            También a propósito del Sr. Alcalde, se acordó que conste en acta el sentimiento de la Corporación por todos los hijos de Huelva caídos en el frente de Rusia luchando contra el comunismo y hacer extensión el pésame por medio de la prensa a sus respectivos familiares…>>.

Días más tarde, sesión de 30 de marzo de 1943,  la familia agradecía el sentimiento municipal:

<<…Se acordó quedar enterado de carta de don Luis Sánchez Suárez agradeciendo el acuerdo adoptado por la Corporación con motivo de la gloriosa muerte  en el frente de Rusia de su hijo don Carlos, teniente de la División Azul…>>.

En el diario “Odiel” del sábado 17 de abril de 1943 se anunciaba el regreso a España de ochocientos cincuenta y un voluntarios de la División Azul. Es de suponer, que algunos serían hijos de la ciudad del Tinto y el Odiel.

En las Comisiones Permanentes del día 14 de mayo de 1943 se preparaba una función en el Teatro Mora. Los beneficios irían destinados a la División Azul y a los Campamentos de Verano del Frente de Juventudes:

<<…Se acordó autorizar al señor Alcalde para invertir doscientas pesetas en localidades de la función que se celebrará  en el Teatro Mora en honor de la División Azul y a beneficio de los Campamentos de Verano del Frente de Juventudes…>>.

Sepamos, ayudados por el diario “Odiel” del sábado 15 de mayo del citado año, cuál era la temática de la función:

<<”División Azul”.  El miércoles día 19 será proyectada en el Teatro Mora, una película del Departamento Nacional de Cinematografía, cuyo título por sí solo, lleno de sugestivas evocaciones llama con fuertes aldabonazos a la curiosidad emocionada de todo buen onubense.

            División Azul… La gesta fabulosa de nuestros voluntarios sobre la nieve hosca del paisaje ruso. Los actos de heroísmo repetido a través de dos años de lucha, en el terrible infierno del Este.  Las canciones de la Patria floreciendo en los confines de Europa, el rasgo de humor imponiendo su gracia de juventud española en medio del dolor de la guerra.

            Hombres y paisajes desfilan ante la cámara mágica, que va descubriendo facetas originales del alma de la raza aventurera y generosa, que no vaciló un momento en acudir al combate cuando nuevamente peligraron la civilización y la moral europea.

            La película “División Azul” se proyectará en función homenaje a los camaradas combatientes de la misma y los ingresos que se obtengan para la gran Obra de los Campamentos de Verano del Frente de Juventudes.

            Niños de todos los pueblos de la provincia ganarán en la playa del buen sol y el aire salino del mar. Savia nueva para sus cuerpos jóvenes y fuerza para el espíritu a la sombra sagrada de la canción de marcha y en la convivencia de las tiendas castrenses.

            Estos muchachos serán un día cruzado de grandes empresas como la que lleva a cabo la heroica División Azul.

            Es un deber de buen español revalidar con su presencia en la gran función que se prepara  la simpatía con que son acogidos siempre estos dos nombres: División Azul y Frente de Juventudes>>.

Y en efecto, el miércoles anunciado y por espacio de varios días fue exhibido en el Teatro Mora el siguiente programa:

<<…De seis de la tarde a una de la noche. Grandioso programa doble totalmente en español. Primero: Noticiario español Nodo número 18. Segundo: Granja Escuela (documental). Tercero: La División Azul, le epopeya de nuestros gloriosos combatientes en la cruzada de Rusia. Cuarto: “La locura de un actor”>>.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.