El poblado de Cabezudos: un mundo que se hunde

Desde los años 40 hasta su despoblamiento en los 80 del pasado siglo XX, el poblado, situado en el término municipal de Almonte, fue modelo y ejemplo para los demás.

Antiguo poblado forestal de Cabezudos.
Antiguo poblado forestal de Cabezudos.

Juan B. Fdez. Sánchez. Aún perdura cercano a nosotros, pero por poco tiempo, un mundo que se hunde, me refiero al poblado forestal de Cabezudos, lo que fuera un núcleo de población estable hasta los años 80, en el término municipal de Almonte, en la actualidad despoblado y abandonado, está desapareciendo poco a poco, cada invierno se acerca con rapidez a su fin, como ya lo hicieron El Abalario, Bodegones y La Mediana.

Podemos encontrar su origen en la Compañía Forestal de Villarejo (N. V. Handelmeatsh, de Ámsterdam) fundada por la familia holandesa Burger, que comenzó a explotar forestalmente el lugar en torno a los años 20 hasta que tras la guerra civil les invitaron “amablemente” a vender sus fincas al Patrimonio Forestal.

Desde los años 40 hasta su despoblamiento en los 80 del pasado siglo XX, el poblado fue modelo y ejemplo para los demás, contaba con colegio -uno viejo y otro nuevo que no se llegó a estrenar-, cantina, consultorio médico, un pequeño casino, y un comercio de ultramarinos; en suma todos los servicios esenciales para atender a una población asentada y dedicada a las labores forestales de la explotación del eucalipto.




Las casas de los trabajadores a duras penas resisten con sus tejados destrozados; la casa grande, que fue la residencia del ingeniero jefe de la explotación, y en la que en alguna ocasión pernoctó la Reina Sofía junto a las infantas en una de sus visitas a El Rocío, ha sido invadida por la maleza. La iglesia ha quedado sin puerta y sin rejas por los actos de expolio y pillaje, con su espadaña altiva en la que se ha instalado una familia de cigüeñas, todavía en su fachada un relieve en terracota del Arcángel San Miguel, es testigo del abandono y decadencia que sufre el poblado forestal, también lo fue en su día de la actividad de sus pobladores que desarrollaron sus vidas en este espacio, con sus penas y sus alegrías, sus gozos y sus sombras, sus ilusiones e inquietudes.

Mucho tiempo ha pasado desde que el 24 de abril de 1954, el obispo Cantero Cuadrado bendijera e inaugurara esta iglesia bajo la advocación de Nuestra Señora de Fátima, en la recién creada Diócesis de Huelva; no hace tanto que el ayuntamiento de Almonte la utilizara como almacén donde guardar los arcos de papel con los que se adornan las calles en los traslados de la Virgen del Rocio. Actualmente se encuentra llena de latas vacías de bebidas y bolsas de basura, se deteriora poco a poco, aunque parece resistirse a la ruina.




Este micromundo se desvanece cada año por dos tiempos, el inexorable cronológico y el implacable meteorológico que cada invierno descarga su furia sobre él, pero la mayor causa de su desaparición es el abandono humano, la desidia de todos los que hemos permitido que todo esto se pierda, y deberíamos hacer algo ya, porque es parte de nuestra historia y nuestro patrimonio, antes de que sea demasiado tarde.




24 Responses to "El poblado de Cabezudos: un mundo que se hunde"

  1. Juan Maria Acosta Ferrero   27 julio 2016 at 3:37 pm

    Mi enhorabuena a Juan B. Fernández por su artículo sobre el poblado de Cabezaudos. Es una pena el estado de abandono de los antiguos poblados forestales, de los que sólo se conserva el de Mazagón, aunque sus actuales ocupantes nada tienen que ver con sus antiguos usos y costumbres.

    Responder
    • Juan B. Fdez. Sánchez   28 julio 2016 at 12:50 pm

      Gracias por tus comentarios Juan Maria

      Responder
  2. Gregorio   27 julio 2016 at 4:41 pm

    ¿Cuantos de nosotros estaríamos dispuestos a movilizarnos en una acción popular para salvar Cabezudos, o al menos parte del poblado?

    Responder
  3. pilar roldan marquez   27 julio 2016 at 7:08 pm

    Me encantaria vivir en cabezudos, y asi contribuir a resucitar esa zona , no se a quien pertenecen las casas , pero no me importaria trasladarme a vivir alli ,

    Responder
  4. Cris   27 julio 2016 at 7:44 pm

    Yo , en una ocasion estuve viendolo , para poder poner un hotel escuela ,escursiones de niños ,y como casas rurales, para tener contacto con la naturaleza,es un sitio ideal , pero tendria que invertir mucho dinero , dado que las casas estan en ruina , es una pena el deterioro que se ve….

