El alojamiento rural ‘Río Múrtigas’ de La Nava, una oportunidad única de disfrutar de los encantos de la Sierra onubense

Cada vez son más las familias y grupos de amigos que están descubriendo este rincón onubense, situado en un punto estratégico del norte de la provincia, que permite disfrutar del paisaje y las tradiciones de la comarca. Una experiencia única que todo aquel que conoce repite.

Linares de la Sierra. / Foto: Ayuntamiento de Linares.
La Sierra onubense es todo un paraíso.

HBN. La Sierra de Aracena y Picos de Aroche es un paraíso que merece la pena descubrir. Un lema que los turistas se están tomando al pie de la letra, visitantes que se acercan a esta comarca situada al norte de la provincia de Huelva atraídos por la belleza de sus parajes, sus tradiciones y las delicias gastronómicas que ofrece. Por este motivo, elegir un alojamiento rural en la Sierra onubense es una opción con muchos atractivos para personas de todas las edades, una posibilidad divertida para dejar atrás el estrés del día a día. 

Un alojamiento rural enclavado en un lugar idílico.
Un alojamiento rural enclavado en un lugar idílico.

Con este objetivo, nuestra recomendación se centra en un alojamiento rural que reúne todos los condicionantes que una familia, pareja o grupo de amigos pueda desear. Se trata del Alojamiento Rural ‘Casas Río Múrtigas‘, una propuesta que se adapta a cualquier perfil, puesto que puede acoger desde 2 a 35 personas, dado que cuenta con una habitación individual y 16 dobles de matrimonio. En total, el alojamiento está conformado por tres viviendas independientes entre sí, pero colindantes por si quieren ser disfrutadas por varios grupos. Además, se admiten animales de compañía.

El alojamiento está junto al Río Múrtigas.
El alojamiento está junto al Río Múrtigas.

Unas viviendas que cuentan en su interior con una amplia oferta de electrodomésticos, incluyendo calefacción, mientras que en su exterior se puede disfrutar de jardín, huerto ecológico, barbacoa o piscina, entre otras instalaciones. Todo ello unido al rico paisaje natural que ofrece la Sierra de Aracena, que permite a los visitantes pasear cerca del río Múrtigas, conocer el ganado autóctono, coger setas o hacer senderismo.


El alojamiento plantea numerosas actividades de ocio.
El alojamiento plantea numerosas actividades de ocio.

Junto a la oferta del alojamiento en sí, los propietarios de estas viviendas informan a los inquilinos de las actividades que pueden practicar en el alojamiento o su entorno, desde comer los platos típicos de la zona, hacer recorridos en bicicleta, rutas a caballo, senderismo o recogidas de setas, como hemos comentado, propuestas que gustan mucho a toda la familia, incluyendo los más pequeños.

Antonio y Juani, propietarios del establecimiento.
Antonio y Juani son los propietarios.

Tal y como nos explica Antonio Cortés, propietario del establecimiento junto a su esposa Juani García, “nos implicamos mucho con las personas que vienen a nuestras casas, por ejemplo, llevándolos a recolectar setas, frutas, bayas o plantas, dependiendo de la época del año en el que nos encontramos. Del mismo modo, los acompañamos en paseos por el entorno, con la oportunidad de conocer árboles centenarios, escuchar el canto de los pájaros o fotografiar paisajes, sin olvidar recomendarles visitas a nuestros pequeños pueblos serranos que tanto encanto tienen, con una gran riqueza y variedad. Y, a partir de ahí, los visitantes pueden disfrutar de la pequeña huerta ecológica, el río o el merendero”.


Las propuestas del entorno son inmejorables.
Las propuestas del entorno son inmejorables.

No podemos olvidar que este alojamiento se encuentra en un entorno inmejorable, que ofrece rincones tan llamativos como la Ruta de los Castillos, Rutas Gastronómicas, con el mejor jamón, la Fuente de los Doce Caños de Fuenteheridos, la Gruta de las Maravillas en Aracena, la Mezquita Mudéjar de Almonaster la Real o la Ruta de los Templarios en el sur de Badajoz, entre otras muchas propuestas.

Ambos propietarios tienen una vocación educativa que han trasladado a sus viviendas.
Ambos propietarios tienen una vocación educativa que han trasladado a sus viviendas.

Y no es extraño porque la puesta en marcha de esta aventura empresarial fue una iniciativa que decidió poner en marcha este matrimonio, Antonio y Juani, que, tras vivir durante cuarenta años en Sevilla, querían disfrutar todos los días de la tranquilidad y la belleza que ofrece la Sierra. Juani trabajaba en una escuela infantil hispalense, mientras que Antonio se dedicaba al sector del material educativo, por lo que tienen vocación docente y educacional, que también están poniendo en práctica ahora. “Ese espíritu educativo nos motiva mucho, de ahí que estas viviendas estén especialmente diseñadas para grupos de familia con niños”, nos cuenta Antonio Cortés.

