El paymoguero Joaquín Montes, el mexicano Erick Alcántara y la onubense Rosa Esther Morales, de la Escuela León Ortega a la conquista de Granada

'Demetra', nombre de la diosa griega de la agricultura, es el título de la obra realizada por estos tres alumnos de este centro educativo onubense en la rama de Cerámica, que ha sido galardonada en los Premios Extraordinarios de Artes Plásticas y Diseño de Andalucía. Una experiencia inolvidable para estos tres artistas, que nos cuentan su historia tras recoger el galardón en la capital granadina.

Joaquín Montes, Erik Ahuactzin y Rosa Esther Morales, alumnos de la Escuela León Ortega.
Joaquín Montes, Erick Alcántara y Rosa Esther Morales, alumnos de la Escuela León Ortega.

Mari Paz Díaz. La capacidad artística de los onubenses no sólo ha quedado demostrada en muchas ocasiones, sino que es una faceta que está asegurada con las nuevas generaciones, como se viene demostrando a través de centros como la Escuela de Arte León Ortega. Prueba de ello es el hecho de que tres de los once andaluces que han sido galardonados con los Premios Extraordinarios de Artes Plásticas y Diseño, correspondientes al pasado curso 2015/16, fueron de este centro onubense. Una distinción que otorga la Consejería de Educación con el objetivo de incentivar la formación artística, que recaía, en el caso de Huelva, en Joaquín Montes Francisco, Erick Alcántara y Rosa Esther Morales, alumnos del ciclo formativo de Cerámica Artística de la Escuela de Arte León Ortega, por el proyecto ‘Demetra’.

Escuela de Arte León Ortega.
Escuela de Arte León Ortega.

Un reconocimiento a estos tres estudiantes de la León Ortega, siendo elegidos entre los más de 3.500 alumnos andaluces que cursaban ese año Artes Plásticas y Diseño, enseñanzas que se imparten en las 16 Escuelas de Arte de Andalucía. Los premios, que quedan anotados en el expediente académico del alumnado, consisten en una dotación económica de 500 euros y un diploma acreditativo de la distinción. Además, Joaquín, Erick y Rosa Esther han tenido la oportunidad de presentar su proyecto ‘Demetra’ en Granada, en un acto que se celebraba el pasado mes de abril, donde se entregaba el reconocimiento. Una experiencia que hemos querido aprovechar para conocer el trabajo desarrollado por estos artistas a través de tres entrevistas individualizadas, realizadas a cada una de ellos. 

Este artista es natural de Paymogo.
Este artista es natural de Paymogo.

Joaquín Montes Francisco (Paymogo, 22 años). Un onubense que, desde pequeño siempre ha estado relacionado con el mundo del arte, ya que le gustaba mucho dibujar. A pesar de ello, estudió Bachillerato de Ciencias y llegó a empezar la carrera de Química, pero pronto se dio cuenta de que lo que más me gustaba era el mundo del arte. Por eso, decidió entrar en la Escuela de Arte León Ortega, decantándose por la cerámica. A partir de ese momento se le abrió “otro mundo totalmente nuevo para mí, del que me llevo muchos conocimientos. A día de hoy, puedo decir que fueron mis dos mejores años como estudiante, no solo por lo que aprendí, sino por las personas tan maravillosas que conocí. Mencionar de manera especial a mis dos compañeros de trabajo, Erick y Taté”. Un excelente balance, como nos cuenta en la entrevista.




-Joaquín, ¿qué supuso para ti este reconocimiento?
-Que te reconozcan cualquier trabajo es gratificante. Y ya si te reconocen el proyecto final después del cariño que nosotros le echamos, las horas interminables de trabajo, el breve tiempo que teníamos para su ejecución y el compartir espacio con otros compañeros, supone una felicidad inmensa y una oportunidad para que otros te conozcan. En resumen, el reconocimiento ha consistido en un premio económico 

Imagen de la obra.
Imagen de la obra galardonada.

