La fortaleza onubense que fue mandada construir por el Rey Salomón

Son muchas las leyendas que relacionan esta figura bíblica, conocida por su sabiduría y la riqueza de sus minas, con la provincia de Huelva. Un monarca israelí que, al parecer, comerció junto a los fenicios con Tharsis y Riotinto, donde se encuentra el Cerro Salomón, y lo hizo con tanta frecuencia que pudo construir un oppium en el Cerro de Cobullos, en Campofrío. Una historia que incluso pudo ser el origen del nombre de Zalamea, puesto en homenaje a Salomea, hija de Salomón.

El Rey Salomón es un personaje bíblico, que siempre ha generado mucho interés.
El Rey Salomón es un personaje bíblico, que siempre ha generado mucho interés.

Mari Paz Díaz. El Rey Salomón (Jerusalem, actual Israel, siglo X a.C.) es una figura bíblica, aparecida en el Libro de los Reyes, en el Antiguo Testamento, –así como en los textos de la Torá y el Corán-, que ha generado múltiples historias que siguen llamando mucho la atención. Segundo hijo del rey David y Betsabé es uno de los reyes de Israel más emblemáticos, siendo conocido por su sabiduría y sentido de la justicia. Eso sí, a día de hoy, no existen evidencias históricas que demuestren la veracidad de estos hechos narrados en los pasajes religiosos.

Obra de Rubens en la que se reproduce el famoso juicio de Salomón.
Obra de Rubens en la que se reproduce el famoso juicio de Salomón.

Entre los episodios más conocidos se encuentra un relato aparecido en el Libro I de los Reyes (3: 16-28), donde se cuenta cómo Salomón, siendo rey de Israel, supo averiguar la verdad ante un difícil caso entre dos mujeres, que protagonizaron una disputa, pues ambas aseguraban ser madres de un bebé, mientras que el hijo de una de ellas había muerto. Un difícil juicio que fue resuelto de forma sabia por el monarca, tanto que es uno de los episodios bíblicos más citados, siendo reproducido en numerosas obras pictóricas y literarias. Un texto que ha llegado a nuestros días con el dicho “decisión salomónica”, en relación con la acertada sentencia en un caso tan complicado.

Una novela de finales del siglo XIX hizo famosas las Minas del Rey Salomón.
Una novela de finales del siglo XIX hizo famosas las Minas del Rey Salomón.

Sobre esta figura bíblica, igual o más famosas, son las llamadas Minas del Rey Salomón, conocidas especialmente a raíz de una popular novela de finales del siglo XIX, escrita por H. Rider Haggard. Una historia de aventuras que transcurre en una región inexplorada de África, protagonizada por viajeros liderados por Allan Quatermain, que buscan al hermano de uno de estos exploradores.

Cartel de la conocida película 'Las Minas del Rey Salomón', protagonizada por Richard Chamberlain. / Foto: Filmaffinity.
Cartel de la conocida película ‘Las Minas del Rey Salomón’, protagonizada por Richard Chamberlain. / Foto: Filmaffinity.

Una obra, considerada como la génesis del género literario sobre mundos perdidos, que ha sido adaptada varias veces al cine, siendo la película protagonizada por Richard Chamberlain en 1985 la versión más conocida. Eso sí, en 1950 se realizó una versión anterior, dirigida por Andrew Marton y Compton Bennett con Deborah Kerr y Stewart Granger, que precisamente rodó parte de sus escenas en Aracena. Una elección que, en principio, no parece causal. Y explicamos porqué.

La primera versión cinematográfica de 'Las Minas del Rey Salomón' de 1950 rodó algunas escenas en Aracena. / Foto: Filmaffinity.
La primera versión cinematográfica de ‘Las Minas del Rey Salomón’ de 1950 rodó algunas escenas en Aracena. / Foto: Filmaffinity.

A pesar de tanta literatura, a día de hoy, no se conoce la ubicación de estas ricas minas de Salomón, que han creído ser localizadas en numerosas ocasiones por aventureros y científicos. La última noticia sobre las mismas aparecía esta misma semana, porque arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv (TAU) afirman que las legendarias minas se encuentran en el valle Timna de Israel, donde ha aparecido una fortificación militar, un sistema de defensa muy bien organizado, que demuestra la dependencia significativa del comercio de larga distancia. Una investigación que ha sido difundida en «The Journal of Archaeological Science: Reports», tal y como publica el diario ABC. Del mismo modo, en 2013, un grupo de científicos aseguró hallar las minas en Jordania, aunque no eran de oro, sino de cobre.