    Responder
  5. María Carrascal   27 julio 2016 at 7:46 pm

    Un artículo genial sin duda, una pena que en Huelva siempre pasen estas cosas y nunca se sabe por culpa de quién… esta situación en concreto viene de años y lo sé por haber podido disfrutar de mi infancia junto a mi familia y muchas más en la aldea La Mediana, quienes luchamos muchísimo por mantenerla habitada, y fue imposible pues al final nos fueron derrumbando casa por casa aprovechando quienes no iban mas de un fin de semana, no imaginais que es llegar a tu casa, pues se tenían papeles de cesiones legales, y encontrarte el solar… ya poco queda de todo aquello y nunca se sabrá porqué mano negra e intereses se ha podido llegar a peder semejantes joyas en plena maturaleza… No me importaria pertenecer a algún colectivo que surgiera en pro de estos lugares si aun se pudiera hacer algo. Un nostálgico saludo

    Responder
    • Juan B. Fdez. Sánchez   28 julio 2016 at 12:52 pm

      Gracias Maria

      Responder
  6. Feliciano Jesús Saavedra ramirez   28 julio 2016 at 8:11 am

    Es una lastima que se pierda allí pasé toda mi infancia.la parte de mi vida que aún recuerdo con más cariño. No hace mucho fui
    con mis hijos y se me venían tantos recuerdos tan bonitos que aún perduran por esas casas media derrumbadas que aún se resisten en desaparecer, mucha histórica de tantas familias que allí vivimos, todos éramos una gran familia
    NO A LA DESAPARICIÓN DEL POBLADO FORESTAL DE LOS CABEZUDOS

    Responder
  7. Zoraida   28 julio 2016 at 8:33 am

    Yo he vivido mi infancia allí concretamente en La Mediana, pero por su cercanía pasaba grandes ratos en cabezudos. Es una gran pena, que la Mediana desapareciera y que ahora le siga cabezudos.
    En la Mediana cuando quedábamos pocos, se sucedían robos constantes en las casas durante la semana, cosa que hizo muy difícil mantener una casa en aquellas circunstancias. De ahí que se acabarán abandonando por completo. Existía interés de desalojo.

    Jamás podré olvidar todo lo que aquellos lugares me ofrecieron de niña.

    Gracias por el artículo.

    Responder
    • Juan B. Fdez. Sánchez   28 julio 2016 at 12:55 pm

      Gracias por el comentario Zoraida

      Responder
  8. M@ Ángeles   28 julio 2016 at 3:27 pm

    Es un pena, a pesar de ser joven, también he pasado muy buenas temporadas en Cabezudos, la falta de interés por recuperar un poblado con tanto encanto, desde mi punto de vista, son los económicos, si estuviera en la aldea de El Rocío otro gallo cantaría. Una visión un poco triste pero sinceramente es como lo veo.

    Saludos.

    Responder
  9. jose maria dominguez   28 julio 2016 at 6:35 pm

    Grandes recuerdos……..unos gratos y otros no tantos
    eso fue aproximadamente en el año 1965,pero en esa iglesia
    rece,en la gasolinera mi padre puso gasolina en su seat600
    y como no en la tienda que se encontraba junta a la cantina comprábamos todo tipo de golosinas,los celebre chicles bazooka,o las pachangas(piruletas)…y otras más
    Grandes recuerdos………………………………….

    Responder
    • Francisco Cano   18 febrero 2018 at 11:05 am

      Hola yo tambien estaba por alli en esa epoca naci alli 1955 bautizado alli monaguillo alli y hasta el 69 alli en que nos fuimos yo con 14 añitos
      Mi padre trabajaba en la carpinteria de la cual no queda ni rastro.
      Somos la familia del Cano

      Saludos.

      Responder
  10. Alexandra   19 agosto 2016 at 3:07 pm

    Yo estuve aquí, me dedico a fotografiar lugares abandonados y leyendo por internet lo conocí. Fuimos sin pensarlo y al llegar un guarda nos atendió. Vivía allí con su familia y su trabajo consistia en cuidar aquello y que no entrara nadie. Al hablar y explicarle mi interés nos dejó pasar y nos sirvió de guía. Es una pena que ahora esté así. Os dejo el reportaje: http://grupogoiphuelva.blogspot.com.es/2011/02/aldea-abandonada.html?m=1

    Responder
  11. Antonio Toscano Castilla   2 septiembre 2016 at 1:29 am

    Pues si es una pena dejar perder un poblado tan significativo para tantos como que los hemos conocido y disfrutado de su paz y belleza por el paraje en el que se encuenta ya me gustaria tener opcion a una de sus casas y disfrutar de esa paz..que no se termine de perder cabezudos como se perdio bodegones y otros tantos delos que hubo en la zona

    Responder
  12. José   7 octubre 2016 at 3:06 pm

    Hola buen articulo, yo me case en esa iglesia ya ves si tengo recuerdo, contar conmigo para una asociación en su defensa o una plataforma.
    En poblado foresta de mazagon los antiguos vecino han creado una asociación y todos los año pasan un dia de convivencia asi que animo y acrearla. Un saludo para todos