-¿En qué consiste el proyecto que os han premiado?
-Un mural que fue diseñado para decorar un espacio exterior y donde abordamos el tema de la naturaleza. Es como si fuese el planeta concebido como la madre tierra que genera vida o como una célula que representa la unidad fundamental de todo ser vivo. El mural está dividido por módulos que conforman el cuerpo redondo de la pieza entera. En cada módulo se representa el mundo microscópico, también la fauna y la flora, las formaciones montañosas, y la posición de la tierra con respecto al sol y la luna.

-Su título es ‘Demetra’. ¿A qué responde?
-‘Demetra’ hace referencia a la diosa griega de la agricultura, la tierra y las cosechas.

¿En qué os habéis inspirado? ¿Cómo surge la idea de crearlo?
-Fue un proceso bastante difícil, en el cual tuvimos que hacer bastantes bocetos hasta dar con una idea que nos gustase a los tres para crear la pieza definitiva. Nuestra idea ahora, una vez presentado en Granada, es donarlo a la Universidad de Huelva, a la Facultad de Ciencias Experimentales. Si al final se coloca allí, lo verá mucha gente, que no se quedará indiferente al ver nuestro proyecto.

Quiere hacer un Máster de Arteterapia.
Quiere hacer un Máster de Arteterapia. / Foto: entodopty.com

-¿Qué estás haciendo ahora?
-Ahora mismo estoy estudiando el Grado de Educación Primaria en la Universidad de Huelva. Una vez acabe la carrera me gustaría estudiar un Master en Arteterapia y así poder ayudar a todos los niños -y no tan niños- a través del arte. Considero que el arte nos ayuda a superar todas nuestras dificultades, a facilitar la expresión y demás. Creo que es una forma de aprender muy interesante.

-¿Algún mensaje final a los onubenses?
-Todos aquellos a los que les guste el arte y a los que no, les recomendaría que visitaran la Escuela de Arte León Ortega y que viesen todo lo que allí se crea, las obras de los alumnos que se pueden observar en su patio, en sus clases… Seguro que les gustará. Y decir, que sin el apoyo de las personas, los que hacen o crean arte no podrían hacerlo. Se necesita cambiar un poco la mentalidad con respecto a este mundo.

Cartel del Festival de Cine de Zaragoza, realizado por Erick.
Cartel del Festival de Cine de Zaragoza, realizado por Erick.

Erick Alcántara (Tlaxcala, México, 35 años). Licenciado en Comunicación Gráfica por la Universidad del Altiplano de Tlaxcala desde hace quince años, este artista tiene una historia intensa que contar. Trabajaba como diseñador gráfico autónomo en su país cuando le contrataron en la Oficina de Turismo del Estado para realizar carteles, folletos, anuncios publicitarios y todo tipo de material gráfico. En esa situación se encontraba cuando, en el año 2005, su universidad puso en práctica un intercambio cultural con la Academia de Artes de Sofia (Bulgaria) durante un mes. “Este viaje supuso un punto de inflexión en mi vida, pues me hizo abrir los ojos culturalmente hablando. Me empapé de nuevas influencias y estilos, tuve la posibilidad de conocer gente y lugares que me hicieron crecer tanto personal como artísticamente. Una vez despierta esta curiosidad artística me matriculé en el taller de un gran maestro escultor, -y con el tiempo un gran amigo-, al que admiro. En su taller recibí clases de arte, intercalando con ejercicios de dibujo artístico, modelado en barro y talla en madera. En 2010 decidí dejar el trabajo como diseñador gráfico y volcarme en el mundo del arte, que empezaba a llamar cada vez más mi atención”, nos cuenta. 

Panorámica de La Alhambra realizada por este artista.
Panorámica de La Alhambra realizada por este artista.

Fue así como llegó a España, puesto que se matriculó en un máster especializado en dibujo en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Entonces, tal y como recuerda, “mi experiencia artística volvió a evolucionar, y seguí conociendo personas que compartían mi interés, necesidad creativa e inquietudes por el desarrollo artístico. Presenté, como proyecto final de máster, un libro ilustrado llamado Otra historia en el bosque, inspirado en personajes de cuentos clásicos como Hansel y Gretel o Los tres cerditos, pero adaptados a una secuencia de hechos inesperados y con un giro argumental que encajaba más en la narrativa gráfica contemporánea, alejándose de los cuentos clásicos”.

