Bmw

Dos goles de Rubén Mesa hacen que el Recre rescate un punto más que trabajado en el Nuevo Los Cármenes

Los onubenses, que tuvieron ocasiones para ganar, igualaron (2-2) en el segundo tiempo tras adelantarse el Granada B antes del descanso.

El Recreativo empató a dos goles en su visita al Granada B. / Foto: www.granadacf.es/.
El Recreativo empató a dos goles en su visita al Granada B. / Foto: www.granadacf.es/.

P. G. Del mal el menos. Y es que como se puso el partido, bienvenido sea este punto que, como ocurrió en otros partidos anteriores, su valor se verá cuando acaba de una vez esta temporada de culpas, pecados, errores y muchos, muchos, muchos sufrimientos. Y es que el Recre, con dos goles de Rubén Mesa, rescató al menos ese empate (2-2) que se trabajó durante todo un partido, que se puso en chino mandarín con los dos tantos del Granada B antes del intervalo.

Y es que para empezar cuesta explicar los sucedido en el primer tiempo en el Nuevo Los Cármenes a tenor de lo presenciado en esos 45 minutos. Porque el 2-0 que campeó en el descanso no reflejó, para nada, lo ocurrido sobre el terreno de juego donde, por decir algo, quedaron de manifiesto ese infortunio (o desacierto) que persigue el Decano desde hace tiempo. Es decir, le penalizan enormemente sus errores.

Porque hasta el minuto 37 había hecho todo para ganar el partido, había disfrutado de ocasiones, más o menos claras, para adelantarse en el marcador. Pero bastó un córner mal defendido, horrorosamente defendido, para que Pawel solito marcara el 1-0 que hizo caer el castillo de naipes que es este Recre.


Antonio Domínguez, uno de los jugadores más incisivos en el cuadro onubense, intenta parar una contra local. / Foto: www.granadacf.es/.
Antonio Domínguez, uno de los jugadores más incisivos en el cuadro onubense, intenta parar una contra local. / Foto: www.granadacf.es/.

Porque la historia aún fue peor poco después, con el segundo tanto del Granada B, éste obra de Entrena al culminar una contra que nunca supo parar el Decano.

Pero el caso es que hasta llegar ahí el Recre acumuló llegadas suficiente al portal de David como para haber inaugurado el marcador. De entrada Pavón introdujo tres cambios en el once con respecto al último partido: Ubay Luzardo, Jesús Vázquez y Rubén Mesa. Y se vio un Recre incisivo, con ganas, al que se le notaba la necesidad de ganar. Reflejo de todo eso fueron las aproximaciones del equipo dorado al área nazarí: Antonio Núñez, Antonio Domínguez, Rafa de Vicente, Iván Robles… todos probaron fortuna con lanzamientos más o menos francos, y en todos la respuesta fue a misma: acierto del meta local. Incluso para tocar con la yema de los dedos un disparo del jugador de Punta Umbría que, para más inri, llegó a dar en el travesaño.


Aunque pasados los minutos el Granada B se acercó en un par de ocasiones al área recreativista, lo hizo sin peligro. Nada hacía presagiar lo que iba a ocurrir en los últimos ocho minutos, que para desgracia del Decano fueron esos dos goles/mazazos del equipo granadinista, que echó por tierra todo el trabajo del equipo hasta entonces, poniendo muy cuesta arriba la opción de puntuar.

Pero el Recre está hecho de una pasta especial. Pase lo que pase, el equipo de Juan Manuel Pavón da la cara, ya la estaba dando antes del intervalo, y la siguió dando en la continuación en donde al menos encontró esa pequeña porción de recompensa a todo lo que había merecido antes y después.

De entrada en el segundo tiempo siguió el carrusel de intervenciones del portero local que, en apenas dos minutos, evitó el gol de Ubay Luzardo en un gran cabezazo, y ante Antonio Núñez, en una buena oportunidad del madrileño.

Ubay Luzardo regresó al once recreativista tras su sanción. / Foto: www.granadacf.es/.
Ubay Luzardo regresó al once recreativista tras su sanción. / Foto: www.granadacf.es/.