Pintura que recrea la visita de la Reina de Saba a Salomón. / Foto: La Huella Digital.
Pintura que recrea la visita de la Reina de Saba a Salomón. / Foto: La Huella Digital.

Sin embargo, la Biblia no ofrece muchos datos sobre estas minas, puesto que sólo habla de la capacidad del monarca de encontrar oro y metales preciosos, además de mencionarse la riqueza del templo de Salomón. Por el contrario, sí aparecen en la Torá y el Corán, donde se habla de ricos yacimientos de oro, plata y diamantes, metales que Salomón llevó a conocer a la también legendaria reina de Saba con el fin de deslumbrarla con sus inagotables riquezas. Un romance, entre el rey Salomón y la reina de Saba, descrito tanto en la Biblia como en el Corán, que ha dado pie a múltiples obras, de literatura y películas, a pesar de que existan muchas lagunas sobre la biografía de esta monarca que supuestamente viajó desde Saba a Jerusalén para conocer a Salomón.

El monarca construyó una flota para establecer relaciones comerciales con los pueblos vecinos del Mediterréneo. / Foto: Profesores en linea.
El monarca construyó una flota para establecer relaciones comerciales con los pueblos vecinos del Mediterráneo. / Foto: Profesores en línea.

Sobre las célebres minas, podemos comentar que, según recogen los textos sagrados, Salomón ordenó construir una flota con base a orillas del mar Rojo, que tenía el objetivo de fomentar las relaciones comerciales con los pueblos vecinos, logrando con ello un enorme poder y desarrollo económico para el pueblo de Israel. Y es en este punto donde parece hallarse la conexión de Huelva con Salomón, puesto que, como ya hicieran los fenicios desde el siglo VIII a. C., el conocido monarca acudió a la provincia onubense atraído por la riqueza de las minas de la Faja Pirítica.

Jornadas mineras en la Universidad de Huelva.
Minas de Tharsis.

Es más, se piensa que el interés de Salomón de reforzar su flota, junto a las del rey fenicio de Tiro, era precisamente con la finalidad de llegar a Tarsis (Tarshish). No podemos olvidar que Tarsis aparece citado en la Biblia como un lugar que suministraba ricos minerales y al que se llegaba a través del mar desde la tierra de Israel y fenicia.

Salomón se unió a los fenicios para realizar la ruta hasta las minas onubenses.
Salomón se unió a los fenicios para realizar la ruta hasta las minas onubenses.

Con su flota, el Rey Salomón estableció una ruta comercial regular por el Mediterráneo con Tarsis junto al Rey Hiram de Tiro. Es más, las leyendas apuntan a las minas de Tarsis como el origen o la fuente de riqueza del Rey Salomón, que se surtía en Huelva de plata, oro, estaño y de hierro. Un hecho que fue el punto de inicio del desarrollo de las minas de la Cuenca de Riotinto. Tanto es así que el cerro alto existente en Minas de Riotinto recibió el nombre de Cerro Salomón.

Cerro Salomón, situado en Minas de Riotinto. / Foto: youtube.
Cerro Salomón, situado en Minas de Riotinto. / Foto: youtube.

En realidad, el Cerro Salomón cambió su fisonomía a inicios de los años ochenta del pasado siglo XX como consecuencia de los movimientos de tierra que se produjeron en la zona para la extracción de mineral. Sin embargo, anteriormente, hacia 1966, un grupo de profesores de la Universidad de Sevilla, formado por Antonio Blanco, José María Luzón y Diego Ruiz, había llevado a cabo una serie de excavaciones arqueológicas, rastreos que pusieron de manifiesto la presencia en la zona de íberos, celtas, fenicios y romanos, que habían llegado hasta este cerro para la extracción metalúrgica.

Cerro Colorado es un yacimiento minero entre Minas de Riotinto y Nerva.
Cerro Colorado es un yacimiento minero entre Minas de Riotinto y Nerva.

En la actualidad, este lugar se denomina Cerro Colorado, un yacimiento minero situado entre los términos municipales de Minas de Riotinto y Nerva. Se trata de una de las minas a cielo abierto que constituye el complejo minero de Minas de Riotinto, junto a la Corta Atalaya, habiendo sido uno de los mayores depósitos de sulfuros masivos del mundo, con 500 millones de toneladas de mineral, contando con más de 250 millones aún sin explotar.