Se matriculó en la Escuela León Ortega.
Se matriculó en la Escuela León Ortega.

En este proceso de formación, además, Erick conoció a su pareja, María, una onubense con la que se mudó a Huelva tras conocerse en Bulgaria en 2005. Estando aquí se matriculó en la Escuela de Arte León Ortega, primero en el grado medio de Decoración Cerámica y, después, en el grado superior de Cerámica Artística. A pesar de ello, no se considera ceramista, “aunque he adquirido conocimientos en la materia, me veo como un dibujante que acoge diversas técnicas para plasmar mi trabajo “dibujopictórico”. La formación y la experiencia como diseñador gráfico me aportó un complemento perfecto para desarrollar mi propuesta creativa de tal forma que me siento cómodo moviéndome tanto en soportes digitales como en convencionales”. Son impresiones que desarrolla en esta entrevista. 

-¿Qué ha supuesto para ti el reconocimiento que habéis recibido?
-Ante todo, una grata sorpresa. Cuando recibí la llamada y me informaron de que habíamos sido ganadores, me hizo mucha ilusión. Y no es por presumir, pero gracias al equipo que formamos hemos logrado hacer un trabajo con calidad. Además, conocedores de que había otros muchos buenos proyectos, ha sido un logro que el nuestro haya pasado por ese filtro. Si hablamos de arte, Granada es la ciudad de España que me dio la bienvenida. Este reconocimiento no sólo inspira una sincera gratitud por mi parte, sino que, además, me reconecta con la sensación de búsqueda y exploración que un día me llevó a viajar desde mi casa (México) hasta aquí. Ha sido una larga trayectoria, no siempre fue fácil, pero desde el momento que pisé Granada por primera vez pude sentir que estaba en el camino correcto.

Detalle de la obra galardonada.
Detalle de la obra galardonada.

-¿En qué consiste el proyecto que os han premiado? 
-Es un mural circular de cerámica de 130 cm de diámetro, que se compone de 16 piezas unidas entre sí, formando una única pieza ensamblada. El mural está hecho con pasta refractaria de alta temperatura y decorado con engobes coloreados y otros elementos añadidos, todos de material cerámico.

-¿Cómo surge la idea de crearlo?
-La principal inspiración fue la naturaleza, la madre tierra como creadora de vida. En el mural se representa la biodiversidad mediante elementos como peces, plantas, organismos unicelulares y otras alegorías de la naturaleza. También representa de forma conceptual una célula como unidad fundamental de todo organismo vivo. Surge del deber que tenemos todos para resguardar nuestro patrimonio natural. Y es que, si lo analizamos profundamente, llegamos a la conclusión de que cualquier daño que le hagamos a la naturaleza nos lo hacemos en realidad a nosotros mismos.

Punta Umbria, otro de sus trabajos.
Punta Umbría, otro de sus trabajos.

-¿Qué estás haciendo ahora?
-De forma individual, estoy haciendo experimentación artística con respecto al dibujo, ilustraciones de lugares tanto de Huelva como de otras ciudades de España, trabajos por encargo, y he dejado un tanto de lado el trabajo cerámico, aunque me gustaría ponerme más a ello y presentar alguna intervención urbana.

-¿Tenéis algún otro proyecto?
-De momento, como equipo, estamos en pausa. Cada uno tiene sus proyectos y actividades. Individualmente, me encantaría tomar el tamaño de esta obra como referente para proyectos futuros, puesto que las posibilidades que presenta son muy tentadoras.

Peces de Huelva, realizado por Erick.
Peces de Huelva, realizado por Erick.

