Jesús Sánchez “El Zurdo”

Se crió en ambiente sumamente taurino. A los 17 años torea por primera vez en Almonte.

 

 Jesús Sánchez “El Zurdo”.
Jesús Sánchez “El Zurdo”.

Antonio José Martínez Navarro. Jesús Sánchez Álvarez nació en Huelva el 6 de febrero de 1943. Por intuición debió comprender que el toreo sería su elemento, ya que siendo un niño iba con su padre (Antonio, hijo de Sanlúcar de Barrameda y gran aficionado a los toros) por la calle Rascón, rumbo a la Pescadería (porque era maestro redero) y a la altura del número 12 de la citada calle le preguntó: “Jesulillo, ¿tú serías capaz de torear una becerra?” y él, sin saber por qué, le contestó que sí, cosa que nunca se le había pasado por la imaginación. Enseguida habló con Manolin Maestre “Nene II”, mozo de espada de el “Litri”, para que lo enseñara y de él tomó sus primeras nociones taurómacas. Jesús se crió pues en ambiente sumamente taurino. No oía hablar de otra cosa que no fuese toros  a los amigos de su padre. Eso sí, su madre no quería que tuviese nada que ver con los burós, pero viendo la situación en que se encontraba en sus estudios lo aceptó diciéndole: “Hijo, si esto es lo que tú quieres y va a ser tu futuro, adelante…Por cierto su madre, Encarnación Álvarez Sottill, aunque nacida en Huelva, era de procedencia italiana.

           Las relaciones de Jesús con “El Nene II” permitieron al futuro novillero torear de salón y probar sus aptitudes frente a los becerros en distintas tientas, que él mismo organizaba, donde demostró enseguida la simpar gracia que había nacido con él y que ya no le abandonaría mientras estuvo en activo, su enorme valor. Y si bien en los tentaderos se dan los primeros muletazos mal dados, también le sirvieron para encarrilar su vida. En una de ellas conoce a Román Moreno “Morenito de Huelva” que le prometió su apoyo.

“El Zurdo”. Huelva, 24 de junio de 1963.
“El Zurdo”. Huelva, 24 de junio de 1963.

A los 17 años torea por primera vez en Almonte. En éste, su primer espectáculo “serio” celebrado el 2 de julio de 1961, alterna con Terrón y Antonio Medina y ocurrió lo que en verdad tenía que suceder: Que recibió de su enemigo una paliza enorme..

           En aquel festival torearon seis noveles los novillos que les cedió Gerardo Ortega. Jesús le echó mucho valor: Se puso de rodillas delante de él, pero al entrar a matar lo hizo con la derecha y quedó francamente fatal con el acero a la hora de descabellar.

           No se amilanó por ello y sin ayuda, ni nadie que le aconsejase, debuta en Huelva vestido de luces el 13 de mayo del año siguiente. En este festejo volvió a recibir el rubicundo torero de la Merced otra paliza. No obstante se le vieron detalles y sobre todo le observamos un valor grande de verdad. Por ello don Ramón Vázquez Moreno, empresario por entonces le vuelve a dar nueva oportunidad el 14 de julio del mismo año. En esta ocasión dio vuelta al ruedo con petición de oreja. Estuvo valiente y más enterado.

“El Zurdo”. Huelva, 24 de junio de 1963.
“El Zurdo”. Huelva, 24 de junio de 1963.

Un mes más tarde, el 12 de agosto, torea en Aljaraque con Luis Tabuenda. Ambos cortaron orejas y rabo. En este mismo mes actuó en varias plazas de la Sierra, Cumbres Mayores, Cumbres de san Bartolomé, cortando en todas ellas orejas y rabo.

           En el diario “Odiel” del 14 de septiembre de 1962, se habla de Jesús:

           <<El novillero de Huelva, Juan Jesús Sánchez, muchacho que muestra mucho estilo y maneras, acaba de triunfar en Arroyomolinos de León, ayer jueves en la novillada de su feria.