Tartessos.
Tartessos.

Y es aquí donde encontramos una nueva evidencia de la relación entre el Rey Salomón y la provincia de Huelva. Porque, según el Antiguo Testamento, en el siglo X a. C., las naves del rey de Israel volvían cada tres años cargadas de “oro, marfil, monos y pavones”, lo que probaría las relaciones comerciales entre los judíos y el pueblo onubense, que podría tratarse por aquel entonces de la mítica Tartessos, tal y como recoge un artículo de la Asociación de Profesores de Historia de Andalucía ‘Hespérides’. Una prosperidad económica que permitió a Salomón levantar en Jerusalén el gran templo de David y un enorme palacio real.

En Campofrío aparecen evidencias arqueológicas de una gran fortaleza, que pudo haber sido mandada a construir por el Rey Salomón.
En Campofrío aparecen evidencias arqueológicas de una gran fortaleza, que pudo haber sido mandada a construir por el Rey Salomón.

Más curioso aún parecen ser los restos arqueológicos hallados en Campofrío, que parecen evidenciar la existencia de un castro o poblado fortificado de la época de la Edad del Bronce tardío en la zona conocida como el Cerro de los Cobullos. Una fortaleza de gran tamaño que, al parecer, fue mandada construir por el Rey Salomón, al quedar impresionado por la riqueza metalúrgica de Huelva. Una afirmación recogida en el libro titulado Historia del Rey Salomón, publicado en 1609 por el Padre Juan Pineda, obra impresa en Lyon y Venecia.

Recreación del Templo de Salomón en Israel, conocido por su riqueza.
Recreación del Templo de Salomón en Israel, conocido por su riqueza. / Foto: youtube.

En concreto, en el Cerro de Cobullos existen restos de toscas viviendas agrupadas, un aljibe no muy mal conservado y un baluarte en la cima que dibujan la existencia de un castro ibérico de la segunda Edad del Bronce, donde, según el Antiguo Testamento y la tradición oral, fueron fortificaciones mandadas construir por el monarca israelí con motivo del frecuente envío de sus naves a Tartessos, debido a la riqueza minera de esta zona. Un castillo u oppium que podría tener, por tanto, unos 2.500 años de antigüedad.

Conocida imagen de Felipe II.
Conocida imagen de Felipe II.

Recordemos que el mismo Cerro de Cobullos, entonces perteneciente al término municipal de Aracena, también obtuvo una enorme fama durante el reinado de Felipe II por la riqueza y belleza de sus jaspes rojizos, una roca utilizada para la ornamentación y muy apreciada desde antaño. No en vano, también es referida en algunos textos del Antiguo Testamento. Al parecer, la cantera de jaspe de Cobullos fue comprada por el Rey Felipe II a Pedro Barragán en 800 ducados el año 1578, siendo usadas para decorar el Monasterio de El Escorial. Pues ver con más detalle esta historia en este artículo: http://huelvabuenasnoticias.com/2016/04/17/la-cantera-onubense-de-la-que-se-extrajeron-las-piedras-para-la-decoracion-del-monasterio-del-escorial-y-la-catedral-de-sevilla/

La tradición oral asegura que el nombre de Zalamea procede de Salamea, en honor a Salomón.
La tradición oral asegura que el nombre de Zalamea procede de Salamea, en honor a Salomón.

Pero, volviendo a la relación del Rey Salmón con Huelva, tampoco podemos obviar la conocida tradición oral que asegura que es en esta relación comercial con las minas onubenses donde se encuentra el origen de Zalamea. Sí, tal y como recoge Rodrigo Caro en su libro Antigüedad de Sevilla, “las gentes que el rey Salomón enviaba por oro y plata a aquella tierra la edificaron (Zalamea la vieja, rebautizada Nerva) y le llamaron Salomón, Salamea. En prueba de esto alegan que un castillo muy antiguo, que cerca de allí está, desde aquel tiempo hasta el presente, le llaman el castillo viejo de Salomón…”.

