El destino de la campana de la Santa María, uno de tantos misterios por resolver de la nao capitana de Colón

Aquella que sonó en la mañana del 3 de agosto de 1492 en el fondeadero del Puerto de Palos, y descubierta en 1994 por un antiguo oficial de la Armada Italiana en las costa norte de Portugal, tras una fallida subasta en 2003, se encuentra hoy en día en paradero desconocido.

La réplica de la Nao Santa María de 1892.
La réplica de la Nao Santa María de 1892.

RFB. A principios de noviembre pasado el presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, daba cuenta de la excelente noticia, una nueva réplica de la Nao Santa María se va a construir en Punta Umbría para la Fundación Nao Victoria, con objeto de navegar a lo largo del mundo y difundir nuestra vinculación con el hito de 1492. Este es uno de los principales proyectos a desarrollar en la conmemoración del 525 aniversario, en el que ya nos encontramos.

La Nao Santa María es probablemente la embarcación más conocida de la historia y, sin embargo, una de las que más misterios contiene. El propio debate de su condición de nao o carabela ya es un punto de partida de discrepancias que empiezan a considerarse a finales del siglo XIX, cuando a partir de la recuperación para la opinión pública internacional de la gesta colombina por parte de Washington Irving, se popularizó la verdadera relevancia histórica del hecho.

Cámara del comandante de la nao Santa María  replicada en 1892.
Cámara del comandante de la nao Santa María replicada en 1892.

De hecho, la ausencia de planos de la embarcación ha obligado a estimar sus características. De las distintas réplicas a tamaño natural realizadas desde la conmemoración de 1492, es probable que la que se encuentra expuesta en el Muelle de Carabelas sea la más fidedigna. ¿Cuales son los elementos originales que permanecen en el mundo de hoy de la mítica nave? 

14962412_10202377501956492_691090078_n
Gráfico del lugar del naufragio de la Santa María. / Fuente :Uid.Nversidad Politécnica de Madr

En 1781 fue descubierta en la zona de Haití donde se estima que embarrancó la nao -el primer naufragio de la historia de una embarcación europea en el continente americano- una de sus anclas, que fue aceptada como tal por la comunidad científica internacional a finales del XIX y reafirmada entrado el siglo XX. En el punto en el que fue encontrada se elevó un monolito que ya tiene un elevado nivel de enterramiento respecto a su base original, de modo que confirma la importante dinámica sedimentaria de aquella zona. Este dato es relevante pues induce a pensar que los restos de la nao se encuentran enterrados a unos cinco metros de profundidad, en un área próxima a lugar de fijación del ancla. Hay que recordar que el propio diario de Colón y los escritos de la época aseguraban que todos los enseres de la nave y los elementos aprovechables fueron desembarcados para construir el fuerte Navidad, donde se quedaría un grupo de marineros que ya nunca volvería a la península ibérica. Entre estos enseres se encontraba la campana del buque, de 14 kilogramos de peso,  que en 1555 fue embarcada de nuevo con destino a España en la nao San Salvador, capitaneada por Gonzalo de Carvajal. Esta nave nunca llegó a arribar a la metrópoli naufragando en las costas portuguesas por efecto de un temporal.

Volviendo a la Santa María, en mayo de 2014 el estadounidense Barry Clifford afirmaba que había descubierto sus restos en el fondo del mar, frente a la costa norte de Haití. Este descubrimiento tuvo gran impacto internacional, aunque fue invalidado por la Unesco al poco tiempo, dando más crédito a la tesis de la situación bajo tierra de la nao, anteriormente referida.

Praia do Teimoso, concelho da Figueira da Foz, Portugal
Praia do Teimoso, concelho da Figueira da Foz, Portugal

En este contexto de incertidumbres y misterios, entre los que también se encuentra las causas del propio naufragio, que Colón quiso atribuir, probablemente simplificando la cuestión, al hecho de que era un grumete el que pilotaba la nave por la noche habiéndolo el prohibido y estando el resto de la tripulación durmiendo, en la última década se ha forjado el enigma sobre el paradero de la campana del buque, aquella que debió tocarse por órdenes de su piloto mayor, Pedro Alonso Niño o del propio almirante Cristobal Colón.

Campana de la Santa María.
La campana de la nao Santa María

En 1994, cerca de Figueira da Foz, localidad situada en la costa portuguesa, a unos 140 kms. al sur de Oporto, se realizaban prospecciones marinas para configurar un emisario de residuos de una empresa papelera. El responsable del equipo de buzos era un antiguo oficial de la Armada Italiana, Roberto Mazzara, quien en uno de sus descansos observó que con frecuencia un individuo caminaba por aquella zona con un detector de metales, en la playa de Buarcos, al norte de Figueira. Llamado por la curiosidad, el italiano entabló relación con el lugareño portugues, de modo que invitado a su casa comprobó que tenía una cantidad importante de monedas de los reinados de Carlos V y Felipe II. El portugués le indicó que en la arena de la playa aparecían con facilidad. A partir de ese momento, Mazzara se marcó como objetivo encontrar la fuente de dichas monedas y a unos 150 metros de la costa, a tres metros de profundidad encontró un nucleo de restos de madera. Entre ellos estaba una pequeña pequeña campana de bronce con el lógico deterioro de una gran antiguedad. Con un agujero en un lado, las conchas e incrustaciones marinas atestiguaban sus muchos años en el fondo del océano. Se considera la campana naval más antigua del mundo.

Los escritos que constan en el Archivo de Indias conducen a identificar a esta campana como la de la Santa María, aquella que repiqueteó en el puerto de Palos en la mañana del 3 de agosto de 1492 y que también lo haría el 12 de octubre cuando avisados desde la Pinta del avistamiento del lepero Rodrigo de Triana se confirmaba la llegada a tierra tras la dura e incierta travesía.

A partir del descubrimiento de la campana se produjeron nuevas controversias. El gobierno portugués reclamaba el hallazgo, y cuando iba a ser subastada en 2003 en el hotel Ritz de Madrid, con un precio de partida de 1 millón de euros, la policía intervino requisando el preciado resto arqueológico. El juez determinó que quedara en posesión de la casa de subastas Gestión de Subastas y Activos a expensas de una decisión al respecto, desconociéndose su paradero actual. Si saliera a subasta de nuevo su precio de salida podría alcanzar los cien millones de euros.

http://huelvabuenasnoticias.com/2016/11/20/surgen-voces-que-piden-la-devolucion-a-huelva-del-ancla-de-la-nao-santa-maria-custodiada-en-el-museo-nacional-de-haiti/

http://huelvabuenasnoticias.com/2016/11/07/construyen-una-replica-de-la-nao-santa-maria-para-conmemorar-el-525-aniversario-del-descubrimiento/

http://huelvabuenasnoticias.com/2014/12/16/investigadores-de-la-onubense-trabajan-para-despejar-dudas-cientificas-sobre-los-restos-hallados-en-haiti-de-la-nao-santa-maria/

 

 





Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.