El guión de este segundo tiempo estaba claro: el Recre tenía que ir con todo arriba y aguantar el chaparrón de contragolpes que, en teoría, le iba a venir. Su dominio fue evidente, patente y real, lo de las contras, algunas hubo, pero menos de las esperadas Mejor.

Con el Recreativo encerrando en el área al Granada B, el gol por fin llegó. Rubén Mesa, que parece especializado en marcar goles decisivos al cuadro nazarí fue quien obró lo que podía ser un pequeño milagro. Fue al rematar un centro del incisivo Antonio Domínguez en el segundo palo. Era el 2-1 para la esperanza y en el minuto 58, con tiempo por delante para hacer la machada.

Pavón, nada más marcar, hizo dos cambios para ganar frescura arriba. Entraron Miguelito y Ernesto Cornejo, por Rafa de Vicente e Iván Robles; luego fue Waldo quien reemplazó al reventado Antonio Núñez. El Recre siguió a lo suyo, dominando, llegando, eso sí, ahora un poco precipitado y confundiendo la velocidad con el tocino, o sea, querer llegar con demasiadas prisas a las inmediaciones del área local, lo que facilitó un poco la tarea de la zaga granadina.

Aún así, el Recre insistió, y tuvo el premio merecido a esa insistencia y, también, a todo lo que había hecho antes. Rubén Mesa, otra vez Rubén Mesa, fue quien remachó a la red un balón suelto en el área, si bien la jugada hubiera acabado en penalti que estaba a punto de señalar el colegiado Miralles Selma. Dejó la ley de la ventaja -un aplauso al colegiado- y el delantero recreativista estableció el empate a dos.

Al final el Recre al menos salvó un punto. / Foto: Teleonuba.
Al final el Recre al menos salvó un punto. / Foto: Teleonuba.

De ahí al final el Recre quiso buscar el premio gordo, pero el esfuerzo había sido tan grande que las ideas no le fluyeron en la medida esperada. Tuvo llegadas, pero también ojo avizor a que el Granada B, por cualquier motivo, se encontrara con otro premio inmerecido. No pasó nada. Hubo faltas laterales para los dos equipos que aumentaron el rimo cardíaco de los aficionados, pero ninguna de ellas tuvo consecuencias.

Y la historia del partido se acabó con ese empate a dos, que deja al Recre, de momento, fuera de la promoción, pase lo que pase en el Jaén-Extremadura de la tarde. Y que deja al partido del domingo con el San Fernando como la final de todas las finales. Esa sí.

GRANADA B: David; Antonio Marín, Ismael Athuman, Estupiñán, Pawel, Sulaymán, Entrena (Migue Cobo, 65′), Navarrete (Hugo, 81′), Luis Suárez, Sergio Peña, Tomás (Jean Carlos, 75′).

RECREATIVO: Rubén Gálvez; Iván Robles (Ernesto Cornejo, 58′), Ubay Luzardo, José Alonso, Javi Cantero; Jesús Vázquez, Rafa de Vicente (Miguelito, 58′); Antonio Domínguez, Fran Machado, Antonio Núñez (Waldo, 83′), Rubén Mesa

Árbitro: Miralles Selma (colegio valenciano). Mostró la cartulina amarilla a Tomás (45′), Navarrete (79′), por el Granada B; y a Rubén Mesa (44′), Antonio Núñez (50′), Ubay Luzardo (87′), por el Recreativo.

Goles: 1-0 (37′) Pawel remata desde cerca a la salida de un córner. 2-0 (40′) Entrena culmina una acción a la contra del cuadro local. 2-1 (58′) Rubén Mesa remata de cabeza en el segundo palo un centro de Antonio Domínguez. 2-2 (77′) Rubén Mesa remacha dentro del área en una acción en la que hubo penalti a Antonio Núñez.

Incidencias: Partido correspondiente a la 36ª jornada en el grupo IV de Segunda B jugado en el estadio Nuevo Los Cármenes. Presencia de unos 250 seguidores albiazules en las gradas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.