La Unidad de Cuidados Intermedios del Juan Ramón Jiménez atenderá a pacientes en situación semicrítica

La primera fase de las obras para la incorporación de este dispositivo destinado a pacientes que requieran una estrecha vigilancia concluirá a finales de marzo.

Los jefes de la UCI, Cardiología y Medicina Interna.
Los jefes de la UCI, Cardiología y Medicina Interna.

Redacción. El Hospital Juan Ramón Jiménez contará con una nueva Unidad de Cuidados Intermedios (UCIN), un dispositivo de nueva creación ubicado junto a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que tiene como finalidad atender de manera específica a pacientes de diferentes especialidades (Cardiología, Medicina Interna, Neumología,…) que requieren una monitorización y una estrecha vigilancia superiores a las que se realizan en una planta de hospitalización. 

En la unidad de cuidados intermedios o de semicríticos ingresarán aquellos pacientes que, aunque se encuentran fisiológicamente estables, tienen un riesgo potencial de presentar un cuadro clínico que requiera una rápida actuación. Es decir, la gravedad de su situación clínica no precisa el nivel de atención de la UCI, pero sí requiere un control más continuado y cuidados de enfermería más especializados que los habituales en una planta de hospitalización convencional.

La creación de este nuevo dispositivo conllevará una inversión superior a los 600.000 euros entre las obras de acondicionamiento y remodelación, la adquisición de equipamiento electromédico y mobiliario clínico, ejecutándose en dos fases. Asimismo, contará con la dotación de personal necesaria para su entrada en funcionamiento, veintitrés nuevos profesionales, que se sumarán a la plantilla del centro hospitalario.


Le acompañan, además. los directores médico y de enfermería.
Le acompañan, además. los directores médico y de enfermería.

La Unidad de Cuidados Intermedios contará con una dotación de 10 camas, distribuidas en 5 boxes dobles en torno a un control central que facilite un estrecho seguimiento de los pacientes ingresados con una vigilancia visual directa además de una monitorización continua de todas sus constantes.

Los pacientes con patología cardiaca constituyen uno de los grupos más beneficiados de la asistencia en la nueva Unidad, evitándoles un ingreso innecesario en la UCI como viene sucediendo hasta ahora al no disponer de un dispositivo de estas características. De este modo, en la UCIN se atenderán en torno al 80 por ciento de los pacientes con infarto después de realizarle un cateterismo, los tratados de arritmia con una ablación o implantes de dispositivos (desfibriladores/marcapasos), las insuficiencias cardiacas descompensadas graves y los tratamientos percutáneos de la Unidad de Hemodinámica (cierre de circuitos intercardiacos o de orejuela de la aurícula izquierda), entre otros. Así, ingresarán en la UCI Coronaria los casos que revistan mayor complejidad y precisen realmente unos cuidados críticos.


Otro de los grandes grupos lo constituyen los afectados de determinadas patologías respiratorias (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, neumonías graves, aquellos que puedan potencialmente desarrollar insuficiencia respiratoria y requieren observación y/o ventilación no invasiva), así como pacientes de medicina interna que requieran una estrecha vigilancia hasta salir de su cuadro agudo.

La Unidad prestará asistencia a cerca de un millar de pacientes anuales con distintas patologías en un entorno multidisciplinar. Para ello, los profesionales de cuidados intensivos mantendrán una comunicación activa con todos los servicios implicados, especialmente aquellos que mayor número de pacientes ingresen en la UCIN, entre otros, posquirúrgicos, cardiología, neumología, medicina interna, urgencias, cirugía, cirugía vascular, onco-hematología, digestivo y nefrología; estableciéndose de manera conjunta protocolos y procedimientos de ingreso, interconsultas, derivaciones a planta, altas a domicilio, etc.

La UCIN se ubicará en un espacio anexo a la Unidad de Cuidados Intensivos. Para ello, se está abordando previamente una mejora en la sala de espera de familiares de UCI, que constituye la primera fase de este proyecto iniciado a principios de febrero y cuya fecha de finalización está prevista para finales del mes de marzo. De este modo, se están incorporando las propuestas realizadas por los familiares en las encuestas de satisfacción, como son, disponer de unas dependencias más amplias y luminosas, con una dotación de aseos y baño asistido en estancias separadas para una mayor comodidad. Anexa a la nueva sala de familiares se ubicará la sala de información.

De forma paralela, se ha concluido también la redacción del proyecto de obras de la propia Unidad de Cuidados Intermedios dentro de la segunda fase de este proyecto, estando previsto el visado del mismo para la próxima semana con la finalidad de proceder a continuación a su licitación pública.

Esta iniciativa constituye uno de los proyectos clave de mejora de la calidad de la asistencia a la ciudadanía onubense, siendo una de las prioridades marcadas por los profesionales de diferentes servicios del centro hospitalario. Por este motivo, ha sido incorporada en el primer bloque de actuaciones que se están llevando a cabo, junto al proyecto de mejora de la asistencia pediátrica o la incorporación de un hospital de día médico independiente del oncológico para tratamientos ambulatorios, en el marco de ampliación de la cartera de servicios sanitarios de Huelva.

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.