Un acercamiento al mundo del vino y un encuentro en torno a la dramaturgia, propuestas de la UNIA en La Rábida

Los cursos de verano 'Por sus vinos los conoceréis' y 'Dramaturgos entre dramaturgias. Encuentros iberoamericanos contemporáneos' se desarrollan esta semana en la Internacional.

Presentación del curso 'Por sus vinos lo conoceréis'.
Presentación del curso ‘Por sus vinos lo conoceréis’.

Redacción. Por segundo año consecutivo se desarrolla el curso “Por sus vinos los conoceréis”, en la última semana de los Cursos de Verano de la UNIA en el Campus La Rábida.

El objetivo ha sido “desmitificar el mundo del vino y permitir que los jóvenes se acerquen a los personajes que están detrás de una botella de vino” comentó Eusebio Pérez Pastor, director del curso, en declaraciones realizadas en una rueda de prensa. Este espacio ha permitido, para que los interesados, conozcan quiénes y cómo son los autores de los mejores vinos de España.

El curso es un instrumento que permite que los bodegueros puedan darse a conocerse, cuenta con un elenco inmejorable -algunos de tradición centenaria como los De Alvear, y otros más recientes pero de gran reconocimiento como son de la Bodega Remírez de Ganuza- “son personas que no hacen vino por dinero” afirmó Pérez Pastor.

María De Alvear, que representa a la octava generación de una familia legendaria en el mundo del vino -que iniciaron en 1729- se muestra orgullosa de pertenecer y contar con este legado. “Estoy encantada de estar presente en este curso, para presentar las joyas que tenemos y los proyectos nuevos”. Refirió que su producción se ha caracterizada por la producción de vino en bodega, pero que están trabajando en un proyecto nuevo llamado “Tres miradas” en la zona de la sierra Montilla, que pretende tener una aproximación a la producción de vinos de parcela, para mostrar en cada botella el territorio de calidad y la diferencia de la producción de vinos, determinada por la altura y la orientación de los viñedos.

Fernando Remírez de Gamuza representa a una naciente generación, recuerda que de niño odiaba las viñas porque era un lugar en el que debía cumplir sus castigos, sin embargo con los años pasó de comerciante a vinicultor, cuando le surgió el ‘gusanillo’ de experimentar en la producción de vino –de eso ya han pasado 38 años.

Empezaron dice a hacer vinos diferentes para poder ser competitivos en el mercado, utilizando técnicas como el trasnocho y la maceración carbónica, con lo que ha logrado gran reconocimiento a nivel nacional e internacional.

Hoy a sus 66 años de edad, “creo que he vivido siempre bien, porque he vivido a gusto” afirma, añadiendo que en esta profesión se necesita “afición, conocimiento, vocación y dinero; y que luego lo reconozcan”.

El curso 'Dramaturgos entre dramaturgias' se celebra esta última semana de julio.
El curso ‘Dramaturgos entre dramaturgias’ se celebra esta última semana de julio.

Encuentro de dramaturgia. Por otro lado, esta semana se está desarrollando, en el Campus de La Rábida de la UNIA, el curso Dramaturgos entre dramaturgias. Encuentros iberoamericanos contemporáneos, dirigido por la gestora cultural Soledad Gallardo Sepag. En una rueda de prensa, de la que participó la directora junto al invitado especial, Marco Antonio de la Parra, y a David Montero, coordinador del proyecto teatral.

Partiendo de la celebración del 525 Aniversario del Encuentro entre Dos Mundos, se trata de un encuentro en torno a la dramaturgia, que se hace a los dos lados del Atlántico. Es un taller práctico “con el foco puesto en las dramaturgias contemporáneas iberoamericanas, en la vanguardia, en la investigación de los nuevos formatos, lenguajes, nuevas maneras de hacer, pensar y crear”, según la directora del curso.

La importancia de este curso, según explicó la gestora, es que no se trata de un producto aislado, sino que forma parte de un proyecto general del que participan conjuntamente la UNIA y la Diputación de Huelva, por el que se imparten talleres tanto en Moguer, Aljaraque, y Huelva.

El programa de este curso, gira en torno al taller que lleva a cabo el chileno Marco Antonio de la Parra, referente en el panorama de la dramaturgia a nivel nacional e internacional. Está dirigido a un público profesional, con nociones mínimamente básicas sobre dramaturgia, experiencia y sensibilidad hacia la escritura, ya que deben trabajar en producciones propias que confluirán en una exhibición a modo de cierre.

Este taller se asoma a los mecanismos de la dramaturgia para generar textos teatrales desde y para el presente, concibiéndolos no como islas sino como parte de un proceso complejo y colectivo cuyo resultado es la representación escénica; los participantes generarán textos que asumen que su escritura va a ser destruida, dañada, transformada o resucitada en la representación.

Paralelamente, el alumnado asiste y participa en el proceso de creación de una pieza con el creador y dramaturgo malagueño Alberto Cortés, en la que se acercan a otra manera de creación, no basada en el texto sino en dispositivos escénicos autónomos; en ellos la dramaturgia es punto de llegada y no de partida. Además, se nutren de la convivencia con el trabajo que, a lo largo de la semana, se realiza en aulas de teatro de la provincia de Huelva; y la mesa redonda, coordinada por Ángela Monléon, a la que asistirán algunos de los dramaturgos y dramaturgas más relevantes del panorama actual. Todo ello, culminado por una muestra-celebración que tendrá lugar el próximo viernes por la noche, en el patio trasero del Campus de La Rábida, en la que se pondrán en común los distintos enfoques y propuestas de trabajo que se han ido desarrollando durante la semana.

En rueda de prensa, David Montero, coordinador del proyecto, remarcó la interesante doble faceta de Marco Antonio, quien es una de las voces más importantes de la escena actual en español, tanto por su amplia y reconocida obra dramática, como por su imprescindible labor como docente; y destacó la gran oportunidad que significó este curso para traerlo nuevamente a España, y contar con él para el desarrollo de los talleres que se llevan a cabo en el marco del proyecto.

Por su parte, de la Parra expresó que aquí existe una tradición poética muy interesante, y que el objetivo de los talleres es “enseñar a los actores y creadores, a cambiarle la vida a los espectadores” a partir de las tramas, guiones y puesta en escena. En cuanto a la censura que sufrió durante la dictadura de Pinochet, reconoció que, a pesar de todo, “se aprendió a escribir con la metáfora”, ya que estaba en juego la vida. Y agregó que hoy en día, existe una libertad de expresión poderosa que permite a los creadores arriesgarse y conseguir trabajos muy interesantes.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.