           Actuó Juan Jesús como único matador y en su primero, después de lucidas faenas, muy artísticas, cortó dos orejas y un rabo. Y en el otro, actuó con elegancia al capotearlo, lo dominó con la muleta instrumentando  pases de todas las marcas, pero no mató pronto, perdió los trofeos a que se había hecho acreedor>>.

El nombre de guerra taurino le vino en esta corrida. Como el empresario, Sr. Carranza, lo viera que no acertaba con la mano derecha, y que al realizar el descabello con la izquierda acertara a la primera dijo: “Le vamos a poner “El Zurdo” y a partir de esta corrida tuvo este sobrenombre. En cierto modo no le gustaba mucho, ya que prefería que lo llamasen por su nombre, pero tampoco le iba a llamar la atención a nadie porque le llamaran “El Zurdo”, ya que le estaban diciendo la verdad y ahí nació este apodo taurino. 

“El Zurdo”, corta orejas en Sevilla. 13 de mayo de 1962.
“El Zurdo”, corta orejas en Sevilla. 13 de mayo de 1962.

Pero, volvamos nuevamente a la corrida. En plena faena de muleta, el segundo astado de Espinosa de los Monteros le produjo una herida en la región isquiorectal. Pero, sepamos cómo fue este grave enganche: Jesús Sánchez hizo alardes de valor en su segundo novillo, al que después de torear lucidamente con el capote hizo una excelente faena de muleta; por terrenos tan inverosímiles que al ligar una estupenda serie de naturales el bicho no tuvo que hacer mucho para empitonar al diestro. En la enfermería (que era una simple consulta de ambulatorio de unos siete metros cuadrados) advirtieron que era una cornada seca (cornada más o menos grave, pero casi sin sangre). La sorpresa del médico que lo atendió fue mayúscula: ¡A Sevilla, a Sevilla…? era lo que decía ya que no sabía cómo atenderlo. Ya en la capital hispalense, el Sr. Leal Castaño lo intervino quirúrgicamente. Después, en Huelva, su hermano que era doctor urólogo estuvo pendiente de la herida que no ofreció muchos problemas tras numerosas curas en las que le metían unas pinzas de unos 30 a 40 centímetros, ya que la cornada fue muy profunda, y le sobrevenían los flatos. A lo que su hermano le bromeaba diciéndole: “¿Y tú quieres ser torero…?”.

           Después le llegó una nueva oportunidad en Huelva, en una corrida nocturna en la que alternó con “Carnicerito de Huelva” (que había conseguido esta opción al pedirlo en la Plaza de Toros de la Merced).En esta corrida estuvo bastante bien: Mató de la primera y demostró su valentía, pero “Correbullas” no le concedió la oreja, por lo que fue duramente criticado.

           Tras esta corrida toreó en Camas (Sevilla)…

           El 23 de mayo de 1963, triunfó “El Zurdo” en Sevilla. “Odiel” decía:

           <<Se ha celebrado en Sevilla un gran festival a beneficio de los niños lisiados de la benemérita institución de San Juan de Dios, en cuyo festejo Miguel Báez “Litri” actuó de director de lidia.

           Actuaron ocho muchachos, entre ellos el onubense “El Zurdo”, que sorprendió porque se constituyó en revelación del festival en todos los tercios de la lidia, cortando una oreja en la Maestranza y recibiendo del Sr. Canorea la promesa formal de repetirlo en espectáculo serio, en tanto que Balañá lo llevará por su parte a Barcelona. De la actuación de nuestro paisano se habla bien y fuerte en Sevilla>>.

De izquierda a derecha: “Litri”, P. Osuna, Villalta, “El Zurdo”, “Mondeño”, “Blanquito”…
De izquierda a derecha: “Litri”, P. Osuna, Villalta, “El Zurdo”, “Mondeño”, “Blanquito”…

Más tarde torea en Aljaraque con Luis Tabuenca. Ambos cortaron orejas y rabo. En este mismo mes actuó en varias plazas de la Sierra, Cumbres Mayores, Cumbres de san Bartolomé, cortando en todas ellas orejas y rabo, confirmando en todas ellas el cartel de valiente que poseía.

