Hacia la conservación de un clavel silvestre autóctono del entorno de Doñana

Es capaz de sobrevivir durante 18 días sin agua, posee 180 cromosomas frente a los 30-60 presentes en el resto de claveles, y tiene tan solo un elemento polinizador: una polilla nocturna. Estas singularidades otorgan un carácter único a esta planta en peligro de extinción. Un equipo de investigadores trabaja en su conservación.

Equipo de investigación de la Universidad de Sevilla que persigue la conservación de un clavel autóctono del entorno de Doñana.
Equipo de investigación de la Universidad de Sevilla que persigue la conservación de un clavel autóctono del entorno de Doñana.

Rosa Mora. La riqueza medioambiental de Doñana y su entorno es inmensa. La diversidad de la flora de este espacio natural protegido queda patente en las más de 900 especies de plantas vasculares y helechos contabilizadas en un enclave con diferentes ecosistemas tanto acuáticos como terrestres. En este sentido, son dignas de destacar investigaciones -como la que ahora presentamos- que trabajan y persiguen la conservación de especies que otorgan un carácter único este enclave onubense, marca de identidad de la provincia onubense.

Considerada desde el año 2012 una planta amenazada y en peligro de extinción por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, el clave silvestre (dianthus inoxianus) centra en estos momentos la investigación de un equipo de científicos la Universidad de Sevilla integrado por Francisco Balao, Enrique Mateos, Juan Luis García-Castaño, Javier Herrera, Anass Terrab y José Sánchez-Robles, a quien se suma Yolanda Cabezas por parte de la empresa IPH. Se trata de un equipo que lleva más de diez años estudiando la biología de esta planta. 

Ejemplar del clave silvestre (dianthus inoxianus), que está siendo objeto de estudio.
Ejemplar del clave silvestre (dianthus inoxianus), que está siendo objeto de estudio.

Huelva Buenas Noticias ha tenido la oportunidad de conversar con el director del proyecto, Francisco Balao. El científico nos ha dado a conocer todos los detalles de una investigación que buscar conservar el acervo genético de una población de este peculiar clavel ubicada en una cantera de áridos localizada en el término municipal de Niebla, muy próxima al municipio de Valverde del Camino.


– ¿Cuáles son las características que hacen singular a este clavel silvestre de Doñana?
– Dianthus inoxianus es una hierba perenne perteneciente al género Dianthus (familia Caryophyllaceae), conocido vulgarmente como “clavel” o “clavellina”. Se trata de una especie con 180 cromosomas a diferencia del resto de especies de este género que poseen 30 o 60 cromosomas. La duplicación de cromosomas de esta especie va acompañada de cambios en la morfología de la flor. Esta especie en cuestión tienen unas flores grandes y olorosas, polinizadas prácticamente por un único insecto, una polilla llamada Hyles livornica. Dianthus inoxianus  forma poblaciones restringidas de menos de 200 individuos restringidas al SO de España en el entorno del Parque Nacional de Doñana -a excepción de la población de la cantera-, habitando principalmente en los bosques de Pinus pinea L. y Quercus L. sobre paleodunas. Se encuentra catalogada por la Junta de Andalucía como planta amenazada con categoría de vulnerable. Las principales amenazas son la pérdida de hábitat y la alta tasa de herbívoros. Además su polinización tan específica y la alta mortalidad de plántulas debido a la sequía estival dificultan la reproducción de la especie.

Actualmente trabajan con una población de este peculiar clavel ubicada en una cantera de áridos localizada en el término municipal de Niebla.
Actualmente trabajan con una población de este peculiar clavel ubicada en una cantera de áridos localizada en el término municipal de Niebla.

– ¿Cuáles son los objetivos que os habéis marcado el equipo de investigación?
– El objetivo general es minimizar las afecciones y conservar el acervo genético de una población de Dianthus inoxianus situada en una cantera de áridos localizada en el término municipal de Niebla, aunque más cercana a Valverde del Camino.  Los objetivos específicos los desgranaría en el esquejado y trasplante de los individuos de D. inoxianus de las zonas afectadas por la explotación a dos zonas de reserva propuestas como medida compensatoria por el impacto de la cantera; la translocación de los individuos de D. inoxianus de las zonas afectadas por la explotación en caso necesario; la conservación ex situ de semillas en un banco de germoplama; el refuerzo con material proveniente de semillas y, finalmente, un objetivo derivado consiste en el establecimiento de un protocolo de esquejado-trasplante y recuperación de poblaciones de Dianthus inoxianus, y que sería de gran ayuda para la conservación de esta especie.


Se trata de una planta amenazada y en peligro de extinción desde 2012.
Se trata de una planta amenazada y en peligro de extinción desde 2012.

– ¿Por qué de vuestro interés por embarcaros en esta investigación?
– Este proyecto de conservación surge a petición de la empresa explotadora Áridos La Melera S.L. que financia la investigación, y por mediación de la empresa IPH (Inprohuelva, S.L.). Se nos requiere para el estudio y conservación de Dianthus inoxianus durante la realización del proyecto de explotación de recursos de la sección A. Durante la tramitación de los permisos se le exige a la empresa la realización de un proyecto de protección para esta planta amenazada. Nuestro equipo lleva más de diez años estudiando la biología de esta planta, desde la elaboración del Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenzada y después con un proyecto de investigación y la realización de mi tesis doctoral.

– ¿Qué fases tiene la investigación y en cuál os encontráis?
– La investigación posee cuatro fases correspondientes con los objetivos específicos del proyecto. Hasta ahora hemos completado la recolección de semillas para su envío al Banco de Germoplasma Vegetal Andaluz. En cuanto al esquejado, después de dos años de proyecto hemos establecido con éxito un protocolo de esquejado.
Mediante la aplicación de hormonas vegetal y usando un propagador aeropónico hemos conseguido tasas de enraizamiento superior al 80%. Nos quedaría comprobar la efectividad de las traslocaciones de estos esquejes en la naturaleza.
La tercera fase, es la translocación de las plantas de la cantera a dos zonas de reserva en la misma cantera. Esta fase comenzó a principios de marzo pasado y actualmente tenemos un 85% de arraigo de esos trasplantes. Aunque no será hasta después del verano cuando podremos evaluar los resultados de esta acción.
La última fase es el monitoreo de las translocaciones tanto de esquejes como de planta de la cantera y en caso necesario el cultivo de plantas con semilla. Actualmente con los resultados que tenemos somos positivos y creemos que las acciones de conservación serán exitosas.

Actualmente los resultados con los que cuentan son positivos y consideran que las acciones de conservación serán exitosas.
Actualmente los resultados con los que cuentan son positivos y consideran que las acciones de conservación serán exitosas.

– ¿Retos que os marcáis?
– El mayor reto es conocer por qué está planta es tan rara. Con este proyecto de conservación estamos aumentado la información sobre esta especie lo cual repercutirá a la hora de tomar futuras medidas de conservación. Además de las acciones de conservación estamos realizando experimentos para conocer los factores que afectan a la germinación de las semillas así como el efecto del estrés por sequía sobre las plantas adultas. Esto último muy importante ya que el escenario futuro de cambio climático indica una mayor variación e intensidad en los ciclos de sequía lo cual podría afectar de manera negativa al futuro de la planta.

– Muchas gracias y mucha suerte. 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.