De Bollullos a Reino Unido, la experiencia del onubense Antonio Calvo Rodríguez

Desde abril del pasado año, este joven natural de Bollullos del Condado reside en la ciudad inglesa de Bridgwater donde trabaja en un supermercado de la cadena Morrisons. Dejar España fue una decisión difícil, pero a día de hoy se muestra orgulloso del paso dado.

Antonio Calvo vive en Inglaterra desde abril de 2015.
Antonio Calvo vive en Inglaterra desde abril de 2015.

Rosa Mora. Si hay algo que Antonio Calvo eche más de menos de España es, sin lugar a dudas, a su hija de 7 años, Beatriz. El onubense reconoce que la decisión de trasladarse a vivir al extranjero no fue fácil, pero en aquel momento supo que debía hacerlo.
Su llegada a Reino Unido tuvo lugar en abril de 2015. Tras seis meses en Londres, este joven de 36 años decidió junto a su pareja Paloma mudarse a una ciudad más tranquila, siendo Bristol el lugar elegido. En aquella localidad del suroeste de Inglaterra ya residían algunos amigos y se presentaba a priori como una excelente ciudad para encontrar interesantes ofertas laborales. Pasados un meses -en abril de este año- y por motivos de trabajo se volvían a trasladar a una ciudad cercana a Bristol llamada Bridgwater. En este pueblo -que Antonio asemeja a Bollullos del Condado- el onubense trabaja para la importante cadena de supermercados británica Morrisons.

El onubense es un gran aficionado a la música.
El onubense es un gran aficionado a la música.

Huelva Buenas Noticias ha conversado con Antonio, que ha querido compartir con los onubenses una experiencia que le está aportando aprendizajes muy positivos, y que a la vez le ha hecho “valorar más la provincia de Huelva”.

– ¿En qué momento y por qué decidiste trasladarte a Reino Unido?
– Fue hace algo más de un año y en ese momento notaba que mi vida estaba estancada y decidí darle un giro de 360 grados. Entonces estaba recién empezando con Paloma, mi actual pareja. Ella se vino a Inglaterra para trabajar como aupair en Saint Albans, lo que abrió camino para que dos meses más tarde nos mudáramos juntos a Londres.




Antonio echa de menos a su hija Beatriz con quien hablar a diario por teléfono.
Antonio echa de menos a su hija Beatriz con quien hablar a diario por teléfono.

– Cuéntanos, ¿Dónde trabajas actualmente?
– Actualmente trabajo como operador de almacén en un centro de distribución para una gran cadena de supermercados de Reino Unido, Morrisons.

El onubense,  junto a unos amigos en un pub de Bristol.
El onubense, junto a unos amigos en un pub de Bristol.

– Antes de llegar a Bridgwater has vivido en otras ciudades inglesas, ¿Cómo han sido esas experiencias?
– Pues bien, la primera ciudad a la que me vine a vivir fue Londres, todo fue un poco caótico, compartía casa con al menos seis personas más y todo me parecía enorme, trabajaba en un hotel lavando platos. Seis meses y varias mudanzas más tarde, mi pareja y yo decidimos que había llegado el momento de buscar una ciudad “más acogedora”. Elegimos Bristol, debido a que se presentaron buenas oportunidades de trabajo y teníamos amigos viviendo allí. Por fin conseguimos vivir en un apartamento nosotros solos y la verdad es que nos resultó una ciudad bastante interesante, aunque no era lo que queríamos para nuestro futuro. Otros seis meses más tarde mi pareja consiguió un trabajo en Bridgwater, un pequeño pueblo situado al suroeste de Inglaterra, y nos mudamos sin dudarlo.




En Bristol tiene lugar el mayor festival de globos aerostáticos del mundo.
En Bristol tiene lugar el mayor festival de globos aerostáticos del mundo.

– En lo que al idioma se refiere, ¿dominabas el inglés cuando llegaste?
– Realmente para trabajar en el Reino Unido no es necesario tener un conocimiento profundo del idioma. Yo llegué aquí con el poco inglés que aprendí en mis años de instituto, y la verdad es que poco a poco ha ido mejorando.

Paseando con su pareja Paloma en Candem Town, Londres.
Paseando con su pareja Paloma en Candem Town, Londres.