-¿Algún mensaje a los onubenses?
-En mi caso, a Huelva, ciudad a la que le tengo un gran cariño por adoptarme como a un ciudadano más, le diría que siguiese trabajando con pasión. El ámbito artístico ha crecido de forma importante, con nuevas propuestas que están proyectando a la capital onubense a nivel internacional. Por último, me gustaría agradecer a mi familia en México, que siempre está presente en mis días, a pesar de la distancia. Mención y recuerdo especial para mis abuelos, pilar muy importante en mi vida. También a mi familia onubense, mi familia política, por la cual siento una enorme gratitud y apoyo. Gracias a ellos es que puedo seguir en esto.

Rosa Esther descubrió la cerámica en 1997.
Rosa Esther descubrió la cerámica en 1997.

Rosa Esther Morales Escala (Huelva, 47 años). Comenzó su andadura en la cerámica en el año 1997, gracias a la Asociación de Vecinos ‘Lazareto’, donde tuvo la suerte de recibir las clases de la profesora Juana Martín Naranjo, la cual le enseñó lo suficiente como para amar esta profesión y dedicarse a ella durante la crianza de sus tres hijos. Le enseñó diversas técnicas, que esta onubense siguió desarrollando para poder realizar los trabajos que le encargaban, desde pendientes, colgantes, anillos, espejos, regalos de empresa, perchas en madera acabadas con adornos cerámicos… Todo lo diseñaba, creaba y realizaba ella misma, llegando a participar en diferentes ferias artesanales repartidas por el territorio nacional. Ahora, con este galardón como alumna de la Escuela León Ortega, demuestra que nunca se termina de aprender en esta manifestación artística, que tantas satisfacciones le está dando.

-¿Qué ha supuesto para ti este reconocimiento?
-Me siento realizada y contenta por haber conseguido un resultado tan satisfactorio y, sobre todo, junto con mis compañeros, hemos encajado perfectamente y podemos decir que la compenetración ha sido absoluta. Además, después de tantos años realizando trabajos de todo tipo, me siento orgullosa de haber conseguido un reconocimiento tan importante. Quizás cuando piensas que hay determinadas cosas que ya no se van a dar. Nunca es tarde para conseguir lo que deseas y no solo por el premio, sino por todo lo aprendido durante su preparación y ejecución.

Otra de las obras realizadas por Rosa.
Otra de las obras realizadas por Rosa.

-¿Cuál es tu explicación del trabajo premiado?
-Cerámica aplicada a la arquitectura. Mural de formato circular de 140 cm de diámetro para muro exterior, cuya ubicación definitiva será en la Universidad de Huelva, en la Facultad de Ciencias Experimentales.

-¿Cómo surgió la idea de crearlo?
-El concepto se centra en la figura del planeta como una madre tierra que genera vida o como una célula que representa la unidad fundamental de todo ser vivo y que gracias a las condiciones ambientales y universales, es el único planeta conocido capaz de ello.

-¿Qué estás haciendo ahora?
-Sigo formándome y voy haciendo trabajos que me encargan, entre otras cosas.

Rosa sigue trabajando con la cerámica.
Rosa sigue trabajando con la cerámica.

-¿Tenéis algún otro trabajo?
-Estoy abierta a lo que haga falta. De momento, de vez en cuando, nos juntamos Erick y yo para seguir indagando sobre técnicas y vamos haciendo cada uno trabajos por encargo… No descartamos poder hacer un proyecto juntos.

-¿Algún mensaje a los onubenses?
-Animarlos a realizar sus sueños, que no dejen de hacer lo que se propongan. Que apoyen a la escuela de arte para seguir adelante, que conozcan más a fondo la cantera de artistas que tenemos en Huelva y la valoremos más, incluso a nosotros mismos, que somos los primeros en desacreditar nuestra ciudad y nuestras capacidades. Que, al contrario de lo que la gente expresa, está llena de riquezas de todo tipo. Solo hay que pararse a mirar un poquito a nuestro alrededor. Potenciemos el arte en nuestra ciudad. Potenciémonos.

Gracias y enhorabuena.
Gracias y enhorabuena.

Muchas gracias Rosa Esther, Erick Alcántara y Joaquín Montes. ¡Enhorabuena!




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.