Un total de 24 niños bielorrusos pasa sus vacaciones de verano en la provincia

Pasarán el verano con familias onubenses de acogida dentro del Programa de Sanación impulsado por la asociación Asnia-Huelva.

Foto de familia de la recepción.
Foto de familia de la recepción.

Redacción. La vicepresidenta de la Diputación y responsable del Área de Cooperación Internacional, María Eugenia Limón, ha recibido a un grupo de 24 niños bielorrusos, de edades entre los 8 y 16 años, que pasarán sus vacaciones de verano en la provincia de Huelva. Son niños que han nacido y crecido en una tierra manchada de radiación, por el accidente nuclear de Chernobyl, y, aunque ese accidente les suena a pasado, el suelo que pisan y los alimentos que toman siguen marcados por aquel desastre.

Los jóvenes, quienes han llegado acompañados a la recepción con sus familias de acogidas, hacen realidad el sueño de pasar unas vacaciones de verano en la provincia de Huelva merced a la asociación de niños/as en acogida en Huelva (Asnia), cuyo presidente, Fernando Velo, ha agradecido a la Diputación “la colaboración económica que viene manteniendo con nosotros en los últimos años y que hace posible la presencia de estos niños en Huelva”.

Un verano especial.
Un verano especial.

Durante su estancia en Huelva, del 26 de junio al 12 de agosto, el programa contempla una serie de actuaciones médico-sanitarias tendentes a la consecución de la descontaminación, así como otras que persiguen mejorar la salud general de los menores. Asimismo, realizarán diferentes actividades lúdico-culturales que permiten dar a conocer a los jóvenes la lengua, cultura y tradición de la provincia de Huelva.


Está demostrado científicamente que tras una estancia de tiempo superior a 40 días, los menores regresan a su país con unos niveles de radionucleidos más bajos en su organismo. Desde que nacieron estos menores reciben una cantidad de radioactividad muy por encima de lo que sus cuerpos pueden resistir.

Un gesto de solidaridad.
Un gesto de solidaridad.

María Eugenia Limón ha ensalzado el trabajo que viene realizando la asociación desde hace años y ha agradecido “la hospitalidad y generosidad de las familias de acogida que hace posible el desarrollo de este programa”. La vicepresidenta ha insistido en que a estos jóvenes “su estancia en Huelva les ayuda a mejorar su calidad de vida”, y se ha mostrado esperanzada en que el próximo año aumente el número de menores que puedan venir a través de esta iniciativa.


Bonares, Paymogo, Moguer y Huelva son los principales municipios que acogen a estos jóvenes que disfrutarán durante casi dos meses del sol, la playa y la dieta mediterránea, tan saludable para los menores.

También han sido recibidos por el Ayuntamiento de Huelva.
También han sido recibidos por el Ayuntamiento de Huelva.

Recepción en el Ayuntamiento de Huelva. El Ayuntamiento de Huelva ha recibido hoy a 24 niños bielorrusos, con edades comprendidas entre los 8 y 16 años, que pasarán el verano con familias onubenses de acogida, dentro del Programa de Sanación que pone en marcha la Asociación Asnia  con la colaboración del Consistorio para paliar las secuelas que tienen en la salud de estos menores la radioactividad producida por el desastre nuclear de Chernóbil.

Como ha destacado la concejala de Políticas Sociales e Igualdad, Alicia Narciso, mediante esta iniciativa se ofrece a los niños que viven en estas zonas contaminadas de la república de Ucrania, además de actuaciones médico-sanitarias, 47 días de vacaciones con un completo programa lúdico. Así, la edil ha destacado la importancia de una experiencia “con la que la ciudad de Huelva abre fronteras, promoviendo la integración, la cercanía, la sensibilización y la necesidad de ayudar a los demás, ya que estos niños no vienen aquí para ir a la playa, sino porque tienen problemas de salud al vivir en zonas con altos niveles de radioactividad en los que la cadena alimenticia está contaminada”.

Mucho cariño para los pequeños.
Mucho cariño para los pequeños.

Por su parte, el presidente de la Asociación Asnia-Huelva, Fernando Velo Camacho, ha puesto de relieve “el inmenso cariño que le cogen a sus familias de acogida estos niños, que llegaron a España el domingo pasado y regresarán a Ucrania el 12 de agosto. Y es que se trata de unas vacaciones muy especiales que este colectivo viene organizando desde 2007 para proporcionar a los menores un verano con una alimentación sana, sin contaminar y un clima propicio para su saneamiento.

Según ha manifestado la secretaria de la organización, Nieves Sánchez, “está estadísticamente comprobado que la estancia aquí de un niño durante el verano prolonga su ciclo vital entre 18 y 24 meses. Por el accidente nuclear, el nivel de oncología en Bielorrusia es 300% superior al del resto de Europa. La cadena alimenticia está contaminada. Estos niños necesitan limpiar su organismo y este programa supone una gran ayuda”.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.