Plaza Talero de Zalamea. / Foto: verpueblos.com
Plaza Talero de Zalamea. / Foto: verpueblos.com

Esta leyenda ha sido estudiada desde el punto de vista histórico por los historiadores locales Manuel Domínguez Cornejo y Antonio Domínguez Pérez de León en el artículo titulado ‘La leyenda de Salomón, difundido en el blog ‘Zalamea la Real – Historia’, donde se hacen eco de la creencia de que los comerciantes del rey de Israel, entre los que podría encontrarse una hija del mismo, llegaron a este punto de la provincia de Huelva, estableciendo un campamento en una pequeña meseta, donde hoy se encuentra la plaza de Talero de Zalamea la Real, dando nombre a este asentamiento el de Salomea, en honor a la hija de Salomón.

Dibujo bíblico de las naves que llegaban para comerciar con Tarsis. / Foto: www.dibujosbiblicos.net
Dibujo bíblico de las naves que llegaban para comerciar con Tarsis. / Foto: www.dibujosbiblicos.net

Una tradición oral que ha sido recogida por diferentes autores en los últimos siglos, aunque estos datos contrastan con la versión histórica, que asegura que los orígenes de Zalamea son de carácter musulmán. Para Antonio Domínguez y Manuel Domínguez, “no existen hoy datos arqueológicos en Zalamea que permitan de una forma fehaciente establecer algún tipo de conexión entre los habitantes del lugar y los colonizadores que comerciaban con estas minas, aunque no es descartable que pudiese existir algún tipo de contacto. No obstante, creemos que al carecer de datos arqueológicos o documentales que lo corroboren, esta leyenda carece de fundamento. Creemos que pudo tener su origen entre los siglos XIII y XVI, por una asociación popular entre el nombre del pueblo y determinados topónimos existentes en la zona (Cerro Salomón) o bien en algún autor que diese esta relación por cierta y difundiese la idea entre los habitantes del lugar”.

En la tradición oral onubense existen muchas historias que unen al Rey Salomón con la provincia de Huelva.
En la tradición oral onubense existen muchas historias que unen al Rey Salomón con la provincia de Huelva.

A pesar de ello, estos historiadores aseguran que “aunque no hay indicios claros de que hubiera con anterioridad al siglo II  d.C. una población en el lugar que ocupa la actual Zalamea. Esto no quiere decir que no pueda ser, pero en base a las fuentes de las que se nutre la historia, documentos y hallazgos arqueológicos, no podemos decir nada al respecto. Sí podemos, sin embargo, asegurar que en el término actual de nuestro pueblo si existían ya poblamientos más o menos estables que han venido formándose desde el tercer milenio a.C.”.

Las minas onubenses han atraído a diferentes culturas a Huelva desde la Antigüedad. / Foto: David Pérez.
Las minas onubenses han atraído a diferentes culturas a Huelva desde la Antigüedad. / Foto: David Pérez.

Sea como sea, lo que podemos afirmar es que la fama de las minas de Huelva ha sido tal a lo largo de la historia que su riqueza aparece reflejada en varios pasajes de textos bíblicos, formando parte de mitos y leyendas tan conocidas a nivel mundial como las que las relacionan con el Rey Salomón o con los mismos Reyes Magos, como sabemos. Historias que aparecen de forma recurrente citadas en obras de los siglos XVII, XVIII y XIX y, aunque no existan evidencias arqueológicas ni documentales de la veracidad de estos testimonios, lo que parece claro es que Huelva era un destino deseado en la Antigüedad. Hechos que pudieron ser magnificados o novelados, pero que pudieron tener algo de verdad.



3 Responses to "La fortaleza onubense que fue mandada construir por el Rey Salomón"

  1. José Miguel Jiménez Serrano   22 enero 2017 at 12:08 pm

    David Avery en su libro “Nunca en el cumpleaños de la Reina Victoria” asoció erróneamente el nombre de Zalamea la Vieja a la actual Nerva, al confundir los datos que el Padre Caro apuntó en su visita a las minas de Riotinto. Caro denominó Zalamea la Vieja a las ruinas de Urium, por la costumbre de entoncesde apellidar “la Vieja” a las ruinas cercanas a otras poblaciones.

    Responder
  2. Adolfo   23 enero 2017 at 9:30 am

    Genial.

    Responder
  3. Adolfo   23 enero 2017 at 9:33 am

    Esta y mil y una historias más, deberían formar parte de un Museo dedicado a la memoria de estas tierras. La pedagogía de la historia, con sus leyendas. Con sus sombras y luces. Hay algo que despierte más curiosidad que saber y conocer tus raíces?.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.