           El 14 de junio de 1963, “El Zurdo” formó el lío en la Plaza de Toros de la Merced. Así, en su bravísimo primer novillo –tercero de la serie- de entrada lo faroleó con las dos rodillas en tierra, poniendo a la plaza en vilo.

           En esta corrida alternó con Diego Ortiz “Niño del Tercio II” y Jesús Abril. El ganado era de Montero Espinosa –propiedad de don Eloy Jiménez Velázquez-.

           La prensa local no paraba mientes en alabar a Jesús:

           <<…De este muchacho al del año pasado hay un abismo, sobre todo porque se mostró enteradísimo y porque lució una tranquilidad de pasmo. Con su valor asustó al miedo y nuevamente con las dos rodillas en tierra, lo trajo y llevó dos veces, y ya de pie, corriendo excelentemente la mano le sacó tres estatuarios impecables. Caldeó el ambiente y promovió el alboroto cuando recitó las manoletinas con el mínimo trapo posible, convertido en estatua; un Jesús Sánchez que ha asombrado a todo el mundo por su saber estar y torear pero que a la hora suprema, a pesar de consumarla a la perfección, con la izquierda, no tuvo suerte, precisando de cuatro viajes. No obstante le pidieron ruidosamente la oreja y le hicieron dar vueltas al ruedo…>>.

El diestro onubense en Ondara (Alicante).
El diestro onubense en Ondara (Alicante).

Alboroto grande del muchacho novillero, que entusiasma a los aficionados hasta tal punto que mucho de los temas de conversación en Huelva era su valor. Y el domingo, 23 de junio de 1963, es anunciado en los carteles con Vicente Barroso y “El Calañés”, ganado de Pedro Luis García de Carranza (de El Juncal), seis novillos irregulares en casta y presencia, cortos de arrancada en los pares (el 2, 4 y 6) y más bravo y lidiable en el resto”.

Dejemos que “Uno al quiebro” nos apunte la corrida:

       <<…Jesús Sánchez “El Zurdo”. He aquí el de la condición temeraria  para el toreo. Puede que le quede mucho que aprender a J. Sánchez, pero lo principal, el valor, lo tiene más que dentro. Lo derrocha. “El Zurdo”, en su primer toro, berrendo en negro, se hincó de rodillas para recibirlo a capote tendido y ceñírselo en una arrancada a cuatro patas. La ovación empezó. Con la maleta,  varios ayudados por alto, junto a las tablas, para  tres derechazos citando desde lejos. Media que basta, finalmente, y un constante flamear de pañuelos que el presidente interpreta concediendo una oreja. Ovación y vuelta al anillo con devolución de prendas.

           En el quinto, negro zaíno, Jesús Sánchez, hizo gala de su valor y serenidad. A un toro nervioso, con una arrancada incierta, lleno de pitones y con mal estilo, realizó lo que han dado por denominar el ego. El “yo” en el ruedo. El no ceder ni un palmo de terreno aunque no se tenga experiencia para zafarse. El aguantar lo que sea; la cornada, el enganche o el empujón. Resultó cogido, enganchado y achuchado.  No podía esperarse otra cosa. Pero cuando hay valor, temple para “comerse” al toro, nada tiene importancia. “El Zurdo”, quieto en el centro, realizó una tanda de manoletinas, sin perderle la cara al animal cuando se revolvía en un palmo de terreno. Jesús Sánchez, excediéndose en su temeridad rodó varias veces en la arena. Luego, en unos derechazos, fue derribado y corneado en el suelo. Impresionante momento por las apariencias. Jesús era incapaz de levantarse, dando la sensación de estar herido. Era sólo conmoción. Un fuerte golpe que lo tuvo mareado un largo rato pero que no quitó el que se negara a ser llevado a la enfermería. Entró a matar rápidamente, con su peculiar estilo, y alcanzó media, muy bien señalada. Luego, una baja que acabó con el animal por hemorragia. Otra oreja, premio al derroche de valor de este chico que se entrega por entero, sin reservas, cuando viste el traje de luces, ese traje negro y oro que tanto destrozo acaparó el domingo. En la brega, estuvieron muy bien  Pepe Recio y El Legionario>>.