La puesta en marcha de las viviendas se inició hace cuatro años tras una rehabilitación.
La puesta en marcha de las viviendas se inició hace cuatro años tras una rehabilitación.

En concreto, la puesta en marcha de ‘Casas Río Múrtigas’ se llevó a cabo hace cuatro años y medio, cuando este matrimonio dio de alta el negocio y realizó una rehabilitación de las casas para acondicionarlas de forma adecuada. Una propuesta empresarial que, según explican, “la quisimos realizar más por egoísmo personal, de poder disfrutar de esta maravilla que es la Sierra, que como un negocio en sí. Era la fórmula ideal para venirnos aquí. Y estamos muy satisfechos con el resultado, porque están viniendo muchas familias y muchos niños“. En cualquier caso, los inicios no fueron fáciles, pero, poco a poco, con el boca a boca, se ha ido conociendo y extendiendo esta oferta, cada vez más demandada.

Imagen de una de las salas.
Imagen de una de las salas.

La mayoría de las personas que optan por alojarse en estas viviendas procede de las provincias de Sevilla, Huelva y Badajoz, dado que La Nava se encuentra en un punto estratégico, pudiéndose acceder por la Nacional entre Huelva y Badajoz, estando muy cerca de la N-433 entre Sevilla y Lisboa. Por lo general, este alojamiento es más demandado el fin de semana, especialmente por familias de varios hermanos o grupos de amigos que vienen a disfrutar y a tener unos días de convivencia.

Tienen mucha demanda durante todo el año, pero especialmente en otoño e invierno.
Tienen mucha demanda durante todo el año, pero especialmente en otoño e invierno.

Buenas comunicaciones que se unen a unas dotaciones que hacen las delicias de sus inquilinos, hasta el punto de que son muchos los clientes que repiten y que ya se pueden considerar fijos. Por lo general, las casas suelen estar ocupadas de forma preferente los fines de semana, siendo el otoño y el invierno las estaciones con una mayor demanda, si bien, este alojamiento disfruta de una estabilidad estacional a lo largo del año. De hecho, en verano, durante las tradicionales Fiestas del Melocotón de La Nava también alcanza una alta tasa de ocupación. 

Los inquilinos pueden disfrutar de las tradiciones serranas.
Los inquilinos pueden disfrutar de las tradiciones serranas.

Sí, porque las tradiciones también ocupan un lugar destacado entre las propuestas de estas casas. “Junto a la naturaleza, nuestro deseo es que las personas que nos visitan puedan recuperar de alguna forma los sabores y tradiciones de esta comarca, por lo que les llevamos huevos del campo, les ofrecemos la posibilidad de vivir experiencias diferentes, como hacer quesos artesanos o, incluso, les ofrecemos productos ibéricos para que hagan una barbacoa. Todo ello gracias también a los vecinos de La Nava, que se han implicado mucho con nosotros en estas casas rurales que, de algún modo, también están dando mucha vida al pueblo”, nos comenta el propietario.

Las tradiciones de la comarca están a la mano de los usuarios de estas viviendas.
Se les ofrece un surtido de ibéricos para hacer una barbacoa.

Otra de las delicias que pueden probar los visitantes son las conservas de melocotón tan típicas de la localidad, donde sus fiestas están dedicadas al conocido ponche de melocotón, “ponche que siempre tenemos en conserva y procuramos que prueben nuestros clientes”, nos comenta Antonio. Una fruta muy tradicional en La Nava, junto con las manzanas.

Un concepto de vivienda rural diferente.
Un concepto de vivienda rural diferente.

Y todo a unos precios asequibles, “porque no montamos este alojamiento con una idea de negocio en sí, sólo queremos mantenernos. Nuestro objetivo, como hemos comentado, es disfrutar de la vida aquí. Por este motivo, nuestra tarifa es la más económica de la zona”, afirma el propietario, que añade que “somos una vivienda rural con una filosofía diferente. Lo que más nos importa no son los grandes lujos, sino que la gente viva una experiencia inolvidable, que disfrute del campo, del aire libre, del paisaje…, y todo en una casa limpia y bien equipada”.

Una recomendación que seguro que no les defraudará.
Una recomendación que seguro que no les defraudará.

Por todo ello, los responsables de estas casas bañadas por el río Múrtigas animan a los lectores de Huelva Buenas Noticias a que “vengan a La Nava a conocer la Sierra de Huelva, que todavía sigue siendo una gran desconocida. Son muchos los rincones y secretos que guarda esta comarca, que es todo un paraíso, sin olvidar que la gente de este pueblo es encantadora. Así que no se lo piensen y vengan a disfrutar de La Nava y su gente. Seguro que quedarán muy satisfechos”.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.