– ¿Estaba en tus planes trabajar fuera de España?
– Para nada, es algo que nunca me había planteado. Ya que en España tenía un trabajo fijo y tengo a mi hija, mi vida estaba bastante asentada, hasta el punto en que, como ya te he comentado, me sentí estancado.

– Resides en Bridgwater, ¿es una ciudad agradable para vivir?
– Sí, es un pequeño pueblo que se asemeja a Bollullos, muy tranquilo pero a la vez alegre. Aquí me siento como en casa. Al ser un pueblo todo es también más barato.

Intentan cocinar platos españoles, a pesar de que reconocen que los ingredientes no son los mismos.
Intentan cocinar platos españoles, a pesar de que reconocen que los ingredientes no son los mismos.

– ¿Algún rincón favorito?
– Sí, una pequeña tienda de instrumentos a la que suelo ir alguna que otra tarde. Me encanta la música y toco la guitarra eléctrica, así que siempre que puedo me acerco a ver qué encuentro.

– ¿Cómo es tu día a día?
– Pues trabajo de martes a sábado de 6 de la mañana a 5 de la tarde. Cuando llego a casa después de trabajar me pongo a practicar con la guitarra un rato y no da tiempo a mucho más. Los fines de semana aprovechamos el tiempo para ir a alguna playa cercana, visitar a nuestros amigos en Bristol o simplemente disfrutar del tiempo libre.

Aprovechan los días libres para conocer el entorno en el que viven.
Aprovechan los días libres para conocer el entorno en el que viven.

– ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de la vida en Inglaterra?
– Realmente no hay nada que me haya especialmente impactado. Quizás, en el lado positivo, la cantidad de culturas que aquí se mezclan y en el negativo, diría que los británicos se han vuelto un poco antisociales.

– ¿Algún aspecto al que te haya sido complicado adaptarte?
– Sí, al “color”. Huelva tiene mucha luz, muchas horas de sol; aquí, el cielo suele ser gris y, a veces, te puedes pasar más de una semana sin ver el sol. Eso hace que te deprimas un poco, pero al final acabas acostumbrándote.

En la actualidad Antonio reside y trabaja en la localidad de Bridgwater.
En la actualidad Antonio reside y trabaja en la localidad de Bridgwater.

– ¿Qué valoras de forma más positiva tu experiencia en el extranjero?
– Aquí tengo cosas que no podría tener en España. Me levanto por las mañanas sabiendo que si me esfuerzo puedo conseguir lo que me proponga.

– Y tu familia, ¿qué pensó cuando tomaste la decisión de marcharte?
– Que estaba loco. Yo sólo he salido de mi pueblo para ir a estudiar a Sevilla unos años y aún así los visitaba todos los fines de semana. Como ya sabéis tengo una hija y ellos no concebían que yo la dejara en España, pensaban que lo estaba haciendo por las razones equivocadas y no para crecer y avanzar. Ahora están contentos y entienden que yo este aquí.

El onubense acaba de comenzar un curso para mejorar su nivel de inglés.
El onubense acaba de comenzar un curso para mejorar su nivel de inglés.

– ¿Qué echas más de menos?
– A mi hija por supuesto. No hay otra cosa en la que piense todos los días. Es muy duro estar sin ella, pero creo que está orgullosa de mí y hablo con ella todos los días por teléfono.

– ¿Está en tus planes volver a Huelva?
– Pues a corto y medio plazo no. Con el paso del tiempo y según cómo siga todo por España me plantearía volver, a menos que nos echen antes con el Brexit.

Antonio, junto a su  pareja Paloma en  la Playa de Portland.
Antonio, junto a su pareja Paloma en la Playa de Portland.

– ¿Cuáles son tus aspiraciones a corto plazo?
– De momento acabo de empezar un curso de inglés para reforzar el idioma y la verdad es que me gustaría seguir creciendo en mi trabajo y este país me ofrece la posibilidad de estudiar y avanzar en mi carrera.

– ¿Qué mensaje mandarías a los onubenses?
– Pues que si quieren valorar España, que se vengan al extranjero. Como nuestro país no hay otro, pero hasta que no me he venido a vivir aquí no me he dado cuenta. Aquí las oportunidades de trabajo son infinitas, aunque tienes que trabajar muy duro.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.