           El día 29, fiesta de San Pedro, actuó en Valverde con “El Calañés”.

           Hasta el 30 de junio de 1963 había matado 15 novillos, obteniendo 13 orejas, 3 rabos y una petición de pata. Una sola herida, la del 13 de septiembre de 1962, en Arroyomolinos de León.

           El 2 de agosto de ese mismo año actúa en Huelva, en la lidia de reses de Domingo Moreno de Espinosa y alternando con “El Onubense” y Manuel de los Reyes.

           <<…“El  Zurdo, con planta, impecablemente vestido, quiere hacerlo todo pero con frialdad nórdica. Al primero con las dos rodillas en tierra lo cambió con sus apuros y después se lució por gaoneras. Muletea sereno y tranquilo y a la hora de mater atacó recto pero precisó de dos viajes más En el otro pasó sin pena ni gloria con el capote y con la muleta alardeó  de valor al recibirlo con las dos rodillas en tierra. Intenta el natural y es cogido de manera  impresionante. Mató pronto y fue aplaudido. Otra vez el mismo consejo: no le falta valor ni condiciones, pero hay que entrenarse en el campo>>.

      Presentación con caballos de “El Zurdo”.
Presentación con caballos de “El Zurdo”.

En Portugal no matan los astados. Pero en Barranco sí, porque en la Guerra de las Naranjas hubo un acuerdo entre España y Portugal de modificación geográfica por la que España se quedó con Olivenza (que era portugués) y les dio Barranco a los lusos. Entonces, en este pueblo se mataba, pero había que matar bien. En aquellas tardes, 29 y 30 de agosto de 1963, alternó con un valiente paisano, Antonio Muñoz “Batalla” y como los toros que lidiaron eran “toreados” por rejoneadores e inmensos costaba mucho trabajo matarlos.. “El Batalla” los mató impecablemente y “El  Zurdo” también, por lo que salieron los dos, en las dos corridas, a hombros de los aficionados al cortar las orejas, rabo y, el último día, pata de sus enemigos.

           La temporada de 1963 la terminó “El Zurdo” de manera triunfal, con siete actuaciones. Tres en nuestra capital, una en Valverde, dos en Barranco (Portugal) y una en Sevilla. En todas había triunfado de verdad y cortado orejas. Ahora, debía marchar al campo sevillano, para tomar parte en las tientas de reses bravas con miras a la próxima temporada 1964, que esperaba fuese la de su consagración, porque tenía cualidades para ser torero. La principal para serlo, un valor auténtico. Un valor fuera de lo “corriente” con la novedad de que mataba de forma perfecta, entrando limpiamente con la zurda. Reúne, como ya hemos anunciado cosas imprescindibles y más que importantes para ser torero: Valor, personalidad y novedad. Además, en los primeros días de octubre de 1963, el novillero de La Merced había sido contratado por Diodoro Canoera, empresario de la plaza de toros de Sevilla, para actuar en aquel coso en 1964. También actuaría en la plaza de toros de Zaragoza y en del Puerto de Santa María, que también llevaba en “explotación” el citado hombre de negocios taurinos. Estas gestiones las había llevado a cabo en los primeros días de octubre de 1963, en Carrión de los Céspedes, el crítico taurino de Radio Popular y apoderado de “El Zurdo”, Antonio Delay Morente.

           Pero todavía le quedaba un lance en aquel 1963, el 2 de noviembre. Esquematicemos los protagonistas y las circunstancias del festival:

           <<En Ondara (Alicante), festival taurino con novillos de Peralta, grandes y con fuerza. El duque de Pinohermoso, dos orejas. Antonio Bienvenida, dos orejas. “Litri”, dos orejas, rabo y pata. Fue el triunfado del festival. “Mondeño”, dos orejas. Pepe Osuna, dos orejas. Paco Pastor, dos orejas y “El Zurdo”, dos orejas y pata…>>.

