La polémica de Líberos

El Informe sobre derechos de decisión establece un “decálogo de grandes decisiones” que deben quedar, en opinión de los miembros de la Trust, en manos de la afición.

Aficionados recreativistas debatieron sobre la actualidad del Decano
Aficionados recreativistas debatiendo sobre la actualidad del Decano

Juan Carlos Jara. El anuncio hace unos días por parte de la Trust de Aficionados del Recreativo sobre la inscripción en el Registro de Asociaciones de la Junta de Andalucía del colectivo denominado Líberos del Decano generó de inmediato una nueva movida en el entorno recreativista. Lejos de ser un movimiento sin posibles consecuencias, este nuevo paso en un momento tan delicado para la entidad puede traer consigo problemas que podrían no haberse valorado en su justa medida o, incluso, haberse obviado.

La Federación de Peñas mostró de forma inmediata su desacuerdo y aunque desde la Trust se reaccionó explicando que los peñistas eran plenamente conocedores de la creación de esta nueva asociación desde hace unos meses, la asociación que preside Narciso Rojas ha pasado por alto en sus intervenciones públicas en estos días algunos aspectos que pueden tener una importancia suprema.

Así, el pasado martes día 16 la asociación explicaba a través de un comunicado que durante la campaña de salvación de 2016 las entidades recaudadoras firmaban un documento al recibir las aportaciones, comprometiéndose en él a hacer que las mismas “se transformasen, por la vía estatutaria o accionarial, en derechos de los participantes en lo que llamamos las grandes decisiones dentro del club”. Sin embargo, en el mencionado documento, que actuaba a modo de recibo para quien entregaba el dinero, no se especificaba eso que ahora indican sino, textualmente, el compromiso de “solicitar al R.C. Recreativo de Huelva SAD la compensación de la deuda adquirida por el depositario a cambio de acciones de la citada entidad mercantil”. El compromiso al que alude ahora la Trust sí aparecía en algunos de los documentos informativos sobre la campaña, pero es falso que estuviese incluido en el que se firmó individualmente a cada una de las personas o entidades que realizaron aportaciones a la campaña.

Existe una importante y muy sensible diferencia entre lo firmado y lo que ahora se explica y que, como ya digo, sí fue incluido en los folletos iniciales de la campaña pero no se firmó en los correspondientes recibos. Para poder participar en las grandes decisiones del Decano no es suficiente con poseer un reducido número de acciones y ni Trust ni Federación de Peñas tienen en su mano conceder tal privilegio por otra vía, algo que evidentemente solo reside en el futuro dueño de la entidad. Haberse comprometido a ello, si entendemos que lo incluido en aquellos folletos supone un compromiso cerrado, podría considerarse cuando menos muy arriesgado o incluso cercano a lo utópico.

Además, resulta llamativo que la Trust haya asegurado por activa y por pasiva en diversos medios de comunicación (por ejemplo, a través de su presidente en ‘La Jugada’ de Huelva de Canal Sur Radio de este pasado 22 de mayo) que se está insistiendo en que en el pliego de condiciones para la venta del Decano y en los propios estatutos de la entidad aparezca una serie de obligaciones para el posible futuro comprador, sin importar que ello pueda ser tomado como una cortapisa inaceptable por alguien interesado en entrar en la entidad en un momento en que la llegada de varios millones de euros es la única salida para la viabilidad de la sociedad. El presidente de la asociación se refiere a esas condiciones como la forma en la que el club albiazul salda la deuda que tiene con la afición a pesar de que esa masa social del Recreativo no ha autorizado en ningún momento, salvo en el caso de una muy pequeña parte de ella a través de las asambleas de la Trust, que se lleve a cabo de esa manera tan sui géneris.

La asociación, a través de su presidente, se erige así una vez más en los medios de comunicación como portavoz del recreativismo pese a que aglutina a solo unos tres centenares de aficionados, a que solo logra reunir a muy pocas decenas de ellos en las asambleas y a que la Trust, si hablamos de lo recaudado en la campaña de salvación, solo es depositante de una parte de los euros.

El denominado Informe sobre derechos de decisión, un documento que incluye entre sus páginas los estatutos de la asociación Líberos del Decano, establece un “decálogo de grandes decisiones” que deben quedar, en opinión de los miembros de la Trust, en manos de la afición, incluyéndose desde las pequeñas modificaciones o adaptaciones que se quisieran introducir al escudo hasta, incluso, “el nombramiento del presidente del Club” (sic).

Con todo ello e intentando resumir, la realidad actual es que quienes realizaron aportaciones para la salvación se encuentran ahora, aunque haya quienes deseasen recibir las acciones prometidas, que se les cambia ese derecho reconocido en el recibo de la campaña por la mera pertenencia a una asociación que, eso sí, pretende que se le otorgue poder de decisión o, en su defecto, ser algún día accionista del Decano.

En esa asociación, según sus estatutos, los derechos adquiridos por quienes hubiesen aportado decenas de miles de euros se equiparan, en lo que a poder de decisión se refiere y en virtud a la máxima ‘un socio, un voto’, a los de quienes hayan aportado solo 25 euros. A su vez, la modificación de esos estatutos exige un acuerdo por mayoría absoluta, con lo que si alguno de los más generosos participantes en la campaña de salvación no estuviese de acuerdo con este sistema de decisiones tendría muy complicado hacer valer los derechos recogidos en su recibo ante un número mucho mayor de socios, y por tanto de votos, que hayan realizado aportaciones menores.

Tampoco tendrán mucho que hacer, pese al indudable peso específico que tuvieron en la superación de las dificultades del pasado 30 de junio, si quieren evitar que en nombre de su aportación se intenten poner trabas a las decisiones que pudieran tener planeadas los interesados en la compra de la entidad albiazul para hacer un Recreativo más rentable pensando en la pronta recuperación de lo invertido, ya que desde la Trust, antes incluso de la primera reunión de Líberos del Decano, se está presionando para imponer diez medidas en nombre de una afición integrada por varios miles de personas.

En definitiva, difícil lo tienen quienes no deseen que se pongan en su nombre condiciones que pudieran frenar a posibles compradores por el riesgo que ello supone para contar con los 8 o 10 millones de euros que son necesarios a corto plazo, quienes no deseen poner su aportación a la campaña al servicio de una asociación, o quienes simplemente quieran ejercer su derecho a convertir su deuda en acciones que unir en el futuro, por ejemplo, a las de otros accionistas minoritarios de su entorno. La asociación Líberos del Decano no nace, ni mucho menos, al gusto de todos e incluso exige ya contraprestaciones por la deuda sin haberse convocado aún ni una reunión en la que puedan decidirlo sus supuestos socios: los acreedores.



2 Responses to "La polémica de Líberos"

  1. Fer_GomPin   26 mayo 2017 at 8:25 pm

    Qué pena que este redactor publique cosas así. Es decir, que para él luchar por los derechos de los aficionados y plasmar ciertas premisas en el pliego alejará a inversores. Tendríamos que estar todos remando para que el que venga sepa que podrá trabajar tranquilo pero que cuente con la afición. Bajarnos los pantalones de entrada es muy triste.

    Responder
  2. Juan Carlos Jara   27 mayo 2017 at 5:26 pm

    No creo que opinar desde el respeto pueda considerarse “una pena” aunque sí puedan encontrarse visiones diferentes. Al contrario.
    Muchas gracias por su lectura.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.