Descansar en La Chatarré, una finca con encanto situada en un punto estratégico para conocer la provincia de Huelva

El 'Valle Granero' de Calañas es donde se encuentra este alojamiento rural que engloba tres casas de diferentes capacidades. La naturaleza que rodea a la finca le imprime un carácter fresco y alegre del que sus huéspedes pueden disfrutar en cualquier época del año.

Vista de la fina La Chatarré.
Vista de la fina La Chatarré.

HBN. El 2017 está siendo, sin dudas, el año de la provincia de Huelva. Diversos acontecimientos, como la celebración del 525 aniversario del Encuentro entre Dos Mundos o ser Capital Española de la Gastronomía, están promoviendo que turistas de innumerables países incluyan en sus planes vacacionales conocer esa joya escondida situada al suroeste de Andalucía.

Así son los amaneceres en este alojamiento.
Así son los amaneceres en este alojamiento.

Si el objetivo es recorrer el territorio onubense, un buen lugar para situar nuestro ‘cuartel general’, es decir, donde dejar las maletas y empezar a movernos, bien puede ser la localidad de Calañas. Allí, en pleno corazón de la provincia, se encuentra la finca ‘La Chatarré’, un alojamiento rural regentado por Javier Sánchez y Yolanda Sánchez, dos madrileños que se enamoraron del sur y decidieron buscar un terreno en el que levantar un pequeño paraíso.

finca la Chatarré“Desde que conocimos Huelva, nos encantó y quisimos poner en marcha aquí nuestro proyecto más personal, que se ha acabado convirtiendo en una manera de vida. Nos llevamos un año recorriendo la provincia entera para encontrar la mejor ubicación y nos gustó este sitio, en la localidad de Calañas, por ser el centro geográfico de Huelva. Desde aquí, cualquier punto de la provincia onubense, desde la Sierra a las playas, está cerca y Sevilla y Portugal a menos de una hora”, explica Javier.




Entrada a La Chatarré.
Entrada a La Chatarré.

La pareja, decidida a retirarse de la capital española y venirse al sur, adquirió unas parcelas de terreno, aproximadamente unas 9 hectáreas, situadas en el conocido ‘Valle Granero’ -en la carretera camino de Zalamea-, donde comenzaron a construir en 2007 la finca La Chatarré. Actualmente, la edificación cuenta con tres alojamientos independientes que se abrieron al público en 2010, aunque el proyecto, que aún no ha culminado, contempla tres casas más.  

En el recinto se celebran bodas y otros eventos.
En el recinto se celebran bodas y otros eventos.

Asimismo, en estos momentos los dueños están realizando obras de mejora para añadir una zona cubierta en la parte superior del complejo, con el objetivo de celebrar en la misma bodas y otros eventos que tendrán de fondo un espectacular paisaje serrano. 




Y es que La Chatarré puede presumir de ser un complejo lleno de encanto, con sus tres magníficas terrazas, zonas ajardinadas, porche con vistas a la naturaleza, merendero con barbacoa, piscina con vestuario, rincón natural de lectura, parque infantil con columpios y cama elástica, y hasta un estanque.

finca la ChatarréCapítulo aparte merecen sus cómodas casas, que se encuentran en una misma edificación, aunque poseen entradas individualizadas, lo que permite que sean ocupadas tanto por un grupo grande como por tres independientes. Las casas tienen capacidad para 10, seis y dos personas y cuentan con todo lo necesario para pasar unos días de relax y descanso, como camas grandes y confortables, cocina completa con televisión, menaje y ropa del hogar, chimenea en los salones comunes, calefacción central y ventiladores. La finca también cuenta con una sala recreativa y con un salón de celebraciones, que puede utilizarse como sala de juntas, ya que está provisto tanto de barra de bar como de conexión a Internet.

Biblioteca.
Biblioteca.

Pero el gran valor de estas casas reside en el enclave donde se encuentran, que abre un abanico de posibilidades a públicos de todas las edades. “La mayoría de nuestros clientes viene a descansar, pero al tener la naturaleza tan cerca, acaban apuntándose a alguna actividad”, reconoce Javier, y es que no es fácil resistirse a recorrer rutas de senderismo como la de los molinos harineros, que transcurre por la orilla del cauce del río Odiel, montar en bicicleta o darse un paseo en kayak para conocer alguna de las cinco lagunas que se encuentran próximas a las casas.

La Chatarré se encuentra en un increíble enclave natural.
La Chatarré se encuentra en un increíble enclave natural.

Mención especial merece el recorrido guiado por el interior de la finca ideado por Javier, en el que se explica a los visitantes cuáles son las diferentes especies vegetales y arbóreas del espacio, así como el circuito para pasear o hacer running creado en La Chatarré para que sus clientes más deportistas no pierdan la buena costumbre de activarse un rato al día. El recinto también alberga un mirador natural llamado los Riscos de la Liebre por la cantidad de estos animales que siempre ha habido en la zona, y dos antiguas minas que han sido tapadas por seguridad.

Paraje de los Riscos.
Paraje de los Riscos.

Por otro lado, los huéspedes tienen a su disposición instalaciones para practicar tiro con arco, pesca sin muerte, cazar en un coto privado y hasta un telescopio para contemplar las estrellas

Pero si el objetivo es descubrir la provincia de Huelva, no hay que perderse pueblos como Riotinto, Aracena o Almonte, todos a escasa distancia, donde esperan al viajero el paisaje marciano del río rojo, las cuevas mágicas de la Gruta de las Maravillas o uno de los puntos de peregrinaje más famosos de todo el mundo, la aldea de El Rocío. Ello regado con los excelentes manjares de una tierra que este 2017 se ha erigido centro gastronómico de España.

finca la ChatarréPor todo ello, a la finca acuden tanto familias como parejas y grupos de amigos provenientes de la provincia de Huelva, pero sobre todo de fuera, de Málaga, Madrid, País Vasco y Cataluña, entre otras regiones. “También vienen muchos franceses, que gustan de estar en contacto con la naturaleza. Para todos estos públicos tengo preparado material para entregárselo cuando llegan, como planos con coordenadas, itinerarios de excursiones con tiempos estimados, etc.”, explica Javier, que además recalca que él y Yolanda viven en una casa aparte en la misma finca, lo que les permite estar siempre disponibles para solucionar cualquier incidencia o dudas de los viajeros.

Quienes se animen a alojarse en La Chatarré, deben saber que la época del año de mayor afluencia es el verano, fecha en la que las casas se alquilan por semanas y los dueños suelen hacer ofertas muy interesantes. El resto del año, el alquiler mínimo es de dos noches, siendo un momento excelente para visitar este enclave entre los meses de septiembre y junio porque es cuando el campo está más verde y frondoso.

finca la ChatarréPor último, un dato a tener en cuenta es que la finca es autónoma y respetuosa con el medio ambiente, ya que se alimenta de energía solar a través de placas fotovoltaicas, existiendo un generador para cubrir las necesidades de energía eléctrica en caso de que fuera necesario.

Así pues, escaparse unos días hasta este enclave calañés es una excelente opción, ya que además de la comodidad de los alojamientos, la extensión de terreno en la que se encuentra la finca la convierte en el lugar idóneo para disfrutar con toda la familia.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.