           El 15 de noviembre de 1963, aparecía una noticia alusiva a que la plaza de La Pañoleta sería antesala indispensable para llegar a la Maestranza y en ella torearía “El Zurdo”, pero aquello se quedó en aguas de borrajas, ya que ni lo llevaron ni…

           El año 1964 comienza el 9 de febrero con un festival taurino a beneficio de la Hermandad del Rocío. El cartel era de primissimo castello, ya que lo integraban lidiadores de la categoría artística de Miguel Báez “Litri”, que mataría dos reses de magnífica lámina, peso y trapío. Jaime Ostos, Curro Romero, Rafael Jiménez “Chicuelo” y “El Zurdo”.

           El ganado era de la divisa de Herederos de don Graciano Pérez Tabernero (don Casimiro), don Diego Garrido, don Fermín Bohórquez, don Salvador Guardiola y del marqués de Albaserrada.

           Todos los toreros lucieron en su faena y el Hermano Mayor del Rocío, Manuel Garrido les entregó valiosos regalos a los diestros.

           El día 23 de abril de 1964, “El Zurdo” iba a torear con el gitano albaceteño Manuel Amador, pero la corrida sufría modificaciones: Se mantuvo aquella gran novedad que suponía ver a “El Zurdo” en empresa mayor, pero se le emparentaba con dos figuras sobresalientes de la novillería que, mejoraban, sin duda, el cartel primitivo, puesto que los contratados eran el futuro matador de toros Gabriel de la Haba “Zurito” –una verdadera novedad en nuestra capital- y el finísimo Caetano. Los novillos de la ganadería de San Juan del Puerto, de Diego Garrido, eran una auténtica garantía en cuanto a selección y bravura.

           Los triunfadores fueron Gabriel de la Haba y Caetano. “El Zurdo” a tanta técnica torero pudo oponer su valor, obteniendo una oreja en su primer astado.

           El “Odiel” del 27 de mayo de 1964 anunciaba la novillada con caballos, novillos de Jacinto Ortega para los diestros Jesús Sánchez “El Zurdo”, Adolfo Ávila “El Paquiro” y Juan Pérez “El Doble del Cordobés” en el coso madrileño de San Sebastián de los Reyes. Al final, los novillos fueron de Francisco Rincón Cañizares, bien presentados. El mismo cauce informaba el día 7 de junio el resultado de la corrida:

           <<…“El Paquiro” vuelta en su primero y en su segundo dos orejas.

           “El doble del Cordobés”, pitos en los dos novillos Jesús Sánchez “El Zurdo” palma en uno y silencio en el último…>>.

           Como la corrida estaba anunciada para el día 31 de mayo y se suspendió, la semana la permaneció Jesús en Madrid. En  Hortalezas tuvo el placer de conocer a Luis Aragonés, jugador del Atlético de Madrid y, más tarde, seleccionador de Fútbol, que lo invitó a comer en el Restaurante de “El Choquero” y presenció la corrida donde “El Zurdo” le brindó un novillo a él.

           Parecía increíble que una localidad tan bella como era Punta Umbría no tuviera el aliciente de los toros en 1966. Y a tal efecto se le hizo una plaza de toros portátil, con capacidad para cuatro mil espectadores y con un diámetro de cuarenta metros. La primera corrida la protagonizaron Antonio Muñoz “Batalla”, Jesús Abril y “Carnicerito de Úbeda”., novillos de Pérez de la Concha.

           En la segunda, los novillos fueron de Ángel Sánchez, de Almodóvar del Río, para “El Zurdo”, “El Calañés”, “El Palmerino” y Santi Ortiz. Era una novillada sin picadores.

           La última vez que “El Zurdo” pisó el albero de una plaza, su crónica aparecía en el diario “Odiel” del 25 de octubre de 1966:

           <<Se celebró ayer la segunda novillada de la feria de Bonares. Se lidiaron novillos de doña Concepción Candau, de Sevilla que resultaron bravos  y manejables para Jesús Sánchez “El Zurdo”, Isaías González (que fue el triunfador), Luis Cintado y Santiago Ortiz.

           “El Zurdo” toreó con el capote a su enemigo con gran soltura, realizando una excelente faena con pases muy buenos escuchando ovación y música durante toda su labor muleteril. Mató de dos medias, escuchando una gran ovación con petición de oreja>>.

 

 

 

 

 

 

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.