El Pedro Alonso Niño pierde en Lanzarote la ocasión de recortar distancias a sus rivales en la pelea por eludir el descenso (29-24)

S. D. El Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer dio todo lo que tenía en Lanzarote y no fue suficiente para sumar algún punto. Fue competitivo durante muchos minutos, pero a diez para el final su rival le dio un parcial definitivo, para acabar ganado por 29-24. Una pena porque de haber ganado se habría acercado a la salvación y se hubiera colocado a un punto de Villafranca y Bolaños. No obstante, la jornada aún no ha acabado y en las tres jornadas que restan sigue teniendo opciones de alcanzar la salvación.

El encuentro fue igualado y el PAN Moguer pagó caro el perder muchos balones, especialmente en el momento decisivo del encuentro. Dio la cara ante un rival que también necesitaba el triunfo porque tiene en su mano entrar en la fase de ascenso y demostró que es un equipo competitivo. Estuvo bien en defensa y en ataque Gonzalo Álvarez con ocho goles y Dani Podadera con 6, llevaron el peso del equipo en el plano ofensivo, donde Sergio Cruzado, que tuvo problemas físicos, sumó dos goles.

En la primera mitad cada parcial fue de máxima igualdad. Del 1-1 se pasó al 4-4 y tras un parcial de 2-0 de los locales, el equipo de Moguer se lo devolvió con un 3-6 para situarse a cinco minutos para el descanso por delante (11-12, m. 35). No obstante en un nuevo arreón de los insulares, guiados por Vicente Manuel Poveda, éstos se fueron dos tantos arriba al descanso (16-14).

En la segunda mitad el PAN Moguer logró aguantar el tipo y aplicarse para llegar al minuto 40 de nuevo en la pomada (21-20). Las distancias se mantuvieron cortas en los cinco minutos siguientes, pero ahí los locales estuvieron más seguros y precisos. El conjunto que dirige Máximo Gutiérrez comenzó a errar ataques tratando de ser raudo y vertical y el Lanzarote se vio arriba para con un parcial a su favor conseguir una cómoda renta de cinco tantos a cinco minutos para el final (28-23). Ya en el tiempo restante poco pudo hacer el equipo amarillo, que tendrá que seguir firme en casa para aspirar a la salvación.

BM LANZAROTE: Gerardo Arrocha (p), Eladio Andoni Rodríguez (0), Ángel Bonilla (0), Vicente Manuel Poveda (7), Joel Peraza (2), Javier Tavio (0), Luis Morín (3), Marco Oubiña (1), Rubén Caraballo (4), Pablo Chantada (0), Nicolas Núñez (0), Carmelo Álvarez (8), Pedro Jesús Cabrera (0), Javier Aday (0), Alexis Rodríguez (4).

PEDRO ALONSO NIÑO: Emilio Guerrero y Fran Garrido (p), Sergio Cruzado (2), Dani Podadera (6), Alejandro Jiménez (1), Gonzalo Álvarez (8), Alejandro Capelo (1), Esteban Medina (0), Fernando Sánchez (0), Javi González (1), Isaac Cumbreras (2), Álvaro Quintero (3).

Árbitros: Luis Díaz-Flores Gómez Calcerrada y Enrique Pérez González. Descalificaron a Isaac Cumbreras. Excluyeron con dos minutos, en los locales a Joel Peraza Deniz (2), Marco Oubiña (2) y Carmelo Álvarez (2); en los visitantes a Javi González, Alejandro Jiménez e Isaac Cumbreras (2).

Parciales cada cinco minutos: 1-1, 4-4, 8-6, 8-8, 11-12, 16-14 (descanso); 19-17, 21-20, 23-21, 25-21, 28-23, 29-25 (final).

Incidencias: Partido correspondiente a la 27ª jornada en el grupo F de la Primera Nacional de balonmano, disputado en el pabellón Municipal de Titerroy (Lanzarote).



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.