    Responder
    • Juan B. Fdez. Sanchez   14 octubre 2016 at 1:05 pm

      Gracias

      Responder
  13. Juan Carlos   31 diciembre 2016 at 10:00 am

    Por mis muchas visitas por el lugar, y las que queda …. Quiero añadir, que he sido testigo de ver como han destrozado paredes para sacar cables, sanitarios, espejos … Lo mas triste es que tanto Cabezudos como otras aldeas sin protección, han sido objeto de sustraccion a base de martillo, de cualquier trozo de metal, cables, sanitarios o vigas maestras, asi como en este ultimo caso, la puerta de la iglesia. Restos de fogatas, cristales y azulejos rotos asi como bolitas de Airsoft, …..forma parte del lugar. Videos colgados para su disfrute de tal divertimento, tal como el grafitero deja su “arte”, en las piedras de un castillo medieval por su inconsciencia, y como un juego militar destruye ventanas, puertas, etc …. tambien hacen trabajos de investigación para continuar partidas en nuevos terreros en abandono (desprotección). Cabezudos y aldeas similares terminan cayendo más por la mala conducta humana, que por la accion natural en el paso del tiempo. Lamentable.

    Responder
  14. Israel   8 enero 2017 at 3:05 am

    Hola. Una parte de tu informe me inquieta. Por que dices que cada invierno es peor, que pasa con el invierno ahí, por que es Huelva y tiene que ser un invierno cálido o no? Gracias

    Responder
  15. Cristina Domínguez Soriano   26 agosto 2017 at 8:00 am

    Enhorabuena por el artículo.
    Soy nieta de la que fue la casera de la “CASA CASA GRANDE” tuve la oportunidad de volver a ver aquello en el 2012 y pena me dió al ver el estado en el que se encontraba…así que imagino cómo se encontrara a día de hoy…
    Un lugar tan bonito. En el que pasé gran parte de mi infancia en aquel palacete precioso y jugué junto a mi tía, hermano y primos por cada rincón de un poblado con encanto, que jamás debió de ser abandonado.
    Cuantos recuerdos y anécdotas en el… Qué pena tendría mi abuela al verlo así… Ella fue la última persona que vivió allí…

    Responder
  16. Manuel   26 agosto 2017 at 1:52 pm

    Hola yo a pesar de ser del 91 no puedo hablar de lo que había allí pero si puedo decir que he pasado toda mi vida por esos terrenos ya que mi familia tiene vacas y caballos allí puedo decir que son parajes increíbles que poco a poco están obligandonos a abandonar para el simple hecho de meterse el dinero en los bolsillos tanto como cabezudo la mediana el ya destruido abalario todo esos parajes que son nuestros nos lo están quitando todavía me acuerdo en mi infancia que fui en una ocasión a la iglesia de los cabezudos a recojer el altar de nuestra virgen y puede entrar dentro y admirar lo que para mi son las riquezas de nuestros antepasados y la historia me duele en el corazón pero he de admitir que seguramente lo perdamos todo por la avaricia de algunos y la poca unión de nuestro pueblo para solucionar las cosas .

    Responder
  17. Francisco Cano   17 febrero 2018 at 12:46 pm

    Buenos dias.
    Me llamo Francisco Cano mis padres se trasladaron a lo Cabezudos sobre los años 45 -50 mi pdre era Jose Cano encargado de la carpinteria que estaba al bajar desde la iglesia hacia las casas a la derecha a continuacion los talleres de la maquinaria forestal ahora estan desaparecidos.
    Yo naci en una casa a la mitad del poblado en el año 1955 atendido por la matrona dñ. Maria y bueno quiero decir que las casas mirando de frente desde la iglesia a la derecha cuando yo vivia alli no existian.
    Yo fui monaguillo en esta iglesia tambien estaba alli cuando empezron a venir los curas de blanco como los llaman ahora tengo un hermano mayor que no nacio alli estuvimos hasta el año 1969 en que nos fuimos viendo como esta ahora no me gusta nada lo que han hecho y bueno eso es todo
    Un saludo a los que nacieron aqui y los que vivienro tambien.

    Responder
  18. petiso   11 junio 2018 at 7:33 pm

    Para una sola parcela de terreno que parece que puede recuperar la naturaleza y o empeñáis en volver a ocuparla, madre mía.. un parque natural que esta sitiado y rodeado de población y presión humana, no tenéis bastantes urbanizaciones ya?

    Esta zona es un parque natural y un asentamiento en esa zona significaría su destrozo absoluto. Este sitio es un lugar mágico, tal y como está, no necesita que nadie lleno eso de fosas sépticas y de gente.

    Responder
  19. MacM   11 junio 2018 at 8:55 pm

    Yo soy de los que pueden decir “YO PASE PARTE DE MI INFANCIA EN LA MEDIANA” durante los años 80/90.
    Recuerdos inolvidables, esos campos, ese vivero, las bacas, la vida sin mas.
    Un candil a gas, una chimenea, y el q mas una bateria a la q conectar un par de luces.
    Los juegos con los vecinos, esas excursiones en bici.
    El alcornoque.
    En fin buenoa recuerdos.

    Enhorabuena por el articulo.

    Responder

Leave a Reply to Manuel Cancel Reply

Su dirección de